No se me vaya a enfadar nadie con el titular porque, a poco que conozcan la trayectoria de los históricos OVERKILL, seguro que sabrán interpretar este jocoso juego de palabras que no pretende otra cosa que celebrar el trigésimo aniversario de la publicación de aquel perfecto “THE YEARS OF DECAY” que los de New Jersey lanzaban en el año 1989 como cuarto larga duración de su carrera, convirtiéndose automáticamente en su disco más exitoso hasta ese momento (y seguramente también posteriormente).

Marcel.lí Dreamevil

Aunque seguramente sobre mencionarlo, OVERKILL son una de las bandas precursoras de ese género llamado thrash metal y junto a otras bandas de la época como puedan ser TESTAMENT, EXODUS, SLAYER, METALLICA, MEGADETH o ANTHRAX, fueron uno de los responsables de la explosión del género. Si bien es cierto que nunca llegaron a situarse en aquel famoso BIG FOUR, no menos cierto es que su primera demo “Power in Black”(1983) ha sido considerada como una de las primeras muestras de eso llamado thrash.

Si tuviéramos que hablar de honestidad, capacidad de resistencia, lucha, constancia y tesón, eso, sin duda alguna, es lo que definiría la trayectoria de OVERKILL. Afortunadamente, y como dice el refrán, quien la sigue la consigue, y desde que en el año 2010 ficharan por Nuclear Blast para publicar esa obra de arte del género llamada “Iron Bound”, su reconocimiento internacional no ha parado de crecer. Prueba de ello es el recientemente anunciado KILLFEST 2019 que nos brinda la oportunidad de disfrutar, nada más y nada menos que de OVERKILL, DESTRUCTION y FLOTSAM AND JETSAM en un mismo evento. Casi nada.

lAjQTnx

Por eso, esta ha sido la ocasión ideal para recuperar aquel fabuloso “THE YEARS OF DECAY” que, todo sea dicho de paso, fue el disco con el que conocí a la banda. Anteriormente OVERKILL ya llevaba publicados tres discos, a saber, “Feel The Fire” (1985), “Taking Over” (1987) y “Under The Influence” (1988) y en todos ellos hallaremos grandes clásicos de la banda como puedan ser “Rotten to The Core”, “In Union We Stand” o “Hello From The Gutter” (por nombrar uno de cada disco), pero lo cierto es que con este cuarto lanzamiento la banda, por aquel entonces formada por los sempiternos Bobby Blitz, D.D.Verni acompañados de Bobby Gustafson y Sid Falck, como digo, los de la calavera voladora se lucieron.

El disco fue producido por Terry Date (PANTERA, WHITE ZOMBIE, SLIPKNOT) y supuso un gran salto cualitativo en el sonido de la banda. Este disco transmite la agresividad propia del thrash, cargado de rabia y rudeza pero con una gran técnica, cambios de ritmo, progresiones varias y diversidad compositiva. Dicho de otro modo, y para que se entienda fácil, en este disco podemos encontrar trallazos de la talla de “Time to Kill” con esas fantásticas líneas de bajo marcando todo el tema , la increíble “Elimination”, con ese irrepetible riff que ha provocado que este tema que no haya vuelto a faltar en ninguno de sus conciertos, “I Hate”, con esos ritmos entrecortados de guitarra que parecen hachazos a la hora de acompañar los furiosos gruñidos de Blitz escupiendo ese explícito estribillo o “Nothing to die for”, con una implacable batería marcando un ritmo imbatible. No obstante, también hallaremos otros cortes algo más lentos pero, a su vez, muy bien elaborados y, en su época, muy innovadores como es el caso de “Playing with Spiders/ Skullkrusher”, en el que D.D.Verni se luce al bajo para dar paso esa tenebrosa “Skullkrusher” que, desde luego, transmite exactamente el significado de su título. En total, más de diez minutos de tema en el que el conjunto de la banda se explaya demostrando todas sus capacidades.

FK7Odxe

Podemos seguir con ejemplos de temas realmente sobresalientes como es el caso de “Who tends the fire”. Se trata de un medio tiempo que dura más de ocho minutos y que va progresando hasta que a partir de la mitad la batería coge velocidad y las guitarras vuelven a cortar el aire acompañando la particular voz de Blitz que siempre parece estar más que enfadado. Y siguiendo con los medios tiempos nos encontramos con otra pieza realmente épica como es la que da título al álbum. Otros ocho minutos de sinfonía progresiva thrasher. Resulta verdaderamente curioso que años más tarde METALLICA publicara su Black Album y acabaran encumbrados en lo más alto con ese disco en el que, casualmente, apostaban por temas más largos y también más lentos. Una lástima que OVERKILL no obtuvieran semejantes réditos cuando, de hecho, queda acreditado que ellos lo hicieron antes. Claro que, seguramente, si eso hubiese pasado, tal vez los OVERKILL de hoy no sonarían como están sonando.

Llegando ya al final del disco, y tal y como estaba marcado en los cánones de la época, todo buen disco debía acabar con un bombazo. OVERKILL, hasta entonces, tenían por costumbre acabar sus discos con una canción titulada “Overkill”. Sin embargo, en este cuarto disco dejaron de lado esa opción – hubiese tenido que titularse “Overkill IV” – y decidió titularlo “E.vil N.ever D.ies”, siendo, precisamente, uno de los temas más agresivos del disco y que sirvió perfectamente para dejar claro que pese a los anteriores temas largos y densos, la rabia de OVERKILL seguía intacta. La de veces que habré estado a punto de romperme el cuello cabeceando con la progresión que coge este tema a partir del minuto 4 cual locomotora cogiendo velocidad hasta llegar a estamparse contra un muro…para atravesarlo.

iruhavq

En definitiva, se cumplen 30 años de un disco que, para muchos, siempre ha sido considerado como el mejor trabajo de la banda hasta que llegara el también aclamado “Iron Bound” (2010). Aun así, ningún disco de OVERKILL consiguió superar la creatividad e innovación de “The Years Of Decay”. En cualquier caso, lo cierto es que pese a los años, esta banda cuyo nombre significa “el uso de fuerza o acción excesiva que va más allá de lo necesario para lograr su objetivo”, sigue en plena vigencia y, como decía anteriormente, embarcados en su KILLFEST 2019 así que ya nos queda poco para corear con ellos aquello de “…WE DON’T CARE WHAT YOU SAY…FUCK YOU!!!”

Marcel·lí Dreamevil

Comparte esto: