Rose Tattoo + The Wild! – 7 de Agosto’19 – Sala Mon Live! (Madrid)

Con la visita de Rose Tattoo llegamos a la última gira de Madness Live antes de las vacaciones en Agosto, para retomar la actividad en Septiembre. Una cita casi obligada pues a pesar del calor queríamos nuestra ración de rock y baile, y más si te lo trae una banda legendaria.

Texto: Susana Manzanares
Fotos: David Aresté

No venían a presentar disco nuevo, sino a rememorar los cuarenta años de sus grandes clásicos y su disco debut. Les acompañaban los canadienses de The Wild! Con su enérgica propuesta para presentar su “Wild At Heart” que vio la luz en 2017. Poco nos importó que el calor nos desafiara ya que con todo y con eso consiguieron una entrada más que razonable en la madrileña Sala Mon en una época del año en la que uno sólo está pensando en vacaciones. Por nuestra parte, los duendes de las tecnologías no nos permitieron llegar a tiempo para sacar fotos a Dylan Villain y los suyos que ya andaban repartiendo guitarrazos a diestro y siniestro marcándose un gran concierto poniendo el nivel muy alto desde primera hora de la noche subiendo la temperatura con temas como ‘Ready To Roll’ o ‘Road House’. Una pena no haber visto el show entero y traeros fotos, esperamos ver su set completo en una futura ocasión, y con ellos como cabezas de la noche.

byLvNle YRKMBwi egUClJf 

Cambio rápido de equipo para recibir a los australianos que venían a celebrar el 40 aniversario de su primer disco, de título homónimo editado en el 78. Ya con un aforo casi lleno resistiendo el calor recibimos a unas leyendas vivas del rock encabezadas por el mítico y entrañable Angry Anderson, que al igual que su paisano Peter Garrett en Midnight Oil también entró en el campo del activismo político en Australia. Coincidimos con la banda en uno de los últimos Sweden Rock, donde se centraron en Blood Brothers, su último trabajo de estudio editado en 2007, esperemos que se decidan a editar algún nuevo lanzamiento muy pronto, pues no pueden estar en mejor estado de forma.  

Con todo listo, las luces se apagaron para comenzar con el plato fuerte de la noche. Como ya se sabía, el groso de repertorio iba a ser del primer disco del grupo, del cual sonaron ocho temas como ‘Bad Boy For Love’, ‘Rock’n’Roll Outlaw’, ‘Snow Queen’ o la más que mítica ‘Nice boys’, que no pudo dejar a nadie callado en toda la sala. Temas rockeros, coreables y que emocionaron a gran parte de la sala por ver temas tan míticos interpretados en directo por el bueno de Angry. Además hubo hueco para repasar a otros grandes como ‘Scarred For Life’, ‘Rock’n’Roll Is King’ o ‘1854’ de ese Blood Brothers.  

stuJMpy rHHVvmo MLwbupr

La banda, principalmente Angry, siguen al pie del cañón como el primer día y su entrega al público es excepcional con sus muecas, gestos y feedback hacia el público. Le acompaña Dai Pritchard a la guitarra, su escudero fiel y perfecto complemento marcando el ritmo con esos riffs iniciales y que le sigue con la actitud rockera de Angry. junto al rítmica Bob Spencer, el mítico Mark Evans al bajo y a Jackie Barnes en la batería, los tres en un discreto pero imprescindible segundo plano. Un show potente, vacilón y macarra de menos a más hasta el final en el que que la banda supo darlo todo a las mil maravillas, dando una lección de actitud con mayúsculas.

Una banda que proyecta 100% eso que se dice que llevan metido el rock hasta la médula y son auténticos maestros en lo suyo. Por eso y aunque no inventen nada nuevo, se desviven en cada concierto y te lo hacen pasar increíblemente bien. Siempre es una sorpresa y un placer ver lo bien que sigue Angry, esperamos que por mucho tiempo más y a la próxima si puede ser, ojalá que con nuevo disco.

WVt9DA7 wvgbE3d vj9ZM0X

Texto: Susana Manzanares
Fotos: David Aresté