Kissin’ Dynamite + Blackrain – 22 de Octubre 2019 – Sala Nazca (Madrid)

Dejaron buenas sensaciones abriendo para Powerwolf y había que darles una oportunidad a Kissin’ Dynamite en su gira propia presentando su último “Ecstasy” por España.

Texto: David Aresté
Fotos: Susana Manzanares

El panorama no era muy alentador ya que en Madrid se presentaban entre semana, lloviendo y con fútbol por la tele, muchos elementos para para quedarse en casa o acabar en el bar y no pasando frío en la cola de la sala antes de entrar. Pero hasta cierto punto no fue así ya que tuvieron una entrada más que decente aún teniendo todos esos factores en contra. Para abrir la noche estaban los franceses Blackrain, con más de una década a sus espaldas y 6 lanzamientos editados. No conocíamos al grupo y sin duda fueron uno de esos que nos sorprendió como grupo invitado y nos quedamos con ganas de más. Comenzaron la noche con “ Chant des Allobroges”, el himno nacional de la Saboya francesa ya que ellos son de allí para dar paso a su concierto. Venían a presentar su último disco “Dying Breed” en el poco rato que tuvieron encima del escenario, poco rato y poco espacio ya que la Sala Nazca da lo que da.

49194408127_36b42bf49b_o49193709913_3a6acaba2f_o49193709848_a0dedee661_o49194210891_88f2c77747_o

Los franceses que entrarían en la categoría de aquellos grupos de “juventud divino tesoro” salieron a por todas desde el primer tema para levantar al público y ponérselo difícil al grupo principal ofreciendo un show intenso y electrificante. Su fórmula? Para nada complicada, poses y gestos de toda la vida con “Dirty”, “Girls”, “Fuck yeah”, “Rock your city” o similares en las letras de sus canciones. Típicos tópicos del rock que siempre gustan mientras sean un tranvía que te pasa por encima. Esperamos que vengan pronto con su gira propia y nos divirtamos con ellos.

Nos comentaba en el transcurso del concierto de KD, el propio Hannes que se estuvo a punto de cancelar el concierto por unos problemas con las luces de la sala, pero al enterarse de que había venido gente de Francia y Argentina para ver el concierto salieron sin importar las condiciones y además entre semana y lloviendo, tenían que salir sí o sí. Se cambió el equipo de BlackRain y dejó un poco más de espacio para KD, que de primeras simplemente se veía encima de los amplificadores dos cartuchos de dinamita como única escenografía para el concierto, muy lejos de los escenarios que les estamos acostumbrados a ver por sus redes sociales..

49194407927_1138e66f1f_o49194407917_51e57432fc_o49193709723_951678911d_o

Si creíamos que Blackrain se lo iban a poner dífícil, es que no les prestamos mucha atención a su concierto de La Riviera, entre tanta luz roja y el gaseo que sufrieron durante su actuación. Desde el primer tema todos los allí presentes corearon cada una de sus canciones, liderados por un Hanne derrochando carisma y buen humor hacía su público. Estribillos fáciles, coreables consiguiendo una gran comunión entre banda y público son las bazas de un grupo que tiene todo para llenar salas, pero todo a su tiempo…

Como decíamos, venían a presentar su “Ecstasy” y es donde centraron su repertorio con temas como “Breaking the silence”, “Heart of stone” o “Waging War”, además hicieron otro buen repaso a su anterior “Money, Sex & Power” tocando temas como “Six feet under” o “Sex is war” . Tuvieron como invitada a Anna Bruner de Exits of Eden para cantarse con Hannes “Sleaze Deluxe”, “Ecstasy” o “Flying Colours” como fin de concierto. No se amilanaron por ser una sala pequeña, y sacaron su piano en la balada “”, o el trono en “I will be king”… muestras de un grupo que se toma en serio lo que hace y quiere agradar tanto visual como musicalmente.

49193709658_4ffcc01688_o49194210721_c8167e87b0_o49194210691_ba5afac8f6_o

Vimos a la banda mucho más compacta que con Powerwolf y Amaranthe, dando un concierto más que notable y agradando del primero al último que estaba allí. Hannes lo dio todo y más, flanqueado por x e y a las guitarras y x al bajo que no pararon de moverse en todo el concierto. Quizá no fueran las mejores luces, pero el sonido si respectó el concierto de la banda llevándonos una buena impresión de sus temas. Desde atrás x a la batería se encargó de darle a los tambores y suponemos que disparar los samples del grupo, como decimos les acompañó Anna Brunner a las voces muy comedida en su puesta en escena pero efectiva en todo lo que cantó.

Si Blackrain apuntan maneras, KD lo están haciendo mucho más. Esperamos que los primeros sigan viniendo ya que están aquí cerca, y los segundos esperamos que sigan evolucionando y que ya les pertoque un aforo mayor ya que es por donde se están moviendo y será por algo, pero todo a su tiempo. Sin duda un gran resultado, por ser un martes lluvioso. Felicidades a todos.

Texto: David Aresté
Fotos: Susana Manzanares