¿En algún momento has parado a pensar que hace a una banda “clásica”, pues de hecho, clásica? ¿Te has sentado y has tocado discos de bandas como The Beatles, Led Zeppelin, AC/DC, etc. solo para analizar los components que hacen que sean lo magníficos que son? Además de eso, pensar que cuarenta, cincuenta años después, su música siga intacta e igual o más relevante que nunca, es impresionante. Este es el caso de la banda británica Pink Floyd, específicamente cuando pensamos en la corrida de discos clásicos que lanzaron a mediados de los setenta. Obras como ‘The Dark Side of the Moon”, “Wish You Were Here” y “Animals”, nos trajeron discos que aún se encuentran entre los discos más vendidos en el mundo y, básicamente, son música que refleja nuestra sociedad actual.

49172806586_18fa3ba5a6_o49173031842_10659e29a9_o49173031587_008816d972_o

Durante esta corrida, Pink Floyd pudo obtener toda la fama que pudieron, poniendolos en un estado frágil como grupo y marcando los últimos días de la alineación clásica de la banda, el cual compusieron temas como ‘Money’, ‘Wish You Were Here’, entre otros clásicos. Ahora, Roger Waters, el Famoso bajista y compositor de la banda tenia un último truco bajo su manga, probablemente el Proyecto más ambicioso que se le ha ocurrido hasta la fecha con su obra “The Wall”. Este disco es un lo que se puede considerer como un “Rock Opera” que nos trae distintos géneros y estilos dentro del mismo album y nos lleva en el viaje que Pink Floyd nos tiene acostumbrados, dentro de sus composiciones musicales.

Este album nos enseña alguno de los temas más sólidos dentro del catálogo de la banda. Temas como ‘Another Brick in the Wall, Pt. 2’, ‘Mother’, ‘Young Lust’, ‘Hey You’, la grandiose ‘Comfortably Numb’, el cual tiene probablemente de los mejores, sino el major solo de David Gilmour dentro de su carrera en Pink Floyd, y ‘Run Like Hell’, pueden dar un sólida perspectiva de que esperar de este disco. Pero los temas transitorios como ‘Goodbye Blue Sky’, ‘Empty Spaces’, ‘Don’t Leave Me Now’, ‘Goodbye Cruel World’, etc. hacen que no quieras obviar ni una de las canciones del disco; todos los temas son igual de importantes que el próximo y esto hace que todo el concepto musical haga sentido.

49172806291_557330148e_o49172326023_a71afb82a2_o49173031612_c6024db62e_o49173031622_4a9c7824fe_o

La producción y la ejecución de parte de la banda en este disco son de primera, hasta para los estándares que se presentan hoy día y son igual de influenciales que cualquier otro disco categorizado como “clásico”. Ahora, puede ser que te preguntes que hace un ‘site’ de Metal haciendole reseña a un disco que nunca ha sido considerado Metal, pero tenemos que tener en perspectiva cuanto este disco y la carrera de Pink Floyd ha influido a tantas bandas de Metal en todos sus sub-géneros. Los tonos oscuros y el realismo con la Sociedad actual que trae Pink Floyd con estos discos, específicamente con “The Wall”, hace que esta sea una de las bandas más importantes dentro de la historia de la música moderna y esto, obviamente, influye a todas las bandas dentro de todo el espectro musical.

“The Wall” cumple sus 40 años ahora en el 2019, cuarenta años de puro genio que, acompañado con unas presentaciones en vivo de parte tanto de Pink Floyd como de Roger Waters (como solista) hacen que sean una experiencia extra-sensorial. Si aún no escuchas este disco o si lo vas a escuchar por la vez número mil, ve, hazlo, temenos que agradecer y entender que este monstruo de disco es y poder apreciar que dentro de nuestra vida, tuvimos la oportunidad de poder prestar nuestros oidos a esta obra musical.

49172326118_3f18993fcf_o49173031767_ddf9f5450b_o49172326218_0be6b0c475_o

Weslie J.Negrón