Iron Maiden-Estadio Nacional.Santiago de Chile.15 de Octubre’19

Metal Symphony estuvo presente en el último concierto de la gira “Legacy of the Beast” por américa. Recordemos que esta gira tuvo lugar en Europa durante 2018 recalando en nuestro país en el Wanda Metropolitano madrileño y que se planificó en 2019 para girar por USA y Sudamérica, pasando por el Rock in Río en Brasil y finalizando en Santiago de Chile en dos fechas. La última fecha tuvo lugar en el mismo recinto donde registraron su audiovisual “En Vivo!” el 10 de abril de 2011 en la gira de “The Final Frontier”. Ocho años después el Estadio Nacional sirvió para cerrar un periplo que les ha llevado por gran parte del mundo en un concepto basado en su videojuego donde han repasado una acertada selección de su repertorio histórico.

Toni Marchante
Fotos (Archivo MS): David Aresté

Tiempo primaveral en Santiago, con temperaturas agradables por el día y con fresco tras ocultarse el sol, llegamos a las inmediaciones del estadio Nacional donde el ambiente era absolutamente festivo, las multitudes se iban acercando al recinto en medio de gran cantidad de vendedores ambulantes donde las cervezas eran el producto estrella. Accedimos por las puertas exteriores con los pertinentes controles de seguridad, pasando a lado de los stands de merchandising con una gran oferta de camisetas variadas donde ya escaseaban las más demandadas y nos dirigimos al acceso de pista. El acceso a la pista tenía sus dificultades, la acumulación de gente en un sitio tan estrecho incumpliría todas las normas de seguridad en nuestro país, pero allí parece ser algo normal (imagino que hasta que haya una desgracia…).

48982282608_3c4279602e_o48982842656_437e817bb8_o48982282573_80f075f9f5_o

Una vez dentro del recinto el ambiente era extraordinario e impresionante, ver a 67.000 personas (según el propio Bruce Dickinson nos dijo) en el mismo recinto fue algo espectacular, además, todos conocemos el calor que da en directo el público sudamericano. El griterío fue ensordecedor en el momento que se apagaron las luces para que en las pantallas laterales del escenario se proyectara un video con imágenes del videojuego “Legacy of the Beast” con la música de “Transilvania” donde evidentemente Eddie era el protagonista. Tras el video sonaron los acordes del emblemático tema de UFO que siempre antecede a las actuaciones de Iron Maiden, un “Doctor, doctor” que sonó a mayor volumen con las luces frontales del escenario iluminando a un público que saltaba generando una ola de personas digna de ver.

Tras ello en discurso de Wiston Churchill suena por los altavoces, mientras imágenes en blanco y negro de la segunda guerra mundial se visualizan en las pantallas, es el preludio de “Aces High” que arranca espectacular con toda la banda saliendo al escenario (salvo Nicko y su batería camuflados bajo una red verde) y bajo un gigantesco avión que estuvo sobrevolando sus cabezas durante una canción que se coreó sobre todo con mucha emoción, recordamos que el avión es una réplica real del Supermarine Spitfire Mk número de registro AA 853 del Escuadrón 302 que estuvo activo en 1941.

48982842471_7c8a5c922e_o48982843066_2711dc51e9_o48982842541_5bed83e8f8_o

Como continuación, siguieron sonando detonaciones para mostrarnos un aspecto bélico en zona nevada donde Bruce ataviado con camisa de fuerza deambuló por el escenario mientras las guitarras hacían su trabajo. De continuo “Two minutes to midnight” fue excelentemente recibida por un público que coreaba las letras y las canciones como si no hubiera un mañana. Y llegó el momento de que Bruce se dirigiera al público comentando lo emocionado que estaban de dar este último concierto ahí, ante 67.000 personas para anunciarnos tras dar un repaso a las nacionalidades de los asistentes (empezando por Escocia y terminando por España) que iban a tocar una canción sobre Libertad y por tanto “The Clansman” fue la siguiente en sonar en lo que ya era una fiesta completa.

Pero la locura llegó con el siguiente tema, “The Trooper”, que si no es la canción insignia de los Maiden, está entre las que se disputan el trono, Bruce con su casaca roja se batió por todo el escenario con el Eddie gigante en una sucesión de enfrentamientos de esgrima, podíamos ver en distintas zonas del estadios bengalas de barco rosadas que ardían como muestras de júbilo entre miles de personas que botaban y coreaban el estribillo de este emblema sonoro, el zenit se alcanzó cuando Bruce Dickinson exhibió y ondeó una bandera chilena consiguiendo el clamor de los asistentes. Tras un momento de oscuridad el escenario de iluminó radiante y majestuoso convirtiéndose en el interior de una catedral, con sus arcos góticos, sus lámparas de velas y sus cristaleras coloreadas, además de poder visualizar con más nitidez a Nicko McBrian a la batería. Toda esta puesta en escena fue estrenada con la canción “Revelations” que dio también momentos de pausa ante los picos emocionales vividos momentos anteriores. “For the Greater Good of God” también fue un momento para degustar con intensidad, ante uno de los largos pero magníficos temas de su discografía, rompiendo el ritmo con “The Wicker man” que de nuevo puso a todo el público en alerta y “The Sign of the Cross” convirtió ese momento de la noche en un ritual, con Bruce envuelto en su túnica negra y empuñando una gran cruz luminosa.

48982842826_72ea551752_c48983033487_b14f3c6253_c48983033587_c085d3f63e_c

Pero aún quedaban lo mejor los primeros acurdes de “Flight of Icarus” sonaron cuando el escenario se iluminó de repente con un gran Icaro inflable al fondo, mientras Bruce cantaba y equipado con un lanzallamas que iba calentando un ambiente que ya presentaba altos grados de emoción. Y llegó otro de los momentos esperados en un concierto de Iron Maiden, la interpretación de “Fear of the dark” esa canción que genera ese coro de miles de personas junto con las primeras notas del tema, un momento siempre espectacular que se ha convertido en un momento indispensable en sus conciertos, al igual que corear los momentos de guitarra en el segundo tramo, algo que hay que vivirlo para experimentar las sensaciones ya que no se puede explicar con palabras.

Otro gran clásico “The Number of the Beast” cubrió el escenario de tonalidades rojas y naranjas además del espectáculo pirotécnico de llamaradas que salían del fondo del escenario como de los mismísimos infiernos mientras Dave, Adrian y Janick nos deleitaban con sus guitarras, porque si hay algo muy destacable durante toda la noche es la exhibición del trío de las seis cuerdas que lo dieron todo en un concierto redondo. El final como siempre vino a cargo de “Iron Maiden” el tema que en todos sus miles de conciertos cierran el espectáculo, sólo nos quedaba por ver la caracterización de la cabeza inflable de Eddie para este tour que como siempre también fue impresionante, caracterizado como en “Legacy of the Beast” con sus cuernos de Diablo. De esta forma llegamos al final a falta del bis, cuando el público todavía demandaba más.

48982842611_6d25719b77_o48982842751_69e0a64a81_o48983033377_bf15abb3a7_o

El bis arrancó con “The evil that men do” tema que ya escuché en la parte trasera del estadio para ir buscando una posición de salida que después nos permitiera buscar una salida rápida del recinto y la verdad que en esa zona se escuchaba bastante buen gracias a las torres de altavoces de refuerzo del fondo. No hubo pantalla gigante a mitad de la pista como cuando se grabó en el video o como ocurrió en el Wanda, lo que fue una pena para los que estaban sentados en el fondo del estadio.”Hallowed be thy name” contó con la teatralidad de Bruce, con la soga merodeando en el escenario en su simulada celda.

El colofón festivo vino de la mano de “Run to the hills” en un cierre fin de fiesta que demuestra que esta banda sigue estando de actualidad y que siguen rayando a gran altura, es increíble como estos músicos, con esas edades, siguen dándonos estos niveles de espectáculos y además que todavía, para más suerte, siguen con la idea de seguir delante. El estado de Steve Harris es increíble, a sus 63 años no se conforma solo con tocar el bajo con su excelencia personal y darlo todo en el escenario, en la gira incluye partidos de futbol 11 para jugar y divertirse, ahora tras terminar la gira se embarca con su otra banda British Lion en una gira por UK. Bruce Dickinson con 61 años, lejos de irse a descansar, se enrola en una nueva gira de presentación de su autobiografía y monólogos que pasará brevemente por nuestro país en Barcelona. Nicko McBrian con 67 años sigue aporreando la batería como el primer día en una eterna masterclass.

48982282813_daa471cb00_c48983033622_a300caebcb_c48982843016_690520ed64_c

Al finalizar la actuación y como siempre es costumbre, los asistentes abandonamos el estadio bajo los acordes de “Always Look on the Bright Side of Life” de los Monthy Python para no perder las tradiciones. Los Maiden han replicado en USA y Sudamérica la gira de “Legacy of the Beast” que hicieron en Europa, con el mismo show y el mismo set list. Músicos activos, personajes polifacéticos, máquinas que no paran, ¿Qué será lo próximo que nos traigan la doncella? De momento ya han anunciado cabezas de cartel para el próximo Download ingés, ¿habrá nuevo álbum? ¿Qué sorpresa nos traerán?.

Up the Irons!!

Toni Marchante
Fotos (Archivo MS): David Aresté

Set list:

1,Aces High
2.Where Eagles Dare
3.2 Minutes to Midnight
4.The Clansman
5.The Trooper
6.Revelations
7.For the Greater Good of God
8.The Wicker Man
9.Sign of the Cross
10.Flight of Icarus
11.Fear of the Dark
12.The Number of the Beast
13.Iron Maiden

14.The Evil That Men Do
15.Hallowed Be Thy Name
16.Run to the Hills