Nervosa + Bloodhunter – 28 de Julio’19 – Sala Bóveda (Barcelona)

NERVOSA volvían otro verano a España, esta vez con 3 fechas y Barcelona es una fecha fija para estas chicas. Bóveda fue el encargado de recibir esta vez al trio Brasileño, junto a los gallegos BLOODHUNTER, que acompañaron a la banda también en Pamplona y Madrid.

Texto y fotos: Karina Báez

Pocos minutos antes de las 20:20 empiezan a subir al escenario los músicos, con un aforo muy favorable y gente curiosa que llegó temprano para empaparse del Death Metal local. Diva Satánica entra en acción dando inicio con “Let the Storm Come”, el power de los músicos y los guturales se van tomando posesión de la audiencia un poco expectante por Nervosa. Ya pasando a “The End of Faith” de su último disco del 2017, un sonido de la sala algo lamentable, pero la presencia y carisma de los músicos siempre al 1000%.

SOjxBkJ i2pWAvJ JfSxcKI

Pasada la tercera canción “Dying Sun” aparece una monja ensangrentada con un corazón en las manos, haciendo un juego con los músicos en escena, nuestra monja nada más que Clau Violette la cantante Astray Valley le da un dinamismo a la escena. Ya alejándonos de juegos “The Queen Beast” tema dedicado a la difunta Tristessa (Astarte) una de las pioneras en el Metal Extremo, que sin duda alguna inspiro a muchas chicas a indagar en sonidos tan característicos de los hombres, sin duda alguna un gran gesto y hermoso homenaje.“All These Souls Shall Serve Forever” el siguiente tema donde aparece nuevamente otra persona al escenario dándole ya todo el rollo ritual santanico de la mano de Kris Vega, cantante de Born in Exile.
Para finalizar con “Bring Me Horror”, con un público ya animado, los chicos agradecen al público ya instalados para el plato de fondo.

Poco antes de las 20:20, las chicas ya en escena, esperando solo la intro para empezar Fernanda en las voces/bajo, Prika en la guitarra y Luana en la batería, el trío sin un disco nuevo bajo la manga, solo sus clásicos y su potente “Downfall of Mankind” del 2018, nos empiezan a dar su clase de Thrash Metal con “Horrordome” y “…and Justice for Whom” con una batería impecable, a mi parecer opacando la voz, la guitarra y el bajo por un error en el sonido que se apreció en todo el concierto, igualmente no fue un impedimento de poder apreciar la calidad de músicos que teníamos en escena.

8NYBmhC O81D5MI p2vXFhX

Este trio metralleta ya tenía al público a sus pies, donde los riff y la voz rasgada de Fernanda hacen el dúo perfecto para volver loco a cualquiera. La seguridad que proyectan estas chicas sobre el escenario es el resultado de un arduo trabajo por Latinoamérica, USA y Europa, de años girando y probando al público, que prácticamente tenían la sala bóveda a tope y bajo el brazo sold out del año pasado en Barna cuando presentaron su último disco. Las chicas son queridas por su talento y entrega a su público, muy fiel y emocionado por tenerlas nuevamente en casa.

Sonaron seguidas “Intolerance Means War” y “Bleeding” donde ya el moshpit improvisado desde el minuto 0, lentamente ocupaba gran parte de la pista y el trío no les daba ni un segundo de respiro. “Enslave”, “Time of Death” y “Kill the Silence” seguían teniendo al público muy arriba, donde las chicas se notaba que disfrutaban del público, a tal punto que los asistentes coreaban energéticamente el nombre de la banda y Fernanda entre las pocas cosas que comento en todo el concierto fue “por eso siempre volvemos”.
Dentro de todo el concierto se dieron el lujo de repasar sus 4 discos de estudio, además de hits más que probados como “Guerra Santa” canción de su disco “Agony” completamente en portugués, como muchas de sus canciones más antiguas, y ya más cargado a lo nuevo como “Never forget, Never Repect”, “Vultures” y “Rise your Fist”.

rNib25Q 3y8JcUg 3wTyr2T jnM8NqE

Ya para terminar “Death!” una de las máquinas demoledoras infaltables de cualquier playlist de thrash del último tiempo, una de las canciones que les abriría las puertas allá en el 2014 para codearse con los grandes en estos años y cerrando con otra “Into Moshpit” donde ya toda la gente se vino arriba y prácticamente termino toda la sala literalmente “dentro del moshpit”.
Un concierto corto, pero sin respiro alguno, donde vemos una formación consolidada finalmente, con una proyección infinita y sin lugar duda que las tendremos prontamente en casa nuevamente.

Texto y fotos: Karina Báez

Comparte esto: