Rock the Ring – 21 de Junio’19 – Hinwil (Suiza)

Maxxwell

La segunda jornada del Rock The Ring, a excepción de Saxon y JD Miller, estaba enteramente dedicada a bandas nacionales, lo cual nos sirvió para conocer unas cuantas y constatar que hay rock en Suiza más allá de Gotthard y Krokus. Así pues, nuestra primera banda fueron los potentes Maxxwell y su contundente heavy metal que ha ido evolucionando con el tiempo. De empezar hace unos años haciendo el más puro hard rock clásico hasta llegar a nuestros días a cotas más potentes y alternativas incluso con algún toquecillo hardcore pero sin perder esa esencia inicial y melódica con la que lo encajan perfectamente, una combinación nada fácil pero que les queda de maravilla y así lo demuestran en su estupendo directo.

48255523647_231f6171b1_z 48255454341_e3334acdd6_z 48255523752_596b68fb32_z

La banda se centró principalmente en su más reciente trabajo Metalized editado el año pasado y del cual sonaron temas como ‘Hurricane’, ‘Back Again’, ‘She Is Mine’, ‘Independent’, ‘Queen of the Night’ o la propia ‘Metalized’ que da nombre al disco, aunque hubo tiempo para repasar parte de sus trabajos anteriores como ‘Heads or Tails’ o ‘Slapshot’. Maxxwell ya nos han visitado en alguna ocasión pero no es una banda que se prodigue mucho por nuestro país, así que esperemos que vuelvan pronto -a ser posible en sala- o no tendremos más remedio que volver a salir para verlos de nuevo…

Susana Manzanares

Vanish

Las colas en la entrada que comentábamos en las primeras impresiones nos hicieron perder a los primeros Underskin pero si que llegamos para ya estábamos listos para los siguientes del Bstage, los locales Vanish. El grupo presentó temas de su último disco titulado “The insanity abstract”, un estilo curioso ya que mezcla varias cosas: metal melódico, con algo de progresivo y un poco de metal alternativo, está bien hecho pero no supone ningún tipo de originalidad, así que por eso entendemos que solo tengan ese disco editado y les falte aún evolucionar en su carrera.

48255516587_b109e18746_z 48255447196_11708b5f66_z 48255447216_9cfd89a99d_z

Algunos de los temas que tocaron fueron “Somewhere along the line”, “The pale king”, “Disbelief” o “Follow” en un concierto que destacó su cantante Bastian Rose por su variedad de registro y los guitarras del grupo por aportar la técnica a las canciones, mención aparte a su bajista, Andreas Armbruster implicado y dándolo todo desde el principio. Si hacemos caso al cartel de la gira europea de Rage, los tendremos con ellos el próximo mes de Febrero en España… veremos en que acaba la cosa. Sin duda al grupo le irá bien la experiencia y rodar en el escenario para quitarse todas esas influencias de encima.

David Aresté

Saxon

A los de Biff Byford les tocó lidiar con los niños mimados del festival, Krokus y Gotthard… así que aunque venían celebrando los 40 años de su “The Eagle has landed” y poder ser los cabezas de cartel (como iban a ser en Barcelona), les tocó salir a media tarde con una hora de actuación, dejándonos un poco a medias. Aunque bien es cierto que no será porque no les hayamos visto poco, pero siempre es digno de ver tal disposición de darlo todo en el escenario como si fuera el primer concierto de la banda.

48255453876_5b27923f6a_z 48255523267_b7713d2efc_z 48255454026_a8a3bfe4d8_z

Los ingleses (el propio Biff bromeó que eran los únicos que no eran de Zurich) editaron el año pasado su último “Thunderbolt”, pero como es obvio primó el aniversario del “The Eagle has landed” y solo tuvimos el tema que le da título a ese último disco… como era de esperar la colección de clásicos que soltaron (quizá como en cada concierto) fue de categoría.

“Wheels of Steel”, “Denim and Leather”, “Solid Ball of Rock” o “Princess of the Night” entre otros hasta llegar a una docena hicieron las delicias de los más clásicos de la audiencia y quizá los más metaleros del festival ya que son canciones intergeneracionales y gustan a cualquier tipo de público. Como dato afectuoso y entrañable para estas leyendas, cuando tocaron “They Played Rock and Roll” en homenaje a Lemmy y sus Motörhead Biff vió entre el público a alguien con una cazadora con varios parches de ellos y uno gigante en la espalda y se la pidió para que se la pusiera Doug, mientras que luego él hizo lo propio con un chaleco de Saxon, todo lleno de parches de la banda (bromeando también sobre quien llevaba a la espalda, que si eran los fucking Def Leppard)… al acabar el concierto firmaron todos el chaleco de Saxon y lo devolvieron a su propietario.

48255454086_142c83f6d1_z 48255523512_4f4e6c2141_z 48255454221_6c86ab9e3e_z

Como decimos nos faltó el remate por parte de estos ingleses incansables… Byford y su voz inagotable, Paul Quinn y su ímpetu como si fuera su primer concierto, la locura innata de Nibbs Carter y la sobriedad y elegancia de Doug a la guitarra y Nigel a la batería hacen de Saxon algo inigualable e incansable, quizá básicamente porque aman lo que hacen y como decía Biff lo harán hasta que le quepan chalecos como el que se puso. Larga vida.

David Aresté

Krokus

Suponemos que la veteranía ejerció un papel importante para que Krokus acabase siendo cabeza de cartel del segundo día del festival, aunque no montasen algo tan exclusivo como iban a hacer sus paisanos casi italianos Gotthard. Sea como fuere, iban a salir a las 21h para celebrar su tour de despedida (?) y desgranar una vez más sus clásicos ante el público de su casa.

48255519062_d794e2c275_z 48255519097_4219ab3b1c_z 48255449571_62761ac406_z

Como es obvio, cientos de camisetas de Krokus poblaban el recinto junto a las de Gotthard para ver uno de los grupos más importantes del país. Aparecían en gira especial como decíamos, así que no escatimaron en gastos con pirotecnia, proyecciones, bola gigante de espejos… y tanto se gastaron que no tuvieron para poner ningún frontal en las luces, viéndose solo luces de fondo rojas, lilas y verdes… posibilitando la visualización del show. Aunque bueno, quizá sea la tónica de sus conciertos ya que en el pasado Rock Fest hicieron lo mismo.

Pasaron de la docena de temas para ofrecernos su “Headhunter”, “Rock ‘n’ Roll Tonight”, “Hellraiser”, “Eat the Rich” o “Screaming in the Night” por decir alguno en que como decimos celebraron todos los asistentes como grandes clásicos de la banda sonora de su vida. No sabemos el motivo, pero el grupo recurrió a tres versiones: el “American Woman” de The Guess Who, el “Rockin’ in the Free World” de Neil Young y “Quinn the Eskimo (The Mighty Quinn)” de Bob Dylan.

48255519232_797ca62f7e_z 48255449626_971fec3f90_z 48255760606_449946bb8f_z

Show solvente y que ya vamos viendo festival tras festival, ya nos pasó con Loudness de ver una incipiente aparición de la banda en todos los festivales, y con Krokus ha pasado algo parecido… pero esta vez parece ser que se retiran, así que suponemos que está más que justificado que este año estén en varios festivales de verano. Veremos en que acaba la cosa, sin más unos grandes que saben que funcionan y ya van con el piloto automático puesto.

David Aresté

Jd Miller

Siendo sinceros nos esperábamos algo muy raro bajo este nombre de cantautor de AOR que hubiese acabado por cierta discográfica italiana… De hecho, en lo de AOR no nos equivocábamos ya que han llamado al trío (trío en el festival, les debió faltar un guitarra) como los que practican el AOR más pesado. Sin llegar a los 10 años en activo, tienen ya dos discos (con el tercero a punto de salir del horno) en el mercado y supuestamente, si también hacemos caso al cartel de la gira europea de Soto también vendrán con él por España después del verano.

48255447236_820e12ec52_z 48255516647_1b5578df56_z 48255516672_5385ac4377_z

El grupo como decimos hizo un repaso a los temas de sus últimos lanzamientos durante su actuación siendo un gran escaparate para su propuesta aunque les tocó entre “los dos cabezas de cartel” y por eso tuvieron que implicarse mucho más. Sobretodo Peter Halldén a las voces, que además de salir más que elegante se marcó un gran show tanto a nivel interpretativo como vocal. Sus compañeros hicieron lo propio con una gran base rítmica como contraste al ritmo melódico y vitalista de las canciones.

Valen mucha la pena y esperamos que les pase algo para que sean reconocidos a nivel europeo que es donde tienen que estar, haciendo sus propias giras como cabezas de cartel.

David Aresté

Gotthard

¿Un acústico a las 23h de la noche? ¿Y como show para un cabeza de cartel? Sólo podían hacerlo Gotthard, y solo podían hacerlo aquí… en su casa. Con motivo de la salida de la segunda parte de su entrañable Defrosted (a los 25 años de sacar la primera), Leoni y compañía se han liado la manta a la cabeza para desplegar de nuevo lo que fue la grabación de ese disco para revivirlo en directo en Hinwil como un show especial y exclusivo bajo el azote sin piedad de una intensa lluvia que sólo perdonó el principio del concierto.

Como era de esperar, tampoco repararon en gastos y se trajeron un teclista, un percusionista, dos coristas y una sección de vientos, focos especiales al final del escenario y todo, hay que decirlo, dos innecesarias máquinas de humo, aunque esta vez sí… todas las luces del escenario principal apuntando hacia ellos. Complementos todos más propios de un show intimista y de sala adaptados perfectamente para que pudiese trasladarse a un gran aforo y de festival que dio un buen resultado para muchos temas, pero para otros quizá no tanto.

48255454531_685b585b91_z 48255523887_b10414ac78_z 48255454621_122cc93773_z

Es de agradecer que Leo Leoni trajese una electro-acústica y nos ofreciese también sus acordes con distorsión y darle un poco más de cuerpo a las canciones y no rebajar la intensidad de todos los conciertos que estábamos viendo a lo largo del día, aunque eso sí, no en todos los temas. Con Leo sentado a la izquierda del escenario y a la derecha en sus puestos Freddie Scherer y Marc Lynn también sentados en sendos taburetes, dejaban el espacio central para que Nic Maeder se moviera a sus anchas por el escenario, el único al que por su papel de frontman se le permite en este formato. Nos sorprendió y no sabemos el motivo por el cual no estaba Hena Habegger a la batería, pero en su lugar y supliéndolo con un papel más que digno durante toda la noche estaba Dani Löble de Helloween, curioso fichaje para la ocasión.

Algo tan exquisito y elegante solo lo podrían hacerlo alguien con su clase pero como es evidente, las adaptaciones acústicas no todo el mundo se las toma de la misma manera e incluso a ciertas canciones, para mi gusto no a todas les sienta bien. Aunque me gustaría, no acabo de encontrarle su sitio a tambores caribeños y maracas para un tema como ‘Hush’, tengo que educar más el oído para eso… Así que tuvimos aciertos como ‘Sweet Little Rock’n’Roller’, ‘Heaven’, ‘One Life One Soul’ o ‘Remember It’s Me’, otros algo menos como un tanto extraño ‘Lift u Up’ y otros que perfectamente se podrían haber ahorrado… como ese ‘Hush’ o un ‘Anytime Anywhere’ con… castañuelas?. Una mezcla de sentimientos, grandes canciones de hoy y siempre que la banda nos hizo recordar, pero con el corazón dividido.

48255453736_b619c815a1_z 48255453776_6b57eef0f6_z 48255453826_f738666207_z

En resumen un gran concierto de una gran banda que supo resurgir de sus cenizas como su Firebird, más experimentada y madura con un gran trayectoria a la que esperamos poder seguir muchos años más, que saquen nuevo material (si puede ser eléctrico) y nos ofrezcan de nuevo tal como son, han sido y serán siempre Gotthard, enormes.

Susana Manzanares

Comparte esto: