Los Barones – 15 de Noviembre 2019 – Sala Razzmatazz 2 (Barcelona)

El renovado proyecto de Sherpa, Hermes Calabria, ambos miembros de la etapa dorada de BARÓN ROJO, junto a Sergio Rivas y Marcelo Calabria (hijo de Hermes), sigue cosechando éxitos con la gira NO HABRÁ FINAL en la que presentan esa especie de auto tributo denominado LOS BARONES en cuyos conciertos se dedican a interpretar los grandes éxitos de los BARÓN ROJO de la época 1981 – 1989, a saber, etapa en la que Sherpa y Hermes fueron miembros de la reputada formación y en la que, sin ningún género de dudas, los madrileños cosecharon su mayor gloria.

Texto: Marcel.lí Dreamevil
Fotos: Vicente Ramírez

Habiendo hecho ya una primera avanzadilla en tierras catalanas con su reciente y exitosa actuación en el festival ROCKFEST de Santa Coloma, en la que, recordemos, Campuzano y compañía tuvieron la gran suerte de poder tocar ante tres mil personas, la banda que hasta hace bien poco era conocida como SHERPA y que luego se ha rebautizado como LOS BARONES, decidían volar sobre la sala Razzmatazz 2, con capacidad para mil personas, siendo capaces de llenarla en su práctica totalidad con un público entregado al 300% desde el primer acorde.

49081556916_7a1407b857_o49081759737_aed003d33d_o49081557001_40288756ba_o

Como digo, y a diferencia del aforo que solían congregar en sus bolos como SHERPA, el atractivo que supone el haber reinventado esa banda para darle ese lavado de cara y ese nuevo formato es algo que les está suponiendo un gran éxito y reconocimiento a estos veteranos de la música y prueba de ello fue la gran afluencia de seguidores que decidió acercarse a la sala para mostrar todo su apoyo a tan luchadora banda.

Sin teloneros y con puntualidad inglesa, a las 20:45h la banda salía al escenario para interpretar su primer gran éxito de la noche con “El malo” (Metalmorfosis, 1983) al que le seguiría, a modo de presentación, el sempiterno “Barón Rojo” (Larga Vida al Rock and Roll, 1981). El nuevo tema “Vive hoy”, compuesto expresamente para marcar el inicio musical de este nuevo proyecto, supuso el tercer corte de la noche para seguir con “Son como hormigas” (Volumen brutal, 1982) y esa letra inmortal “¿Cuándo recibiremos alguna buena nueva del poder? ¿Cuándo? Creo que nunca, pues desde siempre nos tocó perder” que todos los allí presentes nos encargamos de corear como si no hubiera un mañana.

49081759387_34443ea301_o49081759422_27418a1f2e_o49081032308_52a1a27646_o 49081556356_cd9af4176b_o

El show iba ganando temperatura y aunque, evidentemente, la movilidad de Sherpa queda lejos de lo que hacía antaño en el escenario, lo cierto es que su rango vocal está a muy buen nivel, siendo así más que capaz de defender estos viejos clásicos, muchos de ellos grabados hace más de 30 años para una garganta tres décadas más joven.

Sonaban a continuación dos grandes temas de aquel “En un lugar de la marcha”(1985), a saber, “Breakthoven” con toda la sala berreando aquello de “navega por ahí un tipo original que dice ser genial” y la poderosa “No ver, no hablar no oír”, tema rescatado por Sherpa y los suyos y que supuso para el que firma estas letras la mayor sorpresa del show puesto que se trata de uno de los temas favoritos de este fiel seguidor.

49081557001_40288756ba_o49081557276_f47d3a6492_o49081032708_219b9f1341_o

Llegábamos al ecuador del concierto con una especie de “parón” con dos temas que, personalmente, creo que podrían haberse ahorrado y substituirlos por “Tierra de Nadie”, “Mil años luz” o “Paraíso Terrenal” que, precisamente, fueron los tres temas que quedaron fuera del setlist de Barcelona y que marcó la diferencia con sus recientes descargas en Pamplona y Madrid. Así, “Por vez primera” (Obstinato, 1989) y “Se escapa el tiempo” (Metalmorfosis, 1983) pasaron un poco como sin pena ni gloria entre un público que ansiaba clásicos de mayor repercusión que esos dos viejos temas. Aún así, aplaudo la valentía de LOS BARONES por reivindicar todas sus creaciones.

Superado ese pequeño bache, Sherpa y los suyos volvieron a despegar con una perfecta “Con botas sucias” (Larga vida al rock and roll, 1981) y la no menos histórica “Campo de concentración” (Barón al Rojo Vivo, 1984) precedida de la instrumental “El barón vuela sobre Inglaterra” (Volumen brutal, 1982). El público a estas alturas de la actuación ya estaba absolutamente rendido a los pies de una banda que, gracias a sus dos jóvenes y virtuosos guitarristas, hacían que los viejos clásicos gozaran de un sonido renovado y rejuvenecido.

49081759532_e3d974cdab_o49081557071_feea0bc46c_o49081032478_5368f7696d_o

Le llegaba el turno al momento más emotivo de la velada con, seguramente, la mejor balada de BARÓN ROJO. “Siempre estáis allí” (Metalmorfosis, 1983) supuso que a más de uno le cayera la lágrima. Cantar “No habrá final porque yo sé que siempre estás allí” acompañando a Sherpa fue un momento sencillamente mágico y que supuso la comunión de todos los allí presentes con el espíritu que transmiten los actuales BARONES. Honestidad, sinceridad y una actitud que destilaba un agradecimiento más que creíble.

Finalizaron el concierto con un trío de ases, como no podía ser de otro modo. Sonaron de este modo “Cuerdas de acero” (En un lugar de la marcha, 1985), “Concierto para ellos” (Volumen brutal, 1982) y su mítico estribillo también cantado por todo el respetable a pleno pulmón “En cada concierto de Rock & Roll, las campanas doblan por Bon Scott. Por Janis, Lennon, Allman, Hendrix, Bolan, Bonham, Brian y Moon”. Por último le tocó el turno a “Larga vida al Rock and Roll”, de su homónimo disco debut de 1981, interpretado a las voces por Sherpa, Marcelo y Sergio. Otro momento mágico a la hora de corear aquello de “Tú que piensas que ya se acabó, manifiestas un claro desdén por lo que el Rock and Roll representa, más él no morirá, ¡apuesta!” . ¡CUÁNTA RAZÓN!

49081760032_5c239b1985_o49081557221_d3decdcb5a_o49081032878_a0cb2d3e7b_o49081032453_f81df007d2_o

Entre aplausos y gritos, y a sabiendas que aún quedaba algo de cuerda, la banda, habiéndose ya despedido volvió al escenario con el bromista Sherpa diciendo aquello de “pa qué gritáis tanto si ya sabíais que volvíamos”. ¿Cómo iban a marcharse sin tocar “Hijos de Caín” (En un lugar de la marcha, 1985)? ¿Cómo iba a ser posible largarse de ahí sin romperse las cervicales con el “Resistiré” (Volumen Brutal, 1982)? Por supuesto que las tocaron, y lo hicieron de manera magistral. Digna mención al discreto Hermes, que como todos sabemos últimamente está pasando un bache con su visión la cual cosa le ocasiona ciertos problemas de movilidad. Ahora bien, una vez sentado a las baquetas, qué manera de tocar señores! ¡De diez!

Ahora sí, a punto de apurar las dos horas de concierto, llegaba el momento de despedirse y qué mejor manera de hacerlo que con el himno “Los roqueros van al infierno” (Volumen Brutal, 1982). Un tema que todos recordamos en su versión en directo de aquel “Barón al rojo vivo” en el que, a mitad del tema, Sherpa jugueteaba con el público a eso de cantar coros. Qué guasón Don José Luís Campuzano a la hora de cambiarnos la letra “Que risa me da esa falsa humanidad, de los que se dicen buenos. No perdonarán mi pecado original de ser VIEJO Y BARBUDO. Si he de escoger entre ellos y el Rock elegiré mi perdición. Sé que al final tendré razón ¡Y ellos no! ¡MI ROLLO ES EL ROCK!”.

49081556851_31d2330627_o49081032363_a692b8f6f9_o49081759927_bb5a364a13_o

Acabada la actuación, y como muestra de su humildad y su deseo de agradecer al público el apoyo recibido, el propio Sherpa anunció que en cuestión de minutos la banda al completo bajaría del escenario para hacerse fotos y charlar con los fans que así lo desearan. Qué gran honor supuso poder saludar en persona a tan semejantes músicos que, a pesar de los años, siguen mostrando una nobleza y honestidad dignas de mención.

Las comparaciones son odiosas pero seguro que el lector, posiblemente fan de las dos formaciones, o lo que es lo mismo, del legado de la formación dorada de BARÓN ROJO, querrá saber cual de las formaciones lo hace mejor en directo a día de hoy. Evidentemente esa respuesta depende mucho del observador pero cada uno puede dar su opinión. Si bien es cierto que en breve BARÓN ROJO estará en Barcelona con motivo de su gira de despedida y que lo hará en la sala grande de Razzmatazz (con doble capacidad que la que nos ocupa), no menos cierto es que LOS BARONES demostraron esta noche tener un altísimo nivel que bien les podría suponer ser declarados vencedores de esta especie de duelo latente entre ambas formaciones (al menos en cuanto a nivel vocal se refiere). Indiscutiblemente lo suyo hubiese sido una reunión final ya que, como digo, Hermes y Sherpa ayudarían, y mucho, a subir el nivel del directo de “los hermanos” pero, visto lo visto, nos vamos a tener que quedar con el plan B de cuidar a las dos mitades de BARÓN ROJO a partes iguales.

49081032153_4259e47827_o49081032193_c8afb5e915_o49081032218_fa55159b8e_o

Como conclusión, y tal y como ya dejaron entrever en RockFest 2019, LOS BARONES demuestran tener fuerza y capacidad suficiente como para seguir defendiendo su propio legado y hacerlo de forma muy digna. Si tuviera que resumir su actuación en tres palabras creo que elegiría, ROCK, ILUSIÓN y HONESTIDAD.

Texto: Marcel.lí Dreamevil
Fotos: Vicente Ramírez

SET LIST:

El malo
Barón Rojo
Vive Hoy
Son como hormigas
Breakthoven
No ver, no hablar, no oír
Por vez primera
Se Escapa el tiempo
Con botas sucias
El barón vuela sobre inglaterra
Campo de concentración
Siempre estáis allí
Cuerdas de acero
Concierto para ellos
Larga vida al Rock and Roll
Hijos de Caín (bis)
Resistire (bis)
Los Rockeros van al infierno (bis)