A ti, que te enamoraste de la música aunque a veces duela, va dirigido este manual de supervivencia”. Así empieza David Little su libro “Como ganarse la vida con la música”, una obra que recoge en poco más de 200 páginas todas las claves para hacerse un hueco en el negocio musical de nuestro país.

Rosa Ibáñez

La lectura me atrapó desde las primeras páginas y tuve que correr a por mi cuaderno de notas y un bolígrafo para poder capturar todas las ideas que me iba presentando. Con un lenguaje sencillo y ameno, y un desarrollo lógico de los contenidos perfectamente estructurado, David Little te lleva de la mano a recorrer el camino del músico desde el mismo germen de la creación de la obra artística hasta su puesta de largo en un concierto. Como conocer tu público objetivo, promocionarte en las redes sociales, elegir un estudio de grabación, distribuir tu música, relacionarte con los medios, navegar por el circuito de bandas… todo el proceso, de principio a fin, está descrito al detalle en este manual.

No sólo me parece una obra de referencia para un grupo que comienza; cualquier músico, en el momento de su carrera en el que se encuentre, puede beneficiarse de estos contenidos. Va a necesitar tiempo y, sobre todo, paciencia; la carrera de un músico es una montaña rusa emocional de éxitos y aprendizajes que te empuja a seguir luchando y te invita a tirar la toalla a partes iguales. El desequilibrio entre la oferta y la demanda, la escucha superficial, el rápido descarte del producto musical o la mayor valoración de la portabilidad frente a la calidad, son realidades con las que David Little nos abre los ojos y de las que debemos ser conscientes si queremos entender la industria cultural de la que queremos formar parte.

Como ganarse la vida con la música” te ofrece una lista de chequeo imprescindible para validar cada etapa que quieres enfrentar como músico; una “lista de la compra” que te ayudará a conseguir los ingredientes necesarios para escribir tu mejor receta.

Y no quiero dejaros sin antes compartir con vosotros una frase de David Little que, para mí, es una llamada de atención. Una reflexión sobre nuestras exigencias al público cuando actuamos como músicos, y nuestro comportamiento como público frente a otros músicos; un ejercicio de empatía que quizá no practicamos con la frecuencia necesaria: “El seguidor de un grupo es mucho más que una persona que hace click en Facebook. La pasión es el pilar fundamental, y un mero click en Facebook es un acto muy poco pasional”.

Rosa Ibáñez

Comparte esto: