Vaya racha buena que llevamos los aficionados al maravilloso rock progresivo que factura Asfalto y, por ende, al desarrollado por su alma mater Julio Castejón. En menos de dos años hemos tenido la suerte de degustar el sobresaliente “Crónicas de un tiempo raro”, acompañado del maravilloso DVD “Sold out” y, ahora, para poner punto y aparte, el bueno de Julio retoma su etapa en solitario con un excelente disco que lleva por título “El mono loco”.

Luis de Juan// @SentenciadeJuan

Que Julio Castejón está viviendo una etapa dulce es indudable. Es más que evidente que su capacidad creativa fluye de manera inagotable, pero eso no es óbice para afirmar, sin miedo a equivocarnos, que estos últimos años está que se sale. Obsesionado con la elegancia a la hora de componer, parece que haya hecho un pacto con el diablo y que todo lo que sale de su pluma es oro puro. Con el último trabajo de Asfalto todavía dando vueltas en nuestro reproductor, paramos las rotativas, dejamos para mañana cualquier nuevo lanzamiento y nos dejamos llevar por el buen hacer, la clase, el hechizo y la seducción de un nuevo disco de Julio Castejón; a pecho descubierto, un placer auditivo que garantiza dos elementos a partes iguales: sentimiento y calidad.

Como hemos adelantado, el cd lleva por título “El mono Loco” y para la ocasión Julio, que toca el teclado y, solo ocasionalmente la guitarra, se ha acompañado de José Martos a la batería, Josele Megía al bajo, Gustavo Martín a la guitarra y Lorenzo Ascona al saxo. De la producción y mezcla se ha ocupado el propio Julio Castejón que, como él mismo afirma, lo ha gozado y disfrutado de manera desmedida, ¡hace bien, qué coño!

Muy destacada es la edición del disco en formato físico, curradísima, minimalista, muy bonita; facturada en formato digi pack con un art work de lujo elaborado por el genial Fernando Navarro “Nanderas”. Es bestial en su integridad pero, puestos a destacar, debemos referenciar su portada en la que se muestra al pobre mono loco observando su teléfono móvil sentado encima de todo el conocimiento posible, triste metáfora, aunque, la contraportada nos deja un hálito de esperanza; que la hay, siempre la hay.

El disco da comienza con la canción que da nombre al disco “El mono loco” que es, con mucho, la canción más extensa del disco. Se trata de un tema soberbio, cien por cien Asfalto; un ritmo directo y progresivamente acelerado completado por un excelente teclado va marcando la pauta en la misma. Chapó. La parte estrictamente lírica supone una relajación musical, mientras Julio nos detalla el late motiv de la canción. Una preciosidad. Hacia mitad de la canción se desarrolla un apartado más contundente y progresivo para terminar con un pasaje más triste y oscuro. Un escándalo. “Hombre a la deriva” está marcada por el rock más clásico, directo, con una compacta base rítmica y mucho punteo de guitarra. Pisamos un poco el freno con la melancólica “La vida continúa”. Al son del piano Julio detalla una preciosa y triste historia con un esperanzador final. Una preciosidad.

Cuentos de invierno” recupera la esfera de Asfalto. Un tema bonito y elegante muy setentero con un deje prog bien chulo. “Compañeros” es otra de esas maravillas que brotan de la mente de Julio Castejón, un tema elegante, extremadamente bonito, una de esas historias de todos los días que se convierten en relatos maravillosos en la voz de nuestro protagonista. Vaya gozada. “Siluetas discretas” es intimista, los pensamientos de su autor salen a borbotones en forma de música… de excelente música. Es menester reiterar una obviedad, las historias que narra Julio Castejón son maravillosas y es que tiene una increíble capacidad para trasmitir.“Lana” vuelve a recuperar un rollo más alegre y marchoso. Una canción ágil y ligeramente veloz que nos narra la historia de una mujer cualquiera, pero con soberbia maestría, convirtiéndolo en algo ser digno de ser narrado. Otra canción intimista y personal es “Personajes”. Una preciosa balada con un inesperado final.

Vamos finalizando con “Mi lado mejor” que es uno de los temas que más me ha gustado. No se puede contar tanto en tan poco. Una canción con muy bien ritmo, un gran pre estribillo y un complejo estribillo. Pura actitud para con la vida. Pone punto y final al disco la bonita “Reflexión” que, con ese título, poco podemos decir. Las reflexiones de un genio merecen ser escuchadas y no narradas por alguien como yo.

Una vez más, Gracias Julio.

Luis de Juan// @SentenciadeJuan

TEMAS:

El mono loco
Hombre a la deriva
La vida continúa
Cuentos de invierno
Compañeros
Siluetas discretas
Lana
Personajes
Mi lado mejor
Reflexión

www.juliocastejon.com

https://www.facebook.com/juliocastejon/


ir?t=es=1&l=alb&o=30&a=B07HN42K1Lir?t=es=1&l=alb&o=30&a=B000Q7ZGAGir?t=es=1&l=alb&o=30&a=841659628X