qs13A&E hablaron recientemente con Tate, sobre el trastorno con el grupo, el gran disco del 25 aniversario de la banda, el nuevo álbum de su grupo y si pensaba que los miembros originales podrían volver alguna vez.

 

El año pasado, el destino de Queesrÿche se bifurcó transitoriamente pendiente de una sentencia judicial que decidirá quién se queda con el nombre de la banda. El que fuera uno de los emblemáticas grupos de los ochenta, irrumpió en el mundo del metal en 1983 con “Queen of the Reich” y tras dos buenos discos alcanzaron la excelencia con el conceptual “Operation Mindcrime”. “Empire” fue otra gran obra de gran éxito en ventas, pero a partir de “Promised Land” y tras el abandono de Chris DeGarmo la creatividad de la banda pareció evaporarse. Salvo algún destello aislado, desde 1997 hasta ahora la banda ha ido encadenando disco tras disco, sin conseguir ni siquiera acercarse a sus creaciones de los ochenta. El pasado año la relación de personal entre su cantante Geoff Tate y el resto de la banda llegaron a un punto límite desencadenando en la marcha del frontman .Ahora además de la incertidumbre de ver quién se queda con el uso de la marca, está la competencia por ver quien despierta el interés de los fans que siguen su carrera y para ello ambas facciones han editado disco bajo el nombre de Queensrÿche de forma simultánea. Es más, incluso Geoff Tate había sacado recientemente un disco en solitario. Os reproducimos una entrevista realizada al gran cantante americano donde nos cuenta a cerca de su situación actual.

Formado en 1982, el grupo de heavy metal progresivo Queensrÿche golpeo fuerte con su tercer disco, “Operation Mindcrime”. El álbum conceptual cuenta todo el tiempo una historia y se convirtió en un éxito de platino para el grupo.

En 2012, después de los problemas en Sao Paulo, Brasil, el guitarrista Michael Wilton, el bajista Eddie Jackson y el batería Scott Rockenfield votaron para echar del grupo a Geoff Tate. Tate presentó un equivocado proceso judicial contra los miembros y pidió un auto preventivo para prohibir grabar o producir, a los otros miembros del grupo, como Queensrÿche. El auto preventivo fue rebatido por el juez, así que Wilton, Jackson y Rockenfield contrataron a Todd La Torre para reemplazar a Tate. Tate mientras tanto, contrató nuevos miembros de una banda. Ambos grupos, actualmente, están grabando y haciendo giras como Queensrÿche.

Queensrÿche, con Tate como cantante principal, actuó en el The State Theatre en Falls Church el 13 junio. Las puertas se abrieron a las 19:00h y las entradas costaron entre $32, por venta anticipada, y $35 en el día del evento.


A&E: No sé cuánto puedes hablar sobre ello, pero ¿puedes decirnos algo, desde tu perspectiva, acerca de la ruptura del grupo y cómo de dañino puede ser el tener a dos “Queensrÿches” por ahí?

TATE: Bueno, pienso que es sin duda alguna un desafío, sí. En cuanto al tema de negocios, ¿sabes? Ahora mismo estamos compitiendo entre nosotros, lo que no es divertido. Quiero decir, es muy duro ahí fuera, ¿sabes?, haciendo giras y compitiendo con otros grupos y todas esas cosas de la gira americana. Básicamente, es bastante duro hacerlo sin competir contra nosotros mismos. Sí, muy difícil. Pero noviembre es la fecha para la reconciliación, esperamos, de la demanda. Esperamos que todo haya acabado para entonces.

qstate2

A&E: ¿Cómo fue el unir un nuevo disco de Queensrÿche con nuevos miembros?

TATE: Oh, fue genial. Sí, un proyecto realmente divertido. Un proyecto muy desafiante. Inicialmente, los cuatro nos reunimos – Randy Gane y Lukas Rossi, yo mismo y Jason Slater – y escribimos canciones para el disco. Escribiéndolas, pensamos, “¿no sería divertido tener buenos músicos para tocar estas canciones con nosotros para ver dónde podemos llevarlo?” Tío, fue realmente divertido, pero un verdadero reto porque cuando quisimos emplear buenos músicos, éstos normalmente están muy solicitados. Tienen su planificación y otros proyectos en los que están metidos. Así que el reto fue poniendo a cada uno en su sitio. Fue bien. Estoy muy contento con el proyecto entero. Fue muy divertido hacerlo. De hecho, una gran experiencia.

A&E: Han pasado 25 años desde que salió “Operation: Mindcrime” y llegó a ser certificado platino – siendo el tercer álbum de estudio del grupo, ¿pensaste en que iba a triunfar de la forma en que lo hizo?

TATE: No, no. De hecho, nunca sabes estas cosas. Es algo que pasa. Por supuesto que uno se siente contento por ello. Pero, sí, ese fue nuestro primer gran disco que cautivó y gusto a las masas. Es raro que tuviese que ser ese (risas). Un disco sobre un terrorista, se convierte en el más vendido. ¿Quién lo iba a decir?

DSC_0084DSC_0116

A&E: ¿Cómo surgió la idea para la historia de “Operation: Mindcrime”?

TATE: Crecí entre los 60 y los 70, con la música y el arte de esa época. El disco conceptual fue un estilo de disco con el que muy pocos de los grupos con los que crecí participaron. Y quería llevar esa idea a Queensrÿche. Hablé de ello desde el principio, creo que desde el primer disco estaba hablando con Chris (DeGarmo), mi compañero compositor por entonces, que quería hacer esto y empecé por mostrarle los discos con los que había crecido. Encontramos un disco que ambos nos gustó y con el que crecimos, “Sgt. Pepper”, de los Beatles. Era un disco conceptual. Así que lo usamos como modelo para empezar. Teníamos que tener una historia por la que comenzar. Después de “Rage for Order”, estábamos de gira por entonces, y me quedé en Montreal cuando acabó el tour y me vino la idea de la historia. Se la transmití a Chris en Seattle cuando volví, meses después, y le gustó la idea, así que empezamos a hacerla realidad.

A&E: Parece como si te interesases un poco cuando surge lo de actuar. ¿Es algo con lo que de verdad disfrutas y piensas hacerlo una vez más?

TATE: Me gusta esa palabra, interesarse (risas). Eso lo abarca todo. He hecho un poco de interpretación en videos, por supuesto. Tuve la oportunidad de actuar en una película – ya hace unos años de ello – llamada “The Burningmoore Incident”. Hice una prueba para una parte y lo conseguí. Sí, de hecho, fue una gran experiencia y me gustaría hacer más. Fue difícil de hacer. Ya sabes, los actores, tengo mucho respeto por lo que hacen. Hay mucha gente que puede actuar y luego hay un puñado de actores excepcionales que hacen grandes cosas. Es una forma de arte propia. No es algo hecho con facilidad. Lo encontré como un reto – sentirse natural haciéndolo, pienso que tienes que meter mucho en el papel. Te da mucho que pensar. Yo interpretaba a un asesino, el papel de un asesino en serie, y de hecho, nunca había tenido experiencia en ese campo (risas), por lo que tuve que imaginarme cómo sería uno, investigar sobre los asesinos en serie, viendo entrevistas de gente, todo para ponerme en la piel de un asesino de esos. Algo así como vivir el personaje, filmamos en un edificio abandonado en Nueva York durante el invierno y fue una experiencia miserable. En ese lugar no había calefacción. Tenía generadores de electricidad porque era un edificio abandonado. Había agujeros en el techo, llovía y nevaba y … (risas). Tuve que vivir en ese medio por una semana mientras filmábamos mis partes. No me duché ni me bañé. Estaba sucio y asqueroso – encajaba con mi papel. De verdad, me sentí como… creo que me sentí como cómo se sentiría el personaje. Al final, fue como me imaginé. Fue una gran experiencia de aprendizaje y tuve que aprender muchas cosas interesantes sobre cómo estar delante de una cámara, qué hacer, qué no hacer. Tuve que aprender acrobacias y técnicas de lucha y cosas así. Fue muy agotador. Pero me divertí, de verdad que sí.

qstate3

A&E: Con “Operation: Mindcrime” algo así como prestándose a la teatralidad, ¿habéis pensado en la posibilidad de trasladarlo a un espectáculo o posiblemente convertirlo en una película?

TATE: Sí, muchas veces. Queensrÿche, de hecho, interpretó en su integridad “Operation: Mindcrime” en un espectáculo hace varios años – creo que fue en 2006. Teníamos actores y apoyos y diferentes escenarios y cosas que utilizamos en el show. Fue un gran espectáculo, muy bien hecho, pienso. Lo grabamos para un DVD llamado “Mindcrime at the Moore”. La historia ha sido, de hecho… diferentes productoras contactaron con nosotros durante años, interesados en transformarla en película. Puede ocurrir alguna vez. Sé que hubo una presentación al estilo Broadway de “Operation: Mindcrime” en los trabajos de una compañía que está escribiéndola y quiere presentarla. La parte de metraje tiene que ser hecha por varias razones. Descubrí que, lleva años que algo se convierta en película. Es un largo camino. Supone tener inversores preocupándose y centrándose en cómo presentarla, reescribirla y luego hay un montón de cosas que intervienen.

A&E: No sé cuáles son tus planes con el tiempo que te lleva preparar esto, pero ¿hay algo para ti después de Queensrÿche? ¿En algún momento dices, “He tenido suficiente. Quiero hacer algo más?”

TATE: (Risas). ¿He tenido suficiente y quiero dejarlo? (Risas). Sabes, no sé. Me gusta. Disfruto haciendo música. Escribo todo el tiempo. Tengo montones y montones de canciones y proyectos en los que estoy trabajando – ahora estoy trabajando en un nuevo disco de Queensrÿche. Empecé hace un mes. Está en proceso. Es lo que hago, ¿sabes? Escribo y compongo canciones y hago discos y toco en directo. No sé qué más decir para describirme (risas). Quizá llegue a un punto, sabes, donde esté interesado en algo más, pero que tenga pasión por hacerlo. Para mí, es importante seguir mis pasiones.

DSC_0045DSC_0103

A&E: ¿Hay alguna posibilidad, sea cual sea, de reunir al núcleo del grupo?

TATE: No creo. Creo que hemos terminado una etapa como grupo. Ha avanzado y probablemente fue demasiado lejos. Es algo bueno lo que está hecho y todos seguimos adelante. Hubiese deseado haber zanjado todo esto de una manera más amable y no ir difundiéndolo por Internet cada día. (Risas). Es algo que desearía que hubiese pasado. Pero es lo que es y trabajamos con lo que tenemos y pasamos página. Que es lo que estoy haciendo. Estoy esperando a que llegue noviembre y mientras tanto ir haciendo discos y giras, y pasarlo bien haciéndolo.