Eclipse + Big Mouthers – 8 de Diciembre 2019 – Sala Mon (Madrid)

Un nuevo fin de semana largo en Madrid invitaba a unirse a su oferta de conciertos a quienes no se fueran de puente. Un domingo previo a un día de fiesta, era el momento perfecto para uno de ellos y el nuestro fue el regreso de Eclipse a España.

Texto: Susana Manzanares
Fotos: David Aresté 

A principios del mes de diciembre nos visitaban los suecos Eclipse para presentar su último trabajo Paradigm junto a Big Mouthers como grupo invitado para abrir la noche. Erik Mårtensson y compañía llegaron a la sala Mon para una vez más demostrar la buena salud de la que goza el rock escandinavo. Una sala que debe traer suerte a las bandas nórdicas, pues Eclipse consiguieron llenar prácticamente la totalidad del aforo como también hicieron hace un tiempo sus compatriotas H.E.A.T, que acompañados de One Desire colgaron un sold out como una catedral… Lo mismo les pasó a Royal Republic en la Cool Stage, y con menos medida a la despedida de The Poodles. 

Tras su paso por el Rock Fest BCN, los catalanes Big Mouthers hacían dos fechas para presentar a más gente su propuesta y dejar de ser un grupo de covers para que se les conozca ya por sus temas propios con mucha melodía y estribillos pegadizos incluidos en su primer disco, Wishes. Como por desgracia ocurre a veces, sufrieron el mal del telonero y no tuvieron mucho espacio para tocar en el escenario ni les acompañaron mucho las luces de la sala en ese momento, pero nada les quitó la fuerza y la ilusión de tocar por primera vez en Madrid y presentar sus temas al público de la capital. Como el tiempo es otro de los condicionantes de las bandas invitadas, el suyo dio de sí para llegar a los 10 temas entre los que sonaron ‘Wishes’, ‘Lost’ o ‘I don’t Want to Live Forever’, todos de su propia cosecha incluidos en ese debut excepto alguna que otra versión, véase ‘My Way’ de Sinatra.

49371431068_d84fdeee9a_o49371431078_45114a48c4_o49371886546_b6cccc72ef_o

Otro condicionante es las ganas del público de ver a banda principal, que en este caso eran muchas, pero a pesar de ello el público los acogió caluroso y con interés, ya que ambas bandas no distan mucho en sus estilos dentro del amplio abanico del rock melódico. Ofrecieron un show muy trabajado por su parte captando al máximo nuestra atención con un gran papel de Nacho Ibáñez a las voces y labores de frontman, completando el buen trabajo del resto de la banda, saxofonista incluido. Una banda sin duda para tener en cuenta y esperamos coincidir con ellos para disfrutar de su set entero, que por lo que hemos visto tienen ya sólidas bases y seguro que no tardarán en ofrecernos más material personal e interesante.

Tras ellos era momento de despejar el escenario y dejar a la vista el equipo de los suecos y prepararlo todo para que nos presentaran su flamante Paradigm. Al igual que sus paisanos H.E.A.T tienen el poder de convocar masivamente a sus fans españoles. Habiendo pasado por aforos de distintos tamaños siempre se llevan el gato al agua y un buen puñado de nuevos seguidores después de cada visita. Así pues, con todo preparado y con el micro de Erik adornado con sus pañuelos en rojo y negro, todos listos para comenzar.

49372091422_ce25becac9_o49371430798_acd45c1099_o49371886326_d64cbe5ec6_o

Intro de ‘Viva la Victoria’ y todos los miembros del grupo se pusieron a sus puestos para comenzar con la canción más eurovisiva del disco, y que la gente acabó cantando como loca en la parte final del tema. Tema que podría ser perfecto para acabar, pero visto está que funciona perfectamente para empezar fuerte sin miedo a subir demasiado el listón porque si lo hacen es porque pueden, ya que tienen temas suficientes como para mantener en lo alto todo el concierto. Sólo los que vienen de Paradigm son una buena continuación de los que ya tenían, temas frescos, pegadizos y potentes y que se mantienen en su inconfundible estilo como ‘Mary Leigh’, ‘Blood Wants Blood’‘Shelter Me’o ‘United’ combinados con ‘Vertigo’‘The Downfall of Eden’ o ‘Jaded’ de su anterior trabajo Monomentum, ambos trabajos los más predominantes del concierto.

Eso es asegurar el tiro y mantener a la gente en ebullición y tenerla enganchada ya desde el principio. Es cierto que como pasa con otras bandas con tan nutrido repertorio, es difícil encontrar un setlist que contente a todos, pero aparte de sus más recientes trabajos, también hubo hueco para recordar alguno de sus temas más antiguos, como ‘The Storm’ de su Armageddonize o un emotivo ‘Battlegrounds’ en acústico como único repaso a su exitoso Bleed & Scream, representación algo escasa para quienes esperaran más temas de estos discos.

49371430938_7a958140b6_o49371886436_8498940e23_o49372091617_a6494c9ba8_o

Una bajada de ritmo para dar un respiro siempre viene bien, aunque sea tras el casi siempre prescindible solo de batería, para subir de nuevo las pulsaciones. Cara a la recta final, nada como ‘Black Rain’‘Blood Enemies’ ‘Stand On Your Feet’ o ‘Runaways’ para dar un golpe en la mesa antes de los bises y rematar el concierto volviendo a sus clásicos con ‘I Don’t Wanna Say I’m Sorry’ y ‘Never Look Back’ como un fin de fiesta de un show equilibrado y vibrante que hizo disfrutar a toda la sala por completo. La banda sonó a la altura de las circunstancias, de lujo y muy elegante tal como lo son ellos. En la impecable línea que marca el tándem Mårtesson-Henriksson, como siempre en un excelente estado de forma destripando cada riff con infinita clase todo el concierto, apoyados por la base rítmica de los Crusner a la batería y el bajo, con el recién llegado Victor que se hizo sin problemas con los temas del grupo.

Llevamos siguiendo a Eclipse desde que vinieron por primera vez y su trayectoria es más que lógica… buenos discos, trabajo, más buenos discos… todo combinado con unos setlist que funcionan tan a la perfección en directo que dan como resultado unos conciertos sobresalientes. Motivos más que suficientes para que la Sala Mon estuviera como estaba y no pudiéramos faltar a esta cita… y a todas las que vengan.

49372091522_cd1c059304_o49371886356_4ffcf76921_o49372091572_7929c62c66_o

Texto: Susana Manzanares
Fotos: David Aresté