Los suecos Amon Amarth siguen abanderando el death metal con temática vikinga, a pesar de la proliferación de grupos del género que han ido surgiendo desde que ellos se abrieron paso allá por principios de los años noventa.

Alba Colobran

Con una legión de fans incondicionales, los de Suecia presentan ahora su décimo trabajo, Jomsviking , en un nuevo alarde de productividad, ya que hace relativamente poco de su Deceiver of The Gods . Un nuevo disco de Amon Amarth siempre anda entre dos tierras: o bien ofrecen más de lo mismo, o evolucionan ligeramente.

Pues bien, es un poco más de lo mismo, muy en la línea del álbum que sacaron en el 2013. Por suerte, la mitologia nórdica es ampliamente rica en historias de todo tipo y da para sacar cientos de discos. Nadie como Amon Amarth para explotarla, ciertamente. La fórmula es efectiva y vende discos y llena salas. ¿Para qué cambiarla?

Y así es como nos encontramos con canciones tan pegadizas como “First Kill” o “On A Sea of Blood”. La primera es el single elegido para presentar el álbum, y seguramente para enganchar a los más escépticas a escuchar todo el disco.

¿Se echa de menos a Freidik Andersson? Pues un poco, ya que parece que el resto de la banda haya querido demostrar que no lo necesitan para componer un álbum. Y uno conceptual, para variar. Posiblemente esa es la mayor diferencia con anteriores discos. Por lo demás, la voz de Johan Hegg sigue sonando contundente en temas como la muy tabernera “Raise Your Horns” , las melodias de guitarra hacen honor al death en “The Way of Vikings”, con extra de contenido épico, y en “Vengeance is My Name” vuelven a demostrar que quién tuvo retuvo. No en vano son quienes son, saben componer buenos temas y que funcionen, aunque a veces lleguen a aburrir un poco por sonar demasiado iguales. “One Thousand Burning Arring” es un ejemplo de que un buen recorte de temas a tiempo puede ser una buena idea.

A estas altura sorprende la colaboración con la mítica Doro en “A Dream That Cannot Be”, que resulta interesante por diferente y por la curiosa combinación de voces. Cierra el disco “Back on Northen Shores”, el corte más largo con diferencia, como suele ser habitual en los discos de Amon Amarth.

En general el disco convence, sobre todo por las letras, que son lo más cuidado de este nuevo trabajo de los legendarios vikingos suecos. Aun así, está muy alejado de lo que muchos disfrutamos en The Avenger . Amon Amarth cabalgan lenta pero firmemente hacia el death metal melódico más comercial, pero hay que reconocer que lo hacen muy bien y en realidad a nadie le importa mientras sigan teniendo uno de los mejores directos de la escena.

Alba Colobran

www.amonamarth.com

Temas:

1.- First Kill
2.- Wanderer
3.- On a Sea of Blood
4.- Raise your Horns
5.- The Way of Vikings
6.- At Dawn’s First Light
7.- One Thousand Burning Arrows
8.- Vengeance is My Name
9.- A Dream That Cannot Be
10.- Back on Northen Shores

Comparte esto: