dagoba Los franceses Dagoba están de vuelta tres años después de que lanzaran al mercado “Poseidon”, su último álbum hasta la fecha. Muchas cosas han ocurrido en este tiempo hasta llegar a “Post Mortem Nihil Est”, quinto larga duración de los marselleses, entre ellas la salida de la banda de Izakar, guitarrista fundador, por incompatibilidades con otro miembro del grupo.
Alberto López
Nota:7’5/10  

 

Dagoba siguen en la buena senda, confirmándose, disco a disco, como uno de los grupos más interesantes y más en forma de la actualidad. Bien es cierto que a mi parecer, y aun a pesar de que siguen profundizando en las atmósferas y otros elementos distintos, se han acomodado un poco. Si, se adentran en atmósferas más oscuras; si, los elementos electrónicos parecen más presentes, pero al final se han encasillado en su base de death metal combinada con toques de groove metal y tintes industriales y los elementos que en un principio nos parecían novedosos ya no lo son tanto. Aún así estamos ante un lanzamiento de innegable calidad.

“When Winter…” abre el disco con un comienzo lento y oscuro a piano que enseguida da paso a un doble bombo fulminante y a la agresiva voz Shawter, quien ha compuesto íntegramente todos los temas. Posteriormente el estribillo posee una buena melodía que contrasta perfectamente con la crudeza de la estrofa.

“The Realm Black”, con su riff cortante, su contundencia sonora y sus cambios de ritmo no llega a convencer quizá por su duración. Se va más allá de los seis minutos, y para mi gusto, le sobran por lo menos uno y medio. De larga también peca un poco “I, Reptile” aunque merece la pena ya que posee un gran final.

Las mejores melodías vocales las recuperan con “Yes, We Did”, uno de los mejores temas del disco. Por momento recuerda a temas más antiguos como “Cancer” y tiene un riff de guitarra demoledor que resulta absorbente. Suena especialmente bien, y ya es decir, ya que la producción de Logan Mader (ex Machine Head) a lo largo de los once cortes que conforman este “Post Mortem Nihil Est” es realmente buena.

“Kiss Me, Kraken” nos devuelve la cara más agresiva del grupo en un tema en el que el doble bombo no nos da respiro alguno, el cual llega con “Nevada”, canción a modo de interludio entre las dos mitades del álbum y que se compone únicamente de guitarras y atmósferas oscuras y relajadas.

El respiro dura poco, ya que enseguida nos atacan con “The Great Wonder”, que junto con “The Day After The Apocalypse” y la ya mencionada “Yes, We Did” sea lo mejor que encontramos en el compacto. Temas que poseen todas las características de Dagoba, esa especie de aleatoriedad en su música con constantes cambios de ritmo, gran variedad de riffs y agresividad vocal combinada con la melodía en ciertos momentos.

Los elementos industriales cobran mayor presencia hacia el final del álbum, con dos cortes como “Son Of A Ghost” y “Oblivion Is For The Living” en los que la electrónica cobra protagonismo y que, a pesar de que el primero vuelve a pecar de largo, son dos buenos temas.

El final es absolutamente demoledor con “By The Sword”, un auténtico trallazo para cerrar un buen disco, que podría haber ganado más puntos de no haberse columpiado en algunos temas con la duración y de habernos ofrecido algo mínimamente más novedoso.

Alberto López

 

Track-List:

  1. When Winter…

  2. The Realm Black

  3. I, Reptile

  4. Yes We Did

  5. Kiss Me Kraken

  6. Nevada

  7. The Great Wonder

  8. The Day After The Apocalypse

  9. Son Of A Ghost

  10. Oblivion Is For The Living

  11. By The Sword

    Comparte esto: