Editor's Rating

7.5

El segundo trabajo de estudio de Laments of Silence certifica que el quinteto catalán es uno de los más dignos exponentes de la tradición escandinava de death metal melódico dentro de nuestras fronteras. Sin inventar nada particularmente novedoso, los de Reus han conseguido juntar en "System Failure" un puñado de temas sólidos y pegadizos de gran calidad instrumental y compositiva que no tienen nada que envidiar a muchos grupos contemporáneos internacionales con mucho más renombre.

Albert Vila

Aunque a algunos estos Laments of Silence les puedan sonar a grupo relativamente nuevo, los de Reus ya llevan más de diez años labrándose un nombre en el underground y demostrando ser siempre una opción más que fiable a la que recurrir cuando ha hecho falta telonear a bandas reputadas de melodeath internacional como Mercenary, Norther, Catamenia o Scar Symmetry en los tramos españoles de sus giras. A pesar de su longevidad, System Failure es únicamente el segundo larga duración de la discografía de los catalanes, después de que su début, titulado Restart Your Mind, fuera publicado en 2010. Durante estos seis años los miembros de Laments of Silence no se han dormido en los laureles y en este nuevo trabajo dan un decidido paso adelante respecto a su entrega anterior, tanto por calidad de las canciones como por nivel instrumental y de producción.

Su fórmula está bastante clara: death metal melódico y moderno de inspiración escandinava, generosamente producido y con abundancia de teclados, sintetizadores y arreglos de todo tipo. Estrofas con voces rasgadas y más o menos guturales intercaladas con estribillos limpios, melódicos y pegadizos con cierta inspiración metalcore, reminiscentes de otras bandas surgidas durante este siglo como podrían ser los propios Scar Symmetry, Sonic Syndicate o MyGrain. Evidentemente, en última instancia los grandes referentes aquí siguen siendo los In Flames o Dark Tranquillity de cuando empezaron a abrir su abanico de sonidos a primeros de los dosmiles, y en algunos momentos esta influencia e inspiración es tremendamente reconocible. Laments of Silence no se trata del grupo más original del mundo, incluso los podríamos considerar un pelín genéricos, pero lo que hace que destaquen por encima de un mar de grupos es aquello que separa a las buenas bandas de las que no lo son tanto: las canciones son excelentes, estan bien pensadas, fantásticamente construidas y perfectamente ejecutadas.

Os voy a decir la verdad: después de una primera escucha pensé que estos chicos querían sonar demasiado a otras bandas dentro del estilo, y no me dió la sensación de que System Failure fuera a aportarme mucho ni a causar en mí una impresión demasiado profunda ni duradera. Pero lo que son las cosas, las repetidas vueltas han hecho que me enganchara bastante al disco, y especialmente a algunos temas que me resultan particularmente inspirados y pegadizos. Es posible que la voz limpia, que tiene un tono bastante bonito, pudiera trabajar un poco más su pronunciación (me recuerda algo a la de Persefone, otro grupo grandioso en el que el acento tan español en las partes melódicas me chirría un poco). La voz rasgada, en cambio, es magnífica: potente, agresiva y poseedora de un rango excelente. A nivel instrumental es imposible encontrar ninguna queja, ya que el trabajo de todos los músicos es sobradamente solvente. Aunque quizás por momentos el disco peca de demasiado denso y sobreproducido, con multitud de capas y arreglos, no es algo exagerado ni que se haga molesto.

El disco empieza con "Memories of Tomorrow", una intro épica de talante atmosférico y casi élfico, con coros y ambientación angelicales, que temáticamente quizás no tiene mucho que ver en un disco mayoritariamente urbano y humano, pero que musicalmente está indudablemente bien. Rápidamente aparece un agresivo sintetizador para romper con ese tono melancólico y onírico y dar el pistoletazo de salida a "Burn It All", un tema que comienza de forma bastante alternativa y que tarda pocos compases en establecernos el patrón y el estilo que van a seguir las demás canciones de este disco, un patrón del que tampoco se aleja muchísimo "A New Down", un tema excelente y riquísimo en matices que, a parte de las referencias obvias a In Flames, me ha recordado a bandas de un perfil algo más core como podrían ser los americanos Himsa.

Esta claro que la fórmula tiene momentos más afortunados que otros, y lo inspirados que sean los estribillos tienen mucho que ver en el éxito y el nivel de memorabilidad que vaya a tener cada una de las canciones. En mi opinión, las que acaban resultando mejor en este sentido son sin duda "Rise Again" (quizás el tema más pegadizo de todos, con un estribillo melódico absolutamente infeccioso), "Welcome to Hell" (que además tiene un bridge bastante interesante) o "Land of Misery", con un tono especialmente épico que empieza con un punteo de bajo acústico de inspiración ligeramente maidenesca sin dejar de recordar también a temas acústicos de los primeros Dark Tranquillity y que supone otro de los grandes momentos del disco. Incluso alguno de los estribillos que a priori no me convencen tanto, como podría ser el de "Silent Revolution", acaba pareciéndome aceptable tras unas cuantas escuchas.

Si bien la línea de continuidad se mantiene durante todo el disco y los temas no son espectacularmente diferentes entre ellos (incluso en duración), estos estribillos pegadizos, casi todos ellos perfectamente resultones, suponen hitos muy útiles para diferenciar claramente unos temas de otros, despertando y motivando al oyente. "When Everything is Destroyed" es Dark Tranquillity 100%, sobretodo en su parte inicial, y es otro de los temas más completos del disco, con una parte final dramática a lomos de un excelente punteo melódico y muy lírico. "Dying Inside" tiene un sonido algo distinto al resto del álbum, cosa que es normal si tenemos en cuenta que se compuso, grabó y sacó como video hace ya más de dos años. Aunque no supone un cambio radical respecto al resto del disco y la estructura sigue una línea parecida, en general es un tema bastante más duro y de inspiración más hardcore que lo que auntaba lo que hemos visto hasta aquí, con unos juegos instrumentales y de melodías muy elaborados.

Es posible que Laments of Silence no se convierta en un grupo imprescindible para aquellos con conocimientos avanzados en el mundo del death metal melódico, ya que no hay nada aquí radicalmente diferente a lo ofrecido por muchas otras bandas. Pero estos mismos fans del estilo sabran apreciar la calidad de las canciones que el quinteto de Reus es capaz de ofrecernos en este System Failure. Por lo que se refiere a mí, es una banda que conocía bastante poco y que han conseguido que mantenga el ojo abierto para ver si añaden fechas a mi alrededor. Si son capaces de plasmar en directo la riqueza instrumental que nos ofrecen aquí, me parecen un grupo muy a tener en cuenta.

Albert Vila

Temas:

1. Memories of Tomorrow (2:12)
2. Burn it All (4:45)
3. A New Dawn (4:45)
4. Rise Again (4:05)
5. Welcome to Hell (4:33)
6. Lost in Time (4:46)
7. Silent Revolution (4:02)
8. Land of Misery (4:41)
9. 24 Hours (3:54)
10. When Everything Is Destroyed (5:16)
11. Dying Inside (4:06)

Videos:


Comparte esto: