Editor's Rating

9

De la activa mente del teclista Víctor Fernández y sus compañeros ha emanado un nuevo, y muy recomendable, trabajo basado en el espiritual viaje de un peregrino en busca de respuestas hacia la mística región de Shambhala. Tema similar al utilizado por el genial Neal Morse en sus obras “The similitude of a dream” y “The great adventure”. Poca broma.

Luis de Juan// @SentenciadeJuan

Con una temática tan atrayente es más fácil adentrarse en una obra de la complejidad de la que nos ocupa, pues en “To Shambhala (A pligrimage of the mind and soul) no solo nos encontramos ante un fenomenal trabajo de heavy metal sinfónico, sino que se aprecian tintes folklóricos de música tradicional hindú y, sobre todo, un ritmo constante y contundente que no te da descanso y, por tanto, te mantiene en alerta a lo largo de todo el trabajo. Junto la mente pensante de Víctor encontramos a Juanjo Alcaraz y Sebastián Orjuela a las guitarras, Vanessa "Nane" Marín a las voces, gran acierto su incorporación, ocupándose de la base rítmica, Ezequiel Marimón a los parches y David Noisel al bajo. El disco ha sido producido por Dani G. en sus Dynamita Studios sacándoles un bestial partido gracias a un sonido limpio y moderno, casi un miembro más del grupo. De la excelente portada se ha ocupado Daniel Alonso, quien le ha dado un enfoque espectacular, entra por los ojos y muestra la temática del trabajo a primera vista. Fenomenal, antes incluso de pincharlo.

Tras una breve, pero poderosa introducción arranca la potente “The god who didn´t know” en la que se aprecia el abecé del trabajo: melodía, pegada, contundencia y unos fantásticos arreglos. La bonita voz de Vanessa encaja a la perfección con la velocidad de la instrumentación. Un tema genial para abrir las hostilidades.

A continuación estalla la épica “Flesh awakens” en la que los cortantes riffs de guitarra son tónica general siguiendo muy presente la velocidad de crucero. Excelentes coros, dignos de mencionar. Con una instrumentación con marcado carácter oriental estalla “Snake charming”. Un tema súper original, siguiendo la tónica general de agresividad, contundencia y melodía del resto del trabajo. Se trata de una genial canción que nos dice a las claras la amplitud de miras de la banda.

Mismo patrón sigue “Bodishattva”. Toques arabescos se entremezcla con un cañonazo que va directo a la mandíbula. Geniales y pegadizos riffs de guitarra se van entrelazando creando una brillante atmósfera. Genial tema y excelente disco hasta ahora. “Lotus and the bright dawn” es otro tema bastante acelerado, con partes complejas acompañados de multitud ritmos cortantes. Una cadencia progresivamente en aumento hasta el clímax que se produce en el excelente estribillo. “Last layer of heaven” es más accesible y sinfónica, menos agresiva que las precedentes. Tiene una clara prevalencia de la agradable voz de Nane.

Love letters to a buterfly” cuenta con la colaboración de Patricia Tapia a la voz. Se trata de un tema melódico, contundente, de riffs contantes y agresivos. Es una canción pegadiza con un genial estribillo que se ve aderezado con unos brutales coros en los que creo que la banda ha sido conservadora pues se les podría haber dado más chicha. En cualquier caso, otro tema de lujo que sigue la línea de “Wayang of westerners”. Se trata de un medio tiempo que se va desarrollando progresivamente creando un ambiente épico y mágica atmósfera. Cuenta con la colaboración de Matias Noisel. “The million man” en un cañonazo. Veloz, directa a la yugular aunque sabe pisar el freno en el momento oportuno para volver a atraparte con su melódico estribillo. Vuelve a contar con la colaboración de Matias Noisel a los coros. Una canción preciosa con unas estrofas accesibles y excelentes arreglos que le dan empaque al tema. De lujo.

Llegamos al final del camino, y nunca mejor dicho, con “To Shambhala”. Sin duda, el mejor tema del disco. Un pepinazo en toda regla, ritmos progresivos aderezados con unas geniales melodías de teclado crean una simbiosis brutal. Un tema complejo, compacto, arriesgado, elegante, agresivo y melódico a partes iguales. Un fenomenal punto y final a un místico viaje por las cordilleras del Himalaya.

Fenomenal noticia para la escena sinfónica la consolidación de Döxa después de cambios de formación y anteriores discos. Esperemos que no tarden tanto en seguir sacando discos pues trabajos como “To Shambhala (A pligrimage of the mind and soul)” demuestran mucho curro y mucha dedicación, pero también ese flow necesario para realizar este tipo de obras. Enhorabuena por el discazo y muchas gracias.

Luis de Juan// @SentenciadeJuan

Temas:

The god who didn´t know
Flesh awakens
Snake Charming
Bodhisattva
Lotus and the bright dawn
Last layer of heaven
Love letter to a butterfly
Wayang for westernes
The million man
To shambhala

https://es-es.facebook.com/Doxaspain/

Comparte esto: