Nuevo lanzamiento de los alemanes Axxis, una banda que siempre ha sabido mantenerse en un segundo plano, pero por lo general cosechando muy buenos trabajos y este que aquí comentamos, tiene su encanto aunque no podemos situarlo entre sus mejores discos. La dirección adquirida por la banda hacia el hard rock posiblemente venga originada por el devenir descendente del powermetal, arte que siempre ha sabido gestionar con buenos resultados.

Toni Marchante

29 años contemplan la evolución de este grupo que nació dentro de la ola generada por el power metal melódico alemán encabezado por los Helloween de Kiske a finales de los ochenta. De aquella formación sólo perdura su denominación de origen, su cantante Bernhard Weiss que con su peculiar y aguda voz nos hace reconocer a la banda en cualquiera de sus épocas. Desde entonces hasta ahora han ido evolucionando y adaptando su sonido a las situaciones de cada momento, pero siempre defendiendo la melodía y los estribillos atractivos por encima de todo. La formación para este álbum junto a Weiss la completan Harry Oellers a los teclados , Rob Schomaker al bajo, Marco Wriedt a la guitarra y Alex Landemburg a la batería; un combo que desde su álbum “Utopia” camina de forma estable.

Entrando a analizar el disco observamos de entrada un fuerte acercamiento hacia el hard rock, alejándose del power metal que les llevó a sus momentos más exitosos, basándose más en simplificar el producto final, sin producciones pomposas ni orquestaciones, lejos de aquel maravilloso “Paradise in flames” a mi gusto su mejor álbum. Lo cierto es que amparado bajo el mismo estilo, un álbum de 13 temas puede resultar algo pesado y esa es la sensación que se nos queda tras las escucha, son temas rockeros donde la voz de Weiss prevalece durante todo el disco, pero las guitarras se centran mucho en los riffs y se le presta poca atención a los solos que son muy simples; los teclados sirven solo para ambientar y la base rítmica cumplen con las exigencias de los temas, se percibe quizás una apertura hacia la comercialidad por parte de la banda que quizás sea algo antinatural.

Así podemos escuchar una gran secuencia de cortes comerciales como el de apertura “Burn!Burn! Burn!”, “All my friends are liars” , “Dream Chaser” en un acercamiento a Mötley Crue o “Heavy Metal Brother” intentando aproximarse a los Judas más comerciales. Interesante es “Burn down the house” un medio tiempo que se sale de la línea general del disco. Temas como “Rock the night” o “This is my day” preservan los encantos powermetaleros del pasado y dejan poso de que en este disco hay también grandes canciones. También hay cortes que están bien, pero sin más como “welcome to my nightmare”, o “Seventh devils” incluso algunas que podría sobrar como “Somebody died at the party” o la semiacústica “Queen of the wind”.

Un disco muy irregular que simplemente cumple y que es fácil de escuchar, pero que no está en los puestos de cabeza de los mejores álbumes de los germanos.

Toni Marchante

Temas:

1.Burn! Burn! Burn!
2.All my friends are liars
3.Dream Chaser
4.Burn down the house
5.Rock the night
6.The world is mine
7.Do it better
8.Queen of the wind
9.Seven devils
10.This is my day
11.Somebody died at the party
12.Heavy Metal Brother
13.Welcome to my nightmare
14.Demons dare to stay (Bonus)

Página web: http://www.axxis.de

Videos: