Aunque no es una época propiamente festivalera, todos los años por estas fechas se celebra en el Reino Unido el festival de AOR más importante de toda Europa, el Firefest. Con el equipaje justo, nos desplazamos hasta allí por doble motivo, porque esta edición era el décimo aniversario y también para vivir lo que, según parece, puede que sea el penúltimo año de vida de este evento, pues los organizadores ya han anunciado que en el 2014 pondrán el punto final, para desgracia de todos sus fieles fans…
Texto y Fotos: Susana Manzanares

 

El entorno no puede ser más propicio para un festival de este tipo, Nottingham, ciudad tranquila y pequeña, acoge cada año a un buen número de amantes de este género que esperan deseosos su cita anual ineludible. Rock City, una de las salas de más actividad del país, que celebra multitud de conciertos todo el año y acoge a las principales giras europeas de todo tipo de artistas, también es el lugar idóneo para celebrar el Firefest.

Un local cómodo, de fácil acceso, buena visibilidad y un sonido realmente excelente hace que se reúnan todos los factores necesarios para disfrutar de tres días de auténtica pasión por el rock melódico, porque eso es lo que sienten todos que allí se congregan, bandas y público, una pasión desbordada que se masca en el ambiente.

El viernes, que en la mayoría de los casos suele ser el día ‘flojo’ de todo festival, en este caso sucede todo lo contrario, fue el primero de los tres en colgar el SOLD OUT, imaginamos que porque el cabeza del primer día sería HAREM SCAREM y por contar con otras dos bandas de tremendísimo tirón actualmente en el género como son WET y WORK OF ART…

Lamentablemente y por motivos logísticos, nuestro plan de viaje no nos permitió llegar a tiempo de ver la primera banda, THE MAGNIFICENT, pero por fortuna, llegamos puntuales a ver a la siguiente, EDEN’S CURSE, que acudían por primera vez a este festival presentando su cuarto trabajo ‘Symphony Of Sin’.

Desconocemos que tal fue el sonido con los anteriores, pero la primera impresión fue de nada bueno para lo que acostumbra a ofrecer esta sala. Muy bajo, poco claro y algo embarullado apenas se oían las guitarras y las voces, por lo que, a pesar de que la banda tiene repertorio de sobra para contentar al fan más despistado, no pudo lucirse como se merecía. Aun así, defendieron su actuación correctamente y dentro de lo breve de la duración, no más de 40 minutos era lo establecido para prácticamente todas las bandas, sonaron temas como ‘Fly Away’, ‘No Holy Man’, ‘Unbreakable’ o la coreada ‘Evil &Divine’, single de su último trabajo en el que presentan a su recién estrenado vocalista de origen serbio Nikola Mijic, que la verdad es que encaja bastante bien en la formación y también en el directo. Como guinda del pastel, la colaboración de una de las damas del AOR, ISSA, como invitada especial en ‘Angels & Demons’.

Un telón que separaría público de escenario durante todas las pausas del festival, dio paso tras unos minutos de rigor a la siguiente banda en aparecer en esta edición, que no en el festival, pues WORK OF ART ya pisaron estas tablas el año pasado y se los esperaba de nuevo con los brazos abiertos.

Desde que comenzó su andadura en 1992, a WOA no cabe duda que se los quiere mucho dentro de este género y además sus seguidores pueden llegar a ser tan incondicionales que el hecho de que parte de lo instrumental y de coros lo lleven pregrabado no les importe nada en absoluto. Ahí entramos en el dilema, muchas bandas hacen uso de estos recursos por diversos motivos, por dimensiones del escenario, por condicionantes de cualquier tipo por parte de los músicos… No se trata de no llevar nunca nada pregrabado, porque a veces es imposible, pero… dónde está la frontera? esa fina línea que separa hasta dónde es aceptable y dónde se están pasando…? En este caso, no era por espacio, por los músicos tal vez?… se me escapan las razones… En cualquier caso, la actuación de WOA fue como era de esperar, algo más que bien recibida, todo eran brazos en alto en la sala, no me cabe ninguna duda de que algo tuvieron que ver con el sold out del viernes…

Algo similar percibí con WET, los siguientes en salir… Era lo más parecido a fenómeno de masas a pequeña escala que he visto últimamente. Soto es mucho Soto, y la expectación creada era de lo más apabullante. Me atrevería a decir que en ningún momento del festival vi la sala tan abarrotada como cuando tocaron ellos. Volviendo al tema de antes, los pregrabados, experimenté cierta preocupación sobre si esto sería la tónica general del festival… dos bandas seguidas y en este plan, hizo que me entrara una especie de ‘miedo’ por lo que vendría en los días sucesivos.

A pesar de ello, sin llegar a ser esta banda una de mis preferencias musicales, no sería justa si dijera que el concierto estuvo mal porque tampoco es eso, para mí fue simplemente correctillo sin más. Reconozco que la situación favorecía para quedarte con una buena impresión del concierto ya que todo ayudaba, el sonido había mejorado sensiblemente con respecto a los anteriores y el ambiente y calor del público es algo que se hace notar y es bastante contagioso, pero… yo soy más de autenticidad sobre el escenario y de artificios… los justos.

Tras WET le tocaba el turno a DARE, otra de las bandas fetiche del rock melódico. Raro es quien no quiera verlos aunque se quede sin cenar, a pesar de que todo aquel que haya visto a la banda en directo, ya sabe lo que se puede encontrar… Totalmente previsibles no suelen salirse de su línea, la misma que llevan desde hace años y de donde parece que Darren no tiene intención de salir ni de utilizar aunque sea un poquito, su capacidad de sorprender pero cosas de la vida, esta vez sí que hubo un pequeño toque diferente a lo que viene siendo habitual, un par de temas de su álbum “Blood from Stone”, que se agradecen.

Por lo demás, no faltaron ‘Abandon’, ‘Beneath The Shining Water’ o ‘Into The Fire’, las que podríamos llamar de las ‘imprescindibles’ como otras muchas que lamentablemente se quedaron fuera debido a lo ajustado del tiempo, pero ya podrían haber colado algo de Thin Lizzy… aunque hubiera sido a costa de quitar otra que tampoco hubiera pasado nada! DARE es una banda que genera opiniones para todos los gustos, hay quien adora sus discos pero no acaban de llenarles en directo completamente y les pueda resultar algo tedioso por momentos… quizás yo me encuentre en ese bando… pienso que, entre otras cosas -que por cierto fue algo que comentamos entre varios de los que estábamos allí- la banda ganaría mucho en el escenario si llevara bajo, peeeero… el de gales manda, así que…

Llegamos al final de la primera jornada y a los primeros cabezas de cartel, HAREM SCAREM. Para cuando llegó su turno, el sonido ya había mejorado pero sin llegar a ser del todo bueno ni de lejos. Con algo menos de público que con WOA y WET que, como se suele decir vulgarmente lo ‘petaron’ y lo cual me resulta cuanto menos sorprendente, nuestro ya amigo el telón cayó y tras él puntuales y resueltos, aparecen los canadienses a ofrecer, o al menos intentarlo, lo mejor de ellos mismos y de su bien nutrida y variada discografía que se remonta ya a unas cuantas décadas atrás. De ahí también que me resulte curioso e inexplicable que Harem Scarem tuvieran un ligero menor aforo que otras bandas que no tienen ni la cuarta parte de historia ni de discos, sobre todo en este género, donde, por suerte o por desgracia, se es minoría pero fiel a muerte con sus clásicos, a veces hasta incluso demasiado…

Encontré a la banda en muy buena forma, pero como digo, el tema del sonido les hizo un flaco favor… ojalá hubiera sonado todo mejor y haber podido disfrutar plenamente de temas tan bien hechos y con tanta clase, ‘If There Was a Time’, ‘Sentimental Bulevard’ o mi favoritísima ‘No Justice In The World’… con un impecable estado vocal de Harry Hess, el siempre buen hacer de Pete Lesperance a la guitarra y un Darren Smith que no se conforma con ser un estupendo batería, sino que además también es un estupendo vocalista, una delicia escucharle…

Debo decir a título personal, que el de Harem Scarem acabó siendo el concierto que más me gustó del día a pesar de tener mis expectativas puestas en otras bandas como Eden’s Curse, por aquello de la curiosidad de ver qué tal se desenvolvía el nuevo pero… suele pasar que luego las cosas no son como uno piensa.

Primer día superado, una cena reparadora y fuerzas recuperadas para ponerse en marcha al día siguiente, que nos esperaba más y… ¿mejor…? Pronto la crónica y fotos de las bandas del sábado, que a muchos -incluida yo- les trajo lo mejorcito del festival…

Texto y Fotos: Susana Manzanares

Comparte esto: