Teatro Rialto (Madrid) – 26 de Febrero’19

El pasado 26 de febrero Madness Live y L.A. Rock Entertainment nos brindaron la oportunidad de poder disfrutar de uno de los personajes más carismáticos de la historia del rock, el frontman de Iron Maiden Bruce Dickinson, un personaje que algunos consideramos miembro de nuestra familia porque hemos crecido con él y lo hemos seguido durante toda su trayectoria. Un tipo que merece mucho la pena, proactivo, emprendedor, con inquietudes, luchador incansable…

Toni Marchante

Bruce está realizando una gira por diversos países aprovechando el compás de espera entre el Legacy of the Beast Tour europeo de los Maiden que pasó por nuestro país en su gran concierto en el Wanda Metropolitano madrileño y la gira americana que comenzará en Julio hasta el 15 de octubre donde tendrá su último concierto en Santiago de Chile, concierto que no me pienso perder y que por tanto podréis leer en Metal Symphony. La gira que está realizando Bruce Dickinson tiene como fin presentar al mundo su autobiografía publicada el pasado año bajo el nombre “What does this button do?”, un libro que ya reseñé para nuestra web y que podéis leer clickando aquí.

Bruce incluía España dentro de las visitas que está realizando por toda Europa y fue el Teatro Rialto de la Gran Vía madrileña el lugar escogido para tan magno evento. Incluso la noche anterior fue entrevistado en el programa de Buenafuente “Late Motiv”. El evento incluía un libro firmado por Bruce para todas aquellos que adquirieron su entrada y además junto con el libro se entregaba una tarjeta para formular la pregunta que cada uno estimara conveniente al “Air Raid Siren”.Conforme se iba acercando la hora, la cola se iba formando a la entrada del teatro, se respiraba un ambiente muy agradable, los asistentes iban entrando, recogiendo sus libros y ocupando sus asientos. El escenario presentaba previamente una proyección del libro así como una mesita y banqueta altas en medio, mientras sonaba la banda sonora del documental “Screaming for me Sarajevo” compuesto evidentemente por temas de Dickinson en solitario.

bruce-dickinson-rialto-madrid1 bruce-dickinson-rialto-madrid2 bruce-dickinson-rialto-madrid3

Llegada la hora del comienzo se apagaron las luces y bajo el sonido de “Ganglad” de Iron Maiden se proyectaron unas imágenes que concluyeron con la irrupción en escena de Bruce Dickinson portando, como no, una botella de su cerverza The Trooper que tras darle un par de sorbos pasó a dirigirse al público. Hablamos de un evento que ya dejó claro la organización desde un principio que iba a ser todo en inglés y lo cierto es que no fue un gran inconveniente ante un público que en líneas generales se sentía cómodo reaccionando ante las múltiples píldoras de humor que el británico iba soltando durante su conversación. Bruce vino a relatarnos experiencias de su vida durante hora y media, utilizando un proyector donde mostraba fotografías a las que se dirigía en algunos momentos apuntando en ocasiones por un puntero laser. Se ve que su experiencia como coaching de directivos le ha servido para fusionarla con la cultura del monólogo, porque así fue, nos ofreció un monólogo contándonos su vida, contándonos cosas que vienen en su libro y otras que no aparecen en él y que por tanto resultaron un regalo adicional para los que ya lo conocían.

Se mostró muy cercano al público desde el primer minuto, interaccionando y llamando su atención en todo momento. Una persona con las tablas de este señor, que ha actuado delante de millones de personas tiene muy claro cómo manejar estas situaciones y lo hizo de manera impecable, eso añadido a su agudo humor británico hizo de la velada algo inolvidable, contando las historias imitando a sus personajes, sus profesores o hasta la misma Reina de Inglaterra cuando tuvo el honor de conocerla. Un personaje que aprovechó hasta para reírse de sí mismo, con su imagen cuando era adolescente, o los tipos de pantalones que ha usado durante su trayectoria, incluso quitó hierro al asunto y nos reímos con sus relatos en momentos tan duros cuando luchó contra el cáncer.

bruce_dickinson1 bruce_dickinson3 bruce_dickinson5 bruce_dickinson7

Tras concluir y llevarse la ovación del público, pidió a los asistentes escribir las cuestiones que quisieran en las tarjetas facilitadas para responderlas tras el descanso. Tras 15 minutos de receso con la misma banda sonora que al principio, Bruce volvió para responder las cuestiones que fueron sólo algunas entre todas las formuladas por el público, que fueron muchas, pues pudimos ver el taco de tarjetas que se llegaron a reunir. Estuvo respondiendo cuestiones durante algo más de media hora y entre las cuestiones pudimos percibir la gran variedad en cuanto a temática; aunque la primera cuestión fue una petición, la de gritar “Scream for me Madrid!”. Las preguntas fueron muy divertidas. Le preguntaron por las Canarias, si le gustaban los gatos, qué avión era más difícil de pilotar si un 747 o un 757, qué avión ha sido el más difícil de pilotar respondiendo que fue la réplica del Spirit of St.Louis el primer avión en cruzar el Atlántico; habló sobre su alimentación; nos habló sobre el documental de Sarajevo; nos contó cuál es su caracterización de Eddie favorita respondiendo la del Powerslave; le preguntaron en su época de locutor de radio qué personaje de los que entrevistó le llamó más la atención y nos contó la divertida entrevista a Ted Nugent… media hora de diversión que se pasó volando nunca mejor dicho.

Para finalizar, Bruce nos regaló la interpretación a capella de una de las estrofas de “Revelations” concluyendo así una noche inolvidable, entre otras cosas, porque estamos habituados a ver a Bruce Dickinson en un contexto distinto y en otras lides. Superados sus 60 años, conocer la vida, experiencias y la música de esta persona tan interesante resulta algo apasionante; para todos los que lo hemos seguido desde algún momento en el tiempo resulta además una forma de regresar al pasado y recordar aquellos momentos. Esperamos y deseamos larga vida a Bruce Dickinson y por ende a su banda, unos sexagenarios que cuando se suben al escenario no hay lugar para la edad y esperemos que nos dure muchos años.

bruce_dickinson2 bruce_dickinson4 bruce_dickinson6

Toni Marchante