introed Siempre es una agradable sorpresa encontrarte con una sala casi llena un domingo tarde. Edguy y Masterplan no pudieron colgar el cartel de Entradas Agotadas como si lo hicieron en Madrid, pero aun así lograron que Razzmataz2 estuviera prácticamente llena de fans, deseosos todos de disfrutar de dos de las bandas de power metal alemán con más solaz en el panorama desde hace años.
Texto: Alba Colobran
Fotos: Irene Serrano

 

Puntualmente y sorprendentemente temprano, Masterplan salieron al escenario dispuestos a dar un espectáculo sólido y contundente, que es lo que una siempre espera de ellos. Para quien aun no lo sepa, Masterplan fue fundado por el ex-Helloween Roland Grapow, y actualmente cuenta con ex-miembros de Stratovarius, Cradle of Filth o At Vance entre sus filas. Toda una garantía de sonar bien, como así fue.

01_MASTERPLAN08_MASTERPLAN14_MASTERPLAN

Masterplan optó por sus temas por laureados, como "Heroes" o "Crimson Rider", que arrancó rugidos entre la multitud. Algunos de los asistentes con los que pude conversar brevemente me confirmaron que venían principalmente por Masterplan, y que para ellos Edguy era el segundo plato. Me costó creerlo, hasta que vi que al final de Masterplan algunos optaban por irse a casa.Tras un breve discurso en el que nos contaban las palabras en español que más gracia les hacían, Masterplan continuó arrollando con "Keep Your Dream Alive", "Crystal Night" y el himno "Spirit Never Dies". Fue el momento álgido de su actuación. Puños en alto, entrega absoluta por parte del público. Nadie hubiera dicho que eran los teloneros, y todo sea dicho, se merecían ovaciones. Sonaban perfectos, sin fisura alguna, y eso que los coros de las canciones fueron todos en directo.

Un poco más tarde de las nueve, Edguy empezaron su show. Como era de esperar, con dos temas nuevos de su último y poco afortunado trabajo. Aun así "Love Tyger"y "Space Police" son de lo más rescatable y ganan mucho en directo, sobretodo gracias al carisma que Tobias Sammet despliega en el escenario. Edguy no serían lo mismo sin su fuerza, su simpatía y su energía arrolladora. El público respondió bien, a pesar de que al principio la voz de Sammet no se escuchaba del todo limpia, la cosa se arregló cuando se lanzaron con el primer clásico de la noche, "Babylon".

02_EDGUY07_EDGUY

En una ocasión leí que Sammet estaba aburrido y cansado de esa canción, y que se le hacía cuesta arriba tocarla en cada concierto. Es una canción que exige muchísimo a la voz, pero los resultados son indiscutibles: los fans la adoran y no se puede sacar del set, le guste o no al grupo. Puro power metal, el sonido que encumbró a Edguy a la fama hace ya más de una década.
Tras el subidón, Tobias se dedicó a uno de sus ya clásicos discursos humorísticos y a jugar con el público. Su desparpajo y su gracia son un soplo de aire fresco siempre (si entiendes el inglés, claro) y personalmente, a mi me arrancaba carcajadas. He visto a Edguy muchas veces y siempre me lo paso bien por la vena de bufón de Sammet.

Al parecer estaban grabando el concierto, con lo cual pidieron gritos y ovaciones para que se escuchara al público entusiasmado. Los fans se dejaron la garganta y el grupo pareció satisfecho.La histeria se desató cuando la banda tocó pequeños fragmentos de "Running Free" y "Access High", ambos de Iron Maiden, para preceder a "Superheroes". Es un tema que funciona mucho mejor en directo que en el disco, que queda algo descafeinado. Quedó claro que se ha convertido en otro clásico de la banda, puesto que el público lo recibió con entrega absoluta.

11_EDGUY03_EDGUY15_EDGUY

"Defenders of the Crown", del último disco, también parece que gustó y realmente es un buen tema para corearlo en un concierto. Tobias se dedicó a hacer gorgoritos y a hacer participar al público imitándolo. "Vaing Glory Opera" sirvió para preceder el solo de batería de Felix Bohnke, un momento que sintiéndolo mucho fue algo aburrido. Y eso que Bohnke se arrancó con la Marcha Imperial de Star Wars.

Tras el momento de descanso para el resto de la banda, Sammet pidió que le diéramos 45 segundos para cambiarse para la siguiente canción. Apareció con una chaqueta circense ochentera y nos instó a adivinar que iban a tocar. Algun iluminado ansioso gritó "King of Fools", algo que hizo reír a toda la banda. Pero no, era el momento de la cover de Falco, "Rock Me Amadeus", tras un discurso en el que básicamente Sammet decía que le daba todo igual y que si quería hacer una versión de un clásico del pop de los ochenta en clave metal, la iba a hacer y punto. Ya conocemos todos lo poco serios que son esta gente, cosa que forma parte de su encanto. La versión sonó algo descafeinada, y es que a Sammet le cuesta llegar a esos tonos tan bajos (ironías de la vida, no tiene problemas con los mas altos, como ya sabemos) y no todo el mundo pareció aceptar bien aquella nueva excentricidad de los alemanes. Personalmente, la bailé encantada.

17_EDGUY10_EDGUY

Tras el momento remember, llegó el momento de la gran balada de Edguy. Es posiblemente uno de los cortes más bonitos y conseguidos de su carrera. Hablamos de "Land of the Miracle". Nunca falla, es la gran balada del grupo. Hubo quien levantó su mechero y todo. El apoteosis final llegó de la mano de "Tears of a Mandrake". Tema que jamás debería faltar en el setlist de la banda, porque es una de las joyas de la corona, y la sala entera la cantó junto al grupo sin desfallecer e incluso tapando la voz de Sammet.

Quedaban los dos bises, que fueron "Lavatory Love Machine" y "King of Fools", ambas del disco Hellfire Club. Hubo quien se sorprendió por la elección, ya que esperaban quizás "Mysteria" o "Out of Control". Inocente de mi, yo esperaba "Avantasia". Pero no. Aun así disfrute de ambos bises. Los dos temas me aprecen básicos en un setlist de Edguy y no me hubiera ido a casa satisfecha sin ellos. Les perdono "Avantasia", que al fin y al cabo no es un tema suyo.

01_EDGUY18_EDGUY05_EDGUY

Fue un concierto un poco corto y se echaron de menos algunos clásicos, pero como siempre, Edguy dieron un espectáculo sencillo y divertido, directo a conectar con sus fans, antiguos y nuevos. Destacar de nuevo el gran frontman en que se ha convertido Tobias Sammet con el paso de los años, capaz de retener la atención del respetable en todos sus discursos e interacciones. Si alguna vez la carrera de músico no le da para más, será un fantástico cómico. Y lo digo como el mayor halago posible. En cuanto a Edguy… no volverán a ser jamás el grupo de power metal que fueron, pero seguirán dando muy buenos conciertos durante muchos años, a pesar de los discos mediocres.

Texto: Alba Colobran
Fotos: Irene Serrano

Comparte esto: