intro

Los Leyenda han tardado unos cuantos meses en presentar en Madrid como es debido su último trabajo “Ciudad del Caos”. Pero mejor tarde que nunca, y visto el resultado, han dado de pleno organizando las cosas con calma. También acertaron escogiendo a los grupos que les acompañarían esta noche.
Nacho Jordán

Save Us se enfrentaron al desconocimiento que la mayoría de los asistentes tenía de su música. Están formados por Juan Diego Ortihuela a la guitarra, Ivan en el bajo, Nitro a la batería y Fran Melero como cantante. Podemos decir que lo suyo es una especie de power metal al que le falta un poco de comercialidad. Venían a presentar su último trabajo, “Renowatio”, y también sonaron temas de sus tres discos anteriores. Por espacio de 50 minutos fueron animando a un público que, como decimos, mayoritariamente no les conocía. Tuvieron buen sonido, exceptuando unos problemas con el micro de la batería que les obligaron a parar dos ó tres veces. Sin dejarse dominar por los nervios, salieron adelante con calma y profesionalidad. Además de composiciones propias como “En Soledad”, “Querer Y No Poder” o “Contradicción”, se metieron definitivamente a la gente en el bolsillo con una excelente versión de “The Trooper”. En “Te Quiero A Ti” subió al escenario el padre de Juan Diego, Miguel Ángel Ortihuela, guitarrista a su vez de la banda Alborde. En total nueve temas aprovechando muy bien el tiempo disponible.

Ya casi había dejado de entrar gente cuando salieron a la palestra Save Us. Muchos fueron expresamente para ver a la banda de Juan Olmos y su rock and roll energizante. Al principio se encontraban en el escenario sólo el líder y sus tres acompañantes, después se incorporó para algunas canciones un segundo guitarra. La primera gran sorpresa fue la aparición del legendario Julio Castejón, con el cual interpretaron “Es Nuestro Momento”. En otra de las canciones el escenario fue totalmente invadido por un montón de actores maquillados.

leyenda7leyenda8

No podía faltar el ex-socio de Punto De Mira, el gran Javier Mira, que se quedó para tocar “Mil Caras” y unos cuantos temas más. Era sin duda la noche de los invitados, el camerino debería parecer el camarote de los hermanos Marx. Como si no hubiera habido suficiente, un total de ocho féminas de distintas bandas de nuestro rollo se subieron a cantar y tocar en “Nuestra Generación”. Enumerarlas a todas sería un poco engorroso, quizá la que más sorprendió fue una Leonor Marchesi inmune al envejecimiento. En la recta final se volvió a la formación básica de cuatro músicos, y después de los intensos momentos vividos el ritmo descendió un poco, aunque nada pudo quitarnos lo ya disfrutado.

leyenda9leyenda10

Los continuos cambios en nada han afectado a la calidad en directo de Leyenda. Su líder, el cantante y guitarrista Antonio, a lo largo de todas las etapas de la banda siempre ha sabido rodearse de músicos excelentes, y en la formación actual todos se empeñaron muy en serio en demostrarlo esta noche. Era la presentación a lo grande de “Ciudad Del Caos”, aunque no faltaron canciones de ninguno de los otros tres discos.

Tras “Esmeralda”, “Sonríes A Medianoche” y “Entórname Los Ojos” pudimos comprobar que tampoco se habían quedado cortos a la hora de traer invitados. Al igual que en otras ocasiones, Dani Aller de Ars Amandi ayudó con sus voces en “Más Allá Del Fin”. Pero no fue el único. En “Quiero Alcanzar Todos Mis Sueños” apareció de improviso y sin que nadie lo presentara Ignacio Prieto, de Atlas y Eden Lost. Por si no fuera bastante, en “Besos De Serpiente” se incorporó un coro de tres guapas vocalistas. Al final fueron pocas las canciones que Leyenda interpretó sin acompañantes, “Soy Yo” y “Desierto De Hielo”, las cuales aun si apoyos les quedaron impecables. Tanto Ignacio como las tres coristas volvieron a salir en dos temas más cada uno, “Tierra Prometida” y “Ciudad Del Caos” el primero, y “Torre De Marfil” y “Horizontes” las segundas.

leyenda12leyenda13

Para la recta final dejaron “Mr. Oscuro” y “Cazador”, que fue el broche final de hora y media que nos dejó agotados, aunque muy contentos y jurándonos que tampoco nos los perderíamos en la próxima ocasión.

Nacho Jordán