Ahora que está próxima la visita a nuestro país del trío guitarrero G3 formado esta vez por Joe Satriani, John Petrucci y Uli John Roth, es buen momento para revisar, lo que es hasta ahora el único trabajo en solitario de John Petrucci que salió al mercado allá por 2005, es decir, hace trece años. Un disco que además de estridencia y virtuosismo también irradia emoción y pasión, no se trata sólo de tocar rápido y espectacular, si no de transmitir sentimientos y esa es una de las virtudes de John Petrucci .

Toni Marchante

Es importante situarnos en el contexto de cuando se generó, un álbum que se lanzó al mercado el 1 de marzo 2005 y que permitió a Petrucci formar parte del G3 del año 2005 acompañando a sus amigos Steve Vai y Joe Satriani durante el mes de mayo, en una breve gira en la que contaron con la colaboración de grandes músicos con Mike Portnoy, Jeff Campitelli y Jeremy Colson a la batería, Tony McAlpine, Dave Weiner y Galen Henson reforzando las guitarras y Belly Sheehan , Matt Bissonnette y Dave LaRue al bajo, este último fue quien se ocupó del bajo en la grabación de este disco que nos ocupa salvo en la canción “Tunnel Vision”.

Hablamos de un John Petrucci situado tras el álbum “Train of thought” y a pocos meses de lanzar “Octavarium” junto a su grupo Dream Theater, aquel Petrucci de pelo corto, nada que ver con la imagen del Petrucci actual de frondosa melena y barba. John se ocupó de la producción y Kevin Shirley de la mezcla. Además del mencionado Dave LaRue al bajo contó con el excepcional Dave DiCenso a la batería configurando así un trío excepcional tal y como se percibe en el álbum.

El disco se compone de ocho canciones más bien de duración larga, completando una hora de magnífica y variada música instrumental donde la guitarra es la protagonista. Lo primero que oímos tras darle al play, como reminiscencia al último trabajo de su banda en aquel momento (“Train of thought”) es “Jaws of life”, los riffs lo delatan. Probablemente el tema más metalero del disco en cuanto a densidad, John despliega toda su artillería y virtuosismo en un entorno espectacular creado por el bajo de Dave LaRue que da cuerpo a las estructuras con su bajo sin necesidad de teclados y un Dave DiCenso que nos hace preguntarnos cómo no estuvo entre los aspirantes a sustituir a Portnoy en Dream Theater.

“Glasgow Kiss” es sin duda uno de los grandes temas de este larga duración, porque describe muy bien el estilo del autor, digitalizaciones sobre el mástil, melodías bien moldeadas y conversiones orgánicas; los amantes de Dream Theater se sentirán muy identificados con las evoluciones que se suceden en esta canción. De nuevo el trabajo de DiCenso y LaRue espectaculares, sobre todo de este último. “Tunel Vision” es un corte donde John experimenta con sonidos más modernos, lo cual lo hace absolutamente innovador. El uso de varios matices electrónicos con Tony Verderosa en el remix nos muestra cómo se puede mezclar el metal con otros sonidos más distantes.

“Wishful thinking” es una balada de diversas capas melódicas que siempre me recordó mucho al estilo de Marty Friedman; se trata del el tema donde quizás se derroche más sentimiento y pasión por parte del guitarrista, un tema donde trata de tocar la fibra sensible, aunque la parte final sea más un despliegue de técnica. “Damage control” nos recuerda mucho en cuanto a su estructura a las composiciones de Steve Vai, pero evidentemente con un estilo completamente diferente. Un corte que se va desarrollando por diversos escenarios sonoros, sin un estribillo definido, una experiencia donde se observa que el guitarrista domina cualquier escena que se le presente. Y si el anterior nos recuerda a Vai el siguiente “Curve” huele a Satriani con mucha intensidad. Una canción basada en una base rítmica más bien lineal, donde Petrucci va desatando toda su magia y artificio. Insertado como a la mitad, podemos oír un excelente duelo DiCenso-Petrucci de muchos quilates digno de reseñar.

“Lost without you” nos sitúa en el momento más tranquilo no por ello menos espectacular, del guitarrista americano, una auténtica delicia para los oídos con muchos matices blues y jazz apuntados por el bajo de LaRue . Esta delicia nos lleva al final con el tema más largo del disco “Animate-Inanimate”, que supera los once minutos y que nos empieza a conquistar con toques de guitarra orientales dejándonos de nuevo cantidad de recursos y de formas de entender este instrumento que definen a uno de los mejores guitarristas de rock del panorama mundial.

“Suspended Animation” es un disco instrumental de Master Guitar a la antigua usanza, una joya para los amantes de la guitarra donde se puede conocer las prestaciones de John en aquel tiempo, pues como todos los músicos van evolucionando y van cambiando. Se trata de un disco variado, nada monótono del que podremos escuchar algunos temas en la próxima visita de G3 a nuestro país que serán los próximos 6 de abril en el Palacio Euskalduna (Bilbao), 7 de abril en el Auditori CCIB Forum (Barcelona) y el 9 de abril en el WiZink Center de Madrid. John Petrucci comentó a algunos medios a finales del pasado año que tenía material para su segundo álbum en solitario, pero no sabemos si llegará a tiempo para disfrutar de nuevo material en la gira. Por otro lado, como podéis ver en el video de “Damage Control” registrado en la gira americana que está teniendo lugar, John se acompaña de Mike Mangini (Dream Theater) a la batería.

Temas:

1. “Jaws of Life” 7:29

2. “Glasgow Kiss” 7:48

3. “Tunnel Vision” 6:35

4. “Wishful Thinking” 7:28

5. “Damage Control” 9:15

6. “Curve” 6:22

7. “Lost Without You” 4:56

8. “Animate-Inanimate” 11:38