Gluecifer + Kosmik Boogie Tribe – 24 de Octubre 2019 – Sala Apolo (Barcelona)

Catorce añazos. Catorce. Ese ha sido el tiempo que Barcelona ha estado sedienta de Gluecifer. En Septiembre de 2005 la banda noruega liderada por Biff Malibu y Captain Poon #1 King of Rock (fuck yeah) hacía su última gira por nuestro país justo antes de separarse de manera definitiva. El gran boom del rock escandinavo de finales de los 90 había ya cubierto su ciclo, y bandas como The Hellacopters o Backyard Babies estaban un poco de capa caída. El capitán regresó con Bloodlights, un proyecto que nunca acabó de cuajar, y los fans de la banda madre suspirábamos por poderlos ver de nuevo algún día.

48969119933_eb5fbe8aeb_o48969119918_19cf454cfa_o48969840567_4a2d4504c4_o

El milagro se obró en 2018 cuando el Azkena Rock Festival anunció de golpe y porrazo que Gluecifer volvían al ataque para tocar en el festival. La banda anunció un puñado de shows más, especialmente en Oslo, y los fans nos llevamos la alegría de la década. Solo faltaba que volvieran para hacer shows en salas, y el proceso ha culminado con Gluecifer tocando en la sala Apolo de Barcelona, repasando todos los rincones de su solidísima discografía.

Para la ocasión, abrieron fuego Kosmik Boogie Tribe, otra banda noruega de Oslo que calentaría motores con su punk rock de factura ramioniana y acedecera. Liderados por Thomas Brenna a la voz (también cantante de los excelentes Lonely Kamel), venían a presentar su último trabajo «We’re not Here to Fuck Spiders» y desde luego que no fue eso lo que hicieron.

48969331881_211447f863_z48968786643_89fa27d7de_z48968786998_99c67c8625_z

El público era muy escaso al iniciar su show, pero poco a poco la sala se fue llenando y la música de KBT acabó contagiando al respetable, entre el que se contaban algunos fans de la banda. Desde 2002 la banda ha editado un buen puñado de discos, así que hubo donde elegir para el setlist. El humor es un componente muy importante en la idiosincrasia de KBT, pero no hicieron gala de él esta noche. Se limitaron a subir al escenario, hacer su trabajo y dejar paso a las estrellas de la noche.

Sin nuevo disco que presentar, estaba claro que Gluecifer nos iban a masacrar con un setlist a base de hits, y que me aspen si no fue así. Raldo Useless, Danny Young, Biff Malibu, Captain Poon y el nuevo bajista Peter Larsson se subieron a las tablas entre vítores de un público hambriento de Gluecifer, y la ceremonia dio comienzo con dos pepinacos del que fuera su último trabajo «Automatic Thrill» (2004): «Call from the Other Side» y al himnaco «Car Full of Stash». El primer impacto que recibe uno es el de una banda en plena forma, engrasadísima y muy lejos de la sensación que cabría esperar de unos tipos que, en su mayoría, han estado bastante inactivos en el mundillo durante casi 15 años. El sonido, impecable; la actitud, la de siempre (es decir, inmejorable) y las canciones… pues ahí estaban dos bombazos como «Get the Horn» y «Easy Living» (que suelen ser de la parte tardía del setlist) para que nos diéramos cuenta de que venían en serio a arrasar con todo.

48968786823_ee8d6785e8_z48969507432_d23265659e_z48969331816_9f7b3058b1_z

Biff Malibu está en un estado de forma vocal envidiable, y su carácter chistoso sigue siendo el alma de la fiesta: al no saber cómo se dice «aplaudir» en castellano o catalán, el hombre lo llama «El Clapo» y se queda tan ancho. Y es entonces cuando el show entra en un tramo imparable con el favorito de la concurrencia, «I Got a War», que nunca falla, y empalmando con hits de años pretéritos como «Leather Chair» (sorpresón) o «Evil Matcher» (aún más sorpresón) en el que la banda casi suena como los Metallica del «Kill ‘em All» con los ritmos speedicos y solos con wah-wah.

Apolo ya es una fiesta por todo lo alto, y los allí presentes pudimos viajar al pasado viendo los característicos gestos y molinillos de Raldo Useless con su guitarra, las hostias que le pega Danny Young a los parches y el buen hacer del joven Larsson al bajo. Malibu y Poon son dos tipos con carisma y llevan el peso del show en momentos esperadísimos como «Automatic Thrill», «Brutus» o la salvaje «Bossheaded» que abría s mítico disco «Sparing With Eagles at Night to Rise With the Pigs in the Morning» (1998) y con el que la sala se vino abajo.

48968786588_032af1e059_z48969507272_f41527cae7_z48968786753_be02e16a0b_z

Hubo tiempo para un bis más y así pudimos disfrutar de Gluecifer más tiempo gracias a «Year of Manly Living» (siempre me pareció un temazo) y la dupla de «Desolate City» y la versión del «Nice Boys don’t Play Rock ‘N’ Roll» de Rose Tattoo que nos llevó al éxtasis colectivo y sirvió pare cerrar una velada inolvidable. La mayoría vinimos cargados de nostalgia y con ganas de revivir el pasado, y nos dimos de bruces con una BANDA en plena forma que vino a matar… y mató. No sé si esta nueva etapa de Gluecifer va a coger inercia o se quedará en conciertos esporádicos para contentar a los fans, pero si lo que está por venir está a este nivel, lo esperamos con los brazos abiertos, desde luego.

Texto y fotos: Edko Fuzz

Setlist Gluecifer

Call from the other side
Car full of stash
Get the horn
Easy Living
Reversed
Not Enough for You
I Got a War
Leather Chair
Ducktail Heat
Evil Matcher
Shaking so Bad
You Keep me Up All Night
Brutus
Automatic Thrill
Take It
Here Come the Pigs
Black Book Lodge
He’s a Whore
Bossheaded
Year of Manly Living
Desolate City
Nice Boys don’t Play Rock ‘N’ Roll