Rage + Serenity + Savage Messiah – 12 de Febrero 2020 – Sala Bóveda (Barcelona)

Por enésima vez volvieron RAGE a Barcelona y por enésima vez acudimos a la cita. No en vano, en el Festival Rock Fest 2015 recibimos la visita de Peavy con su banda denominada REFUGE, interpretando temas de la primera etapa de RAGE. Dos años más tarde, en la edición del 2017, volvió al mismo recinto como RAGE y justamente en su última edición de 2019 volvieron a repetir, esta vez en su formato más sinfónico, junto a la THE BARCELONA ROCK ORCHESTRA, para interpretar íntegramente su disco “XIII”. Por tanto, que volvieran a la capital catalana seis meses después de su última actuación se antojaba algo repetitivo para una banda que, en realidad, tampoco tiene tanto tirón por nuestras tierras a juzgar por el tamaño de la sala, con aforo para trescientas personas. A pesar de eso, el incombustible Peavy Wagner, rodeado desde el 2015 por el simpático guitarrista venezolano-tinerfeño Marcos “Markitos” Rodríguez y el griego batería Vassilios “Lucky” Maiatopoulos (pupilo del que también fuera batería de RAGE, Chris Efthimiadis), no quiso eludir su compromiso con su fiel público y más teniendo en cuenta que se encuentra en plena gira de presentación de su flamante “Wings of Rage”, tal vez uno de sus trabajos más duros hasta la fecha y que tan buenas críticas está cosechando.

Así, para la ocasión, los RAGE se rodearon de dos notables bandas, a saber, los ingleses SAVAGE MESSIAH y los austríacos SERENITY, que se encargaron de calentar el ambiente de una más que nutrida sala repleta de incondicionales que acudieron para disfrutar de una velada cargada de intensidad.

SAVAGE MESSIAH

Los primeros en saltar al pequeño escenario de la sala fueron los ingleses SAVAGE MESSIAH, una banda formada en el año 2007 y que ya cuenta con cinco discos en su haber, el más reciente de ellos denominado “Demons” publicado el pasado 2019. Actualmente la banda está formada por Dave Silver, cantante, guitarra y único miembro original de la banda, Míra Sláma, bajista desde el 2014, el guitarra Joff Bailey, quién volvió a la banda en el año 2019 después de su período en la misma comprendido entre 2011 -2015 y los españoles Carlos Alcalde De Lema, a los teclados y Charly Carretón a la batería, ambos en la banda desde 2019 y ambos miembros de los también españoles AGAINST MYSELF.

49558188512_53fd3cf60b_o49557456613_5061687cf9_o49557456628_33429becff_o

Arrancando con la poderosísima “Virtue Signal” de su último disco, se encargaron de descargar un total de nueve temas extraídos de sus tres trabajos más recientes, es decir, “The Fateful Dark” (2014), “Hands of Fate” (2017) y “Demons” (2019) dando más cancha al primero de ellos con temas tan agresivos como “Scavengers of Mercy”, la balada “Live As One Already Dead” o el melódico a la par que agresivo medio tiempo “The Fateful Dark”. Está claro que la banda de Silver bebe de muchas influencias como puedan ser METALLICA, tal y como demuestran con el tema “Hands of Fate”, elementos clásicos del thrash mezclados con el heavy metal de corte más clásico como “Under No Illusions” o incluso ese espíritu más inglés que pueda emanar de unos JUDAS PRIEST con cortes como “Hellblazer”, que rezuman ese buen saber hacer de la era Painkiller. El resultado final fue una actuación contundente, con una banda entregada al 100%, destacando la agresiva actitud de su guitarra solista Joff, que en más una ocasión me recordó al mismísimo Jason Newsted. La única pega que pondría a su actuación sería el pobre sonido del que gozaron y que provocó que, precisamente, la brillante labor de Joff no se apreciara puesto que su guitarra prácticamente no se oía. “Down and Out” sirvió para despedir un breve pero intenso concierto que nos dejó a todos con ganas de más.

SERENITY

El segundo lugar le tocaba el turno a esta banda austríaca fundada en el año 2001 y que actualmente está formada por Andreas Schipflinger a la batería y único miembro original de la misma, el carismático vocalista Georg Neuhauser como segundo miembro más veterano de la formación (desde 2004), el bajista Fabio D’Amore (desde 2010) y el robusto guitarrista Cris Tían (desde 2015). Con siete trabajos de estudio bajo el brazo, en esta gira se están ocupando de presentar su recién estrenado “The Last Knight”, del que presentaron “My Kingdom Comes”, “Set the world of fire” y “Souls and Sins”.

49558188322_e43ce763f9_o49558188317_8f8bba890b_o49557456478_9a7fcfaf8a_o

Lo cierto es que, en cuanto a propuesta musical se refiere, el estilo de SERENITY es bastante más descafeinado que el de sus predecesores y, en lo personal, poco aporta a la escena, tratándose de una especie de mezcla de KAMELOT y SONATA ARCTICA. Ahora bien, lo cierto es que en cuanto a la ejecución de la banda en directo se refiere hay que reconocer que sus casi 20 años de trayectoria se notan y se esforzaron por mantener el alto nivel dejado por SAVAGE MESSIAH. Así, a pesar de las reducidas dimensiones del escenario de la sala, el bueno de Georg supo meterse al público en el bolsillo derrochando simpatía y complicidad con el mismo. Buen ejemplo de ello fue el hecho de pasearse por encima de la barra de la sala – que enlaza directamente con el escenario – a modo de pasarela mientras cantaba y saludaba a sus incondicionales. Otro de los momentos que significaron la comunión del artista con el público fue el momento en el que se le ocurrió bajarse del escenario para cantar mezclado entre los fans, caminando a lo largo y ancho de la sala y fotografiándose con todo aquel que se lo pidiera mientras seguía entonando sus melodías. Estos detalles y la buena actitud de toda la formación hicieron que la actuación de SERENITY brillara. Añadiríamos a lo descrito, el hecho de que otros miembros de la formación también se ocuparon de cantar algunos fragmentos de diversos temas como fue el caso de “My Kingdom Comes”, “Reduced to Nothingness” o “Set The World on Fire” por parte del guitarrista Cris, o “Spirit in the Flesh”, interpretada vocalmente por el sonriente bajista Fabio.

En cuanto a la elección de sus diez temas, cabe señalar que repasaron cinco de sus siete discos y que su sonido fue bastante mejor que el de los primeros intérpretes. Eso sí, cabe señalar que la parte de teclados de SERENITY la tuvimos que escuchar en playback y eso, personalmente, siempre se me antoja algo extraño.

49557456488_05954a085f_o49558188442_18dc363fa3_o49557456458_79f8c817c9_o

En cualquier caso, y como punto a favor para los SERENITY, debo decir que aun siendo una banda cuya expectativa era más bien baja, la actitud, profesionalidad y entrega de la misma hicieron que se ganaran el aprobado sobradamente.

RAGE

Con el ambiente bien caldeado y la sala prácticamente llena, salía a escena la banda con menos componentes pero que, curiosamente, más llenaron el escenario. Peavy, Markitos y Lucky demostraron, desde el primer compás, que los RAGE de hoy están para resituar a la banda en el puesto que conquistaron antaño. Por eso, su set-list formado por 17 temas se ha diseñado para dar cancha, tanto a sus recién estrenados temas “Chasing the Twilight Zone”, “Let Them Rest in Peace”, “True” (con el que abrieron su actuación) y “Wings of Rage”, todos ellos extraídos de su último trabajo “Wings of Rage”, como para repasar su extensa trayectoria discográfica (no en vano ya van 25 discos de estudio desde su arranque en aquel 1984). Por eso, después de los primeros y novedosos “True” y “Chasing the Twhilight Zone” llegó el primer clásico “Shadow Out of Time” de aquel “Black in Mind”(1995), otro de los relativamente nuevos con el acelarado “The Devil Strikes Again” de su homónimo disco del 2016 con el que Peavy estrenaba la renovada formación y, a continuación, otro clásico a cargo de “Deep In The Blackest Hole” de aquel fabuloso “The End Of All Days” (1996) seguido de “Until I Die”, llevándonos de nuevo a la era “Black In Mind”(1995). El concierto a esas alturas iba, sencillamente, perfecto. Canciones cortas, directas, entremezclando lo clásico con lo más nuevo pero, de momento, obviando la etapa Smolski. “Set This World on Fire” de aquel Unity (2002), o lo que es lo mismo, el tercer disco con Smolski y Terrana nos hizo callar la boca respecto a la idea de la negativa de los nuevos RAGE a tocar temas de la etapa 1999-2015. No obstante, creo importante mencionar que esa canción fue la única que tocaron perteneciente a esa etapa (ahí lo dejo).

49557952536_4f4ec31de7_o49557952566_6e2da03565_o49558188717_3afef59c3f_o

El bueno de “Markitos”, que durante todo el concierto no cesó ni un instante en mostrar su complicidad con el público (el hecho de hablar español facilita mucho las cosas), ya apuntaba en una reciente entrevista que la intención de los nuevos RAGE es recuperar sus momentos de gloria y su esencia más heavy y power. Decididamente eso quedó demostrado cuando rescataron temazos de la talla “Refuge” de aquel histórico “The Missing Link” (1993) o “Invisible Horizons” del “Secrets in a Weird World” (1989). Sus noventa minutos de actuación se hicieron realmente cortos y, como digo, eso fue gracias a una selección de temas que hizo que el público pudiera pasear a lo largo y ancho de su etapa más añeja entremezclada con la más actual. Ciertamente, y tal vez sea por las canas que uno ya va peinando, no creo que se echara de menos la etapa más sinfónica de RAGE. En esta ocasión la cosa se trató de ir al grano, directo a la energía y sin concesiones y cuando se tira de clásicos la cosa suele estar garantizada.

Para acabar, como no puede ser de otra manera, cayeron los clásicos de clásicos. En primer lugar “Don’t Fear the Winter” de su “Perfect Man”(1988), intercalaron “Straight to Hell” de aquel “Welcome to the other side”(2001) para cerrar con la siempre esperada “Higher Than the Sky”, que recordemos han regrabado en su último lanzamiento, incorporando, a mitad del tema y como novedad, un curioso medley cantado por el propio Markitos incluyendo fragmentos de SAXON, BLACK SABBATH e IRON MAIDEN, rindiendo así tributo a los grandes del género. Finalizaba así un concierto en el que pudimos ver a una banda rejuvenecida, entregada, ilusionada y muy alegre. Markitos es el travieso de la formación, Peavy se deja llevar haciendo constar que sigue siendo capaz de entregar lo máximo de sí mismo y que no se le acaban las ganas y Lucky, a las baquetas, supone la base rítmica perfecta para los temas que hoy interpretan y que, evidentemente, no necesitan para nada del virtuosismo de Terrana.

49557952426_5f9247a6c3_o49557456773_8db668fcbb_o49557456808_2817b5f7d8_o

He de decir que con esta remodelación de la banda lo cierto es que a uno se le quita esa pereza de haberlos vistos tantas veces en directo. Ha llovido ya mucho desde que veíamos a Peavy en directo luciendo melena y con bastantes kilos menos encima del escenario pero lo cierto es que constancia y tesón no le faltan y, lo que es mejor de todo, mantiene el nivel bien alto.

Texto: Marcel·lí Dreamevil
Fotos: Karina Báez

Set-list:

True
Chasing the Twilight Zone
Shadow Out of Time
The Devil Strikes Again
Deep in the Blackest Hole
Until I Die
Set This World on Fire
Wings of Rage
Heartblood
Season of the Black
Refuge
Shame on You
Invisible Horizons
Let Them Rest in Peace
Don’t Fear the Winter

Straight to Hell
Higher Than the Sky (con medley: Princess Of The Night, Heaven and Hell, 7th son of a 7th son, Fear of the Dark)