Imaginaros el percal. La banda de rock más grande del mundo lleva cuatro años sin sacar disco largo, sólo un pequeño EP para ganar algo de tiempo. Sus fans, que no son pocos, esperan ansiosos nuevo material. Se anuncia fecha de salida para el nuevo trabajo: 17 de Septiembre de 1991, y a la vez se confirma de que no será un disco si no que, ¡serán dos! !Dobles¡ Al llegar la medianoche de la fecha señalada, largas colas esperan a las puertas de tiendas de discos para hacerse con un par de los 4,2 millones de copias (la mayor tirada inicial jamás fabricada de un disco hasta ese momento) que poblarán las estanterías.

Edko Fuzz

Esto, que a 2016 suena a pura ciencia ficción, sucedió. La banda: Guns N’ Roses. Los discos: "Use Your Illusion" I y II. Bienvenidos a un mundo donde la megalomanía, los malos rollos, la disfuncionalidad, las peores adicciones, la desesperación y el rock and roll se unieron para dar forma a uno de los discos (de aquí en adelante mayormente trataré a los dos volúmenes como un todo) más entrañablemente bizarros, geniales e incomprendidos de la historia del rock.

Pero como dicen, toda historia, por larga y tortuosa que sea como la que nos ocupa, tiene un comienzo…

HARTAZGO DE DESTRUCCIÓN

Guns N’ Roses pasaron de panda de drogadictos inadaptados a panda de drogadictos inadaptados ricos y populares en poco más de un año. Tardó casi doce meses, pero su disco de debut "Appetite For Destruction" (1987) llegó al número uno de ventas en América, y la banda no paró de girar para promocionarlo. Durante ese periodo, Axl Rose, Slash, Izzy Stradlin, Duff McKagan y Steven Adler se convirtieron en iconos de la música y la bola de nieve no hizo más que crecer durante 1989. Guns N’ Roses estaban en la cima del mundo.

Sin embargo, las explosivas personalidades que conformaban una de las uniones con más química que jamás han existido en la historia del rock, pronto empezaron a tirar en direcciones opuestas. La vida en la carretera hizo mella en el seno de la banda especialmente a causa de tres factores: el alcohol, las drogas y la volátil personalidad del cantante y cabeza visible, Axl Rose.

guns_uyi_repor1

Sus idas y venidas e intentos por controlar la banda y su dirección dispusieron de una alfombra roja directa a su objetivo gracias a la personalidad pasiva del resto de integrantes de la banda. Slash y compañía trataban de evitar conflictos a toda costa sabiendo que a Axl se le podía girar la cabeza y abandonar el grupo en cualquier momento, así que buscaron refugio en los oscuros vicios con tal de no verse afectados por las idas de olla de su imprescindible cantante.

Una vez acabada la gira de "Appetite", el panorama era desolador. Steven Adler no se tenía en pie por su uso y abuso de las drogas, Duff tenía una auténtica relación de amor con el vodka y los dos guitarristas, Slash e Izzy, estaban enganchados también al jaco ahora sí, ahora también. Axl se recluía en su mundo y el grupo de amigos que una vez se quisieron comer el mundo a base de guitarrazos prácticamente dejó de existir.

Con este panorama se encontró el management y la compañía de discos, Geffen, cuando les comunicaron que era el momento de empezar a trabajar en el siguiente disco. Guns N’ Roses estaban en la cresta de la ola y había que aprovecharlo.

PRIMEROS PASOS EN LA CIUDAD DEL VIENTO

La primera fase del proyecto significaba, inevitablemente, sacar a todo el mundo de su ostracismo voluntario. En verano de 1989, una vez estuvo todo el mundo en el mismo barco, se acordó trasladar a la banda a Chicago durante un tiempo, donde estarían lejos de su hábitat natural, y así intentar conseguir que estas cinco personalidades se centraran en una sola cosa: escribir canciones.

Esta especie de intento de recuperar el espíritu de pandilla inseparable fracasó miserablemente. Pasadas casi seis semanas, Axl se dignaba a pasar por el local cuando le apetecía (eso era, casi nunca, y cuando lo hacía se limitaba a tocar el piano), mientras que Izzy directamente ni siquiera llegó a pisar el habitáculo que estaba reservado para los ensayos, pues estaba intentando mantenerse limpio desesperadamente. Eso hizo que los primeros signos de vida del nuevo disco vinieran a través de Slash, Duff y Steven. Ahí se empezaron a fraguar temas como "Civil War" o "Get In The Ring".

guns_uyi_repor2

Sin embargo, la falta de constancia de sus compañeros hizo que Slash y Duff, hundidos en la frustración más absoluta, empezaran a combinar su extraña nueva afición por las pesas y el gimnasio con altas ingestas de vodka en tours interminables por los bares de Chicago. Slash llegó a bautizar a su gran vaso de vodka con hielo y sirope de moras como "El Desayuno de los Campeones". Ni que decir tiene que el experimento tenía los días contados, y pronto todo el mundo estaba de vuelta en Los Angeles.

Fueron unos meses un poco caóticos en la historia del grupo. Axl llegó a decir sobre un escenario teloneando a The Rolling Stones que ése era el último concierto de Guns N’ Roses si ciertos miembros de la banda no se limpiaban de una vez por todas. Un poco más tarde, un teclista se unía al grupo, Dizzy Reed.

Los problemas con Adler subieron de tono, y al ser incapaz de completar tomas de estudio en condiciones se tomó la drástica decisión de despedirlo, tras una desastrosa actuación en el Farm Aid. Matt Sorum (ex- The Cult) ocuparía su puesto poco después, aunque "Civil War" llegó a ver la luz del día con las partes de Adler en un disco benéfico. Fue el último tema que grabó con GN’R.

Cuando Sorum entró en la banda y Slash y Duff consiguieron dejar de lado los maratones de drogas y alcohol (aunque fuera solo temporalmente), el proceso de creación del que sería la continuación de "Appetite For Destruction" pareció acelerarse un poco. En un par de productivas noches en casa de Slash, los malos rollos personales se pudieron aparcar por un tiempo y los temas empezaron a tomar forma a la vez que se recuperaron canciones más antiguas que habían estado revoloteando en cintas, conciertos y grabaciones como "Back Off Bitch", "November Rain" o "Don’t Cry" (según Axl, la primera canción que escribieron juntos.)

Cuando se quisieron dar cuenta, había 36 canciones (!) que se grabaron en 36 días en los Record Plant Studios, bajo el mando de Mike Clink, cuyo trabajo con GN’R había producido tan buenos resultados con "Appetite". La cosa se estaba empezando a salir de madre, pues se rumoreaba que había temas larguísimos y que Axl había perdido completamente la cabeza. La lista de invitados en el álbum empezaba con Alice Cooper y seguía con Michael Monroe, por no hablar de la colaboración de un amigo de infancia de Axl llamado Shannon Hoon, que pronto tendría su propia (y maravillosa, por cierto) banda, Blind Melon.

Fue en esa época en la que Izzy Stradlin se empezó a desentender por completo del grupo debido a la nueva dirección musical, dejando a Slash solo ante la gigantesca tarea de supervisar las mezclas del álbum. Pero por supuesto, no se tomaba ningua decisión sin el visto bueno de Axl, así que éste cada día recibía cintas en casa con las mezclas de las últimas sesiones para dar el pulgar arriba o pulgar abajo.

Cuando, increiblemente, el disco estaba llegando a sus fases finales de producción, se empezó a hablar del título. Obviamente era una decisión importante y se barajaron opciones tan espectaculares como "GN’R Sucks" o "Buy: Product". Las sesiones de brainstorming llegaron a su fin cuando de nuevo, Axl (quién si no) propuso el título de una ilustración del artista Mark Kostabi que le había fascinado: "Use Your Illusion". La cosa cuajó y se contactó con el artista para realizar la portada.

El mayor problema estaba servido: ¿qué canciones se iban a quedar en el álbum? Había muchísimas y era imposible que cupieran en un disco, ni que fuera doble. Para Axl no había problema alguno: se sacarían dos dobles discos simultáneamente, cada uno de ellos a precio especial para que los fans los compraran de dos en dos. En Geffen no estaban muy convencidos con el asunto, pero la fe en la banda y su nivel de popularidad hizo que se accediera: "Use Your Illusion I" y "Use Your Illusion II" eran una realidad… un año antes de salir a la venta.

LA GIRA DE PRESENTACIÓN MÁS TEMPRANA DE LA HISTORIA

Tras meses y meses trabajando en tan faraónico proyecto, Guns N’ Roses necesitaban aire fresco. ¿La mejor solución? Por supuesto, anunciar dos shows multitudinarios en Brasil para el festival Rock In Rio. Hacía muchos meses que la banda no actuaba en directo, pero el 20 de Enero de 1991, los nuevos Guns N’ Roses se presentaban al mundo ante 140.000 fanáticos. Haciendo honor a la imprevisibilidad de la banda, Sorum recibe un encargo tres minutos antes de su primer concierto con ellos: ¡debe hacer un solo de batería! El tipo hizo lo que pudo y salió airoso.

guns_uyi_repor3

La primera sorpresa cayó con el tema que abría el show, "Pretty Tied Up", una nueva composición que aparecería en el disco que ya estaba casi acabado y que el mundo esperaba con ansia. Axl también sorprendió con su nuevo look en escena llevando unos pantalones de ciclista que hasta el día de hoy son usados como elemento de burla. Hasta cinco temas (incluyendo "Estranged") hicieron su debut en ese show, y se repitieron tres noches más tarde en el mismo escenario. Guns N’ Roses tocaron para 260.000 personas esas dos noches.

GN’R habían triunfado por todo lo alto en Brasil, pero cinco meses más tarde el manager Alan Niven es despedido y sustituido por Doug Goldstein. Este movimiento, propiciado de nuevo por Axl, y justo antes de empezar una larga gira, sería otro clavo en el ataúd para los GN’R clásicos.

Tras tres shows de calentamiento en aforos reducidos, la mastodóntica gira "Use Your Illusion" daba inicio el 24 de Mayo de 1991 en Wisconsin con Skid Row de teloneros… y los discos ni siquiera estaban en el mercado (!). Como nota curiosa, el 10 de Junio se grabó el cántico del público que más tarde podríamos escuchar en el tema "Get In The Ring", mientras que pocos días más tarde, por fin, el primer single del nuevo disco, "You Could Be Mine", vio la luz como potente artefacto promocional para la gran película de ese verano, "Terminator 2."

El tour estaba siendo un auténtico éxito y el nuevo single, un potente trallazo de hard rock en vena, estaba gustando al público, lo cual solo podía significar que las cosas se estaban a punto de torcer, por supuesto. El 2 de Julio de 1991 el show en St. Louis se vio interrumpido cuando Axl saltó al público para agredir a un tipo que le estaba haciendo fotos. Al volver al escenario, el pelirrojo rajó del personal de seguridad y dio el concierto por terminado estampando el micro contra el suelo del escenario. Acto seguido, la ira invadió al respetable que inició una batalla campal que ya forma parte de la historia de GN’R. La banda perdió la mayor parte de su equipo musical y Axl se las vio de nuevo con la justicia, acusado de incitar a la violencia.

A partir de ahí, la gira adquirió un tono más peligroso, y al siguiente concierto del de St. Louis, Axl tuvo que advertir al público de que dejaran de lanzar objetos al escenario… ¡antes de la primera canción! Por suerte, en Agosto la gira continuaría por Europa, huyendo del ambiente americano por un tiempo, aunque el comportamiento errático de Axl hacía de cada show una auténtica incógnita. La gira culminaría con un sold out en el Wembley Stadium de Londres, para el que la banda vendió los 72.000 tickets más rápido que nadie hasta ese momento.

Finalmente, el 10 de Septiembre de 1991 aparecía el segundo single del nuevo disco, "Don’t Cry", y una semana más tarde, "Use Your Illusion I" y "Use Your Illusion II" debutaban en el número 2 y 1, respectivamente, tras casi tres meses de gira en que la banda ya los había presentado en directo casi por completo. Seguirían otros acontecimientos como la marcha de Izzy poco después, o la gira más larga de la historia del Rock (terminaría en Julio de 1993 tras haber visitado nuestro país en un par de ocasiones), pero eso ya daría para un libro entero que no pienso escribir aquí.

LOS DISCOS DE LA DISCORDIA

¿Y qué se encontró el mundo cuando ambos volúmenes de "Use Your Illusion" (cariñosamente apodados "El Rojo" y "El Azul") vieron la luz del sol?

Yo lo resumiría en una sola palabra: Exceso.

Estamos hablando de un total de 30 temas (29 si no contamos la versión alternativa de "Don’t Cry"), de los cuales 14 superaban los cinco minutos de duración, e incluso seis de ellos superaban los siete. Además, hubo una serie de videoclips grandilocuentes y pretenciosos para presentar varios de los singles. Eso, viniendo de una banda como GN’R, la verdad es que como mínimo descolocaba.

En esas 30 canciones hay sitio para todo: hard rock, punk, proto punk, proto metal, funk metal, baladas, pomposidad épica, country, blues e incluso algo de techno (!). Si una cosa salta a la vista con "UYI" es que la banda no se dejó nada en el tintero.

Lo que más llamaba la atención al escuchar por primera vez los discos era el sonido del conjunto. Casi parecían otra banda. Con "Appetite For Destruction" y, en menor medida, "GN’R Lies", GN’R habían mostrado una cara cruda, sencilla y directa receta de hard rock de toda la vida. Con "UYI" la mayor parte de esa esencia había cambiado con un sonido mucho más limpio, monolítico (debido en gran parte al estilo con la batería de Sorum) y con instrumentaciones inéditas hasta la fecha en un disco de la banda.

guns_uyi_repor4

Una cosa muy curiosa que sucede con estos discos es que casi todo el mundo coincide en que tienen muchos temas de relleno. De hecho, es práctica habitual entre fans el crear el "Use Your Illusion" ideal con 12 ó 14 temas escogidos de entre los 30. Es una especie de juego que se repite una y otra vez en foros de Internet. La gracia de todo ello reside en que ¡nadie coincide nunca en los temas que dejaría fuera! Todo el mundo tiene sus favoritos y cada uno de los 30 temas siempre ve la luz en una de estas recopilaciones fantásticas (sí, incluso "My World" aunque, admitámoslo, pocas veces.)

Este detalle revela que cada tema de "UYI" tenía su sitio. Los fans de la primera época más dura tenían triple ración de hard rock con temas como "Dust N’ Bones" (donde por cierto cantaba Izzy), "You Could Be Mine", "Double Talkin’ Jive", "Bad Apples" o "Back Off Bitch", mientras que la rabia punk seguía presente con cosas como "Right Next Door To Hell", "Perfect Crime", "Shotgun Blues" o la fantástica "Get In The Ring", en la que Axl escupía bilis sin freno sobre la prensa musical que le molestaba (con nombres y apellidos, por si había alguna duda) y que se ha acabado convirtiendo en un emblema para los fans que defienden el legado de la banda a capa y espada.

Por primera vez, Guns N’ Roses nos mostraban su lado más tranquilo con auténticas baladas como la brillante y exitosa "Don’t Cry" (por duplicado, con la inclusión de una innecesaria versión alternativa), la infravaloradísima "So Fine" (compuesta y cantada por Duff McKagan) o la explosiva "November Rain", una maravilla de casi nueve minutos que hirió muchos orgullos de fans true pero que rebentó las listas de éxitos de todo el mundo, convirtiéndose en uno de los temas más reconocibles de Guns N’ Roses hasta nuestros días gracias en buena parte a un Slash pletórico. Muy poca gente sabía en ese momento que "November Rain"casi llegó a formar parte de "Appetite", pues era un tema que hacía años que Axl tenía casi acabado.

También hubo sitio para divertimentos acústicos como "You Ain’t The First", extraños experimentos con onírico (y maravilloso) resultado como "The Garden" o creaciones extrañas pero que funcionaban a las mil maravillas como la injustamente ignorada "Breakdown". Cada volúmen también presentaba una versión de otro artista, y sí, también hubo sitio para pastiches techno sonrojantes como "My World" (!).

Es imposible abarcar todos los temas y hablar de cada uno de ellos, pues cada canción de "Use Your Illusion" encierra una pequeña historia, un pequeño detalle que hace de ella imprescindible en el conjunto.

Sí que hay que hablar no obstante, de un grupo de canciones que llamaban la atención, y éstas eran "las largas". "November Rain" se convirtió en la canción más larga en entrar jamás en el Billboard Hot 100. Pero no fue ese el único experimento con nuevas sonoridades que daban pie a largos temas.

Por ejemplo, ahí estaba "Coma", temazo compuesto mayormente por Slash, que cerraría "el Rojo" y que hasta la fecha es la canción más larga que han grabado GN’R, superando los 10 minutos. Nada de experimentos progresivos, simplemente hard rock directo a los morros, que se tomaba su tiempo en desarrollarse, lo mismo que sucedía con "Locomotive", otro tema de casi nueve minutos, que era una espiral de riffs cortantes y las voces histéricas de Axl, para dar paso a los 138 segundos más atmosféricos del disco en un final apoteósico. Voy a decirlo, ahora mismo es mi tema favorito de los dos volúmenes.

Pero si una canción de entre las 30 merece un aparte especial, esa es "Estranged".

Se me hace muy difícil hablar de este tema con meras palabras porque sé que, diga lo que diga, no le llegaré a hacer justicia. Es en este tema en el que Axl dio rienda suelta a su locura por completo con una base musical inaudita en el mundo GN’R, con la influencia de Queen y su amado Freddie Mercury por bandera. La guinda del pastel eran las celestiales partes de guitarra de Slash, que urdía melodías en las que las notas se derramaban de su Les Paul como lágrimas al viento con una facilidad pasmosa. Sí, acabo de escribir lo que acabo de escribir, pero escucha el tema y dime si no es cierto. De hecho, en las notas del álbum (eso que tenías entre las manos cuando escuchabas música en nuestra época donde no había MP3), Axl le llegó a dar las gracias públicamente a Slash "for the killer guitar melodies". Imagináoslo por un solo segundo. El tipo más altivo, carismático y loco del rock mundial le da gracias a un compañero de banda, al que consideraba poco más que un yonki asalariado, por las melodías de guitarra. Así de bueno era el trabajo de Slash en ese tema. "Estranged" es un medio tiempo con dos secciones que supera los nueve minutos de duración y que, me atrevo a decir, con el tiempo se ha convertido en el tema favorito por antonomasia de los fans "de toda la vida", superando a colosos como "Sweet Child O’Mine" o "Welcome To the Jungle". Así de bueno es este tema. Ah, y tenía un videoclip con delfines. ¿Qué más se puede pedir?

Con estos discos, que llegaron a vender 6 millones de unidades cada uno (por cierto, bastante menos de lo que se esperaba en un principio), el reinado de Guns N’ Roses aguantó todo lo que se le pusiera por delante (a niveles de popularidad) ya fueran discos negros o camisas de a cuadros de franela. Ese proceso, que culminó en Julio de 1993 en Argentina, destruyó por completo a la banda. Desde ese momento, Slash y Axl no volvieron a compartir escenario hasta este pasado 1 de Abril, 23 años después. Se dice pronto.

En estos 23 años, la historia ha seguido su camino, pero el nombre de Guns N’ Roses se ha ido asentando como el de la última banda de rock de estadio clásica. Nuevas generaciones se han hecho propio el legado del grupo, y su nombre sigue levantando pasiones, a favor o en contra. Guns N’ Roses no dejan nunca a nadie indiferente, como debe ser.

Es cierto que el impacto de "Appetite For Destruction" sigue haciendo mella, pues estamos hablando de un disco casi perfecto que cambió la indústria en su momento. Sin embargo, "Use Your Illusion" se ha ido haciendo un hueco en el corazón de los fans más acérrimos, y me atrevería a decir incluso de cualquiera que esté dispuesto a escuchar. De hecho, en la esperadísima gira de reunión que está teniendo lugar mientras se escriben estas líneas, los debates más acalorados sobre el setlist surgen cuando se habla de qué canciones de "UYI" deberían estar en el setlist y por qué. Maravilloso.

Esos discos serán siempre una anomalía, una rareza y su mera existencia es un auténtico milagro. Y debemos estar agradecidos por ello y por la música que nos brindó una banda que, liderada por Axl Rose y su visión, demostró al mundo que era capaz de mucho más de lo que se esperaba de ella. No todo el mundo lo supo apreciar en su momento, pero el tiempo, concretamente 25 años, les ha vuelto a dar la razón.

https://www.youtube.com/watch?v=x836bRKag68

Edko Fuzz