introSi hace pocos meses os hablábamos del nuevo trabajo discográfico de una de las bandas mas emblemáticas del Punk Americano, el pasado viernes tocaba defender a capa y espada el mismo, algunos necesitábamos saber si serian capaces de registrar en directo su “nuevo sonido” y sobretodo ser solvente. La inclusión de solos de guitarra por parte de Dez Cadena nos pilló por sorpresa a más de uno y el resultado, os lo contaremos a continuación.
Texto:Sixx
Fotos: Joaquín Loro

Una vez más y como pasara en anteriores ocasiones, se jugaba al despiste con la sala donde tendría lugar la actuación de los de Lodi. Hasta tres cambios de sala se producían para rematar la jugada en la sala Copérnico de Madrid.Pasaban algunos minutos de las 8 de la tarde cuando saltaban al escenario la joven banda Beretta Suicide. Poco curriculum tiene la banda salvo la edición de un EP en el pasado año y unos cuantos teloneos a bandas del calibre de L.A. Guns, UK Subs o la banda de Sorry, el bajista de los Wildhearts. Con tan solo un año de vida, a Beretta Suicide les han dado la oportunidad de 5abrir durante la gira española de Misfits. Oportunidad que no supieron aprovechar y eso que durante su actuación la sala ya estaba a medio gas. Bien es cierto que el sonido que les dejaron a Beretta era muy triste, casi nulo y es ya casi en la última canción cuando todo empezaba a sonar algo mejor. Beretta Suicide se preocuparon más de aprender algunas palabras en nuestro idioma que de aprovechar el poco tiempo que te puede quedar para estas ocasiones.

Tras unos tres cuartos de hora escasos, Beretta Suicide se despedía del público brindando por esta nueva oportunidad que les habían concedido y que a buen seguro cuando pillen algo más de carretera sabrán aprovechar en condiciones.

Llegaba el turno de Juicehead, otra banda Norteamericana apadrinada por Misfits records y que refuerza el catalogo de este sello junto a Balzac y Osaka Popstars. Desde Chicago, este power trio practica un Punk melódico muy accesible y que saben defender con corrección sobre las tablas. El sonido seguía siendo nefasto, pero Rob y los suyos intentaban solucionarlo todo sobre la marcha dando indicaciones de lo que les faltaba y que les sobraba sobre el escenario. No había que ser muy espabilado para darse cuenta de que ninguna de las dos bandas había tenido ocasión de probar sonido, pero Juicehead intentó controlar la situación y arreglo medianamente la hecatombe sonora que había en la sala a la mitad de su show.

Poco antes de las diez de la noche, los de Chicago daban por finalizada su actuación y se procedía al cambio de backline. La primera sorpresa de la noche fue cuando pudimos comprobar que Misfits traía el montaje que están llevando durante esta gira salvo un par de detalles.

Poco a poco se iban desvelando los misterios que cubrían esas lonas negras que ocultaban algo durante la actuación de Beretta y Juicehead. En el fondo un gran telón de dimensiones gigantescas que por cuestiones obvias no pudieron desplegar en su totalidad, aun así veíamos la calavera creada para la ocasión por Arthur Suydam, protagonista del nuevo álbum de los de Lodi. Tanto Jerry Only como Dez Cadena venían provistos de buen material para destrozar la sala con un buen muro de amplificadores que flanqueaban los lados del escenario.

El reinado del terror iba ya ha comenzar, las luces de la sala se apagaban y Eric Arce junto a su alter ego el Chupacabras, presidian la sala desde lo alto de un torreón muy siniestro en el que apenas le faltaban un par de dedos para que tocara techo.

Tormenta, rayos, truenos, la intro de su ultimo álbum y hielo seco inundaban el escenario de la Copérnico mientras el trio iba tomando posiciones ante el griterío del personal. Personal que por cierto abarrotó la sala Madrileña y lo más curioso era la gente tan distinta que se daba cita en la sala.2

Ya se intuía “The Devil’s rain” en la sala, y digo se intuía porque el sonido seguía siendo nefasto. No ayudaba mucho la ecualización de Misfits que por regla general no suele dejar prisioneros con el bajo de Jerry Only tan distorsionado.Por delante quedaría un set list de 34 canciones y una hora y media de show en los que no había tregua alguna. Pocas charlas entre canción y aprovechando el tiempo al máximo al más puro estilo Ramones.

El show se basó prácticamente en dos partes, la primera de ellas tocando casi íntegramente su nuevo disco y en el mismo orden. Todavía Jerry Only tenía la fuerza suficiente para no flaquear con su voz y la gente tímidamente coreaba los temas de este “The devil’s rain”, pero sin parar un momento. La segunda parte del set list daba comienzo con otro clásico que esta vez sí ejecutaron en directo y no la suplieron por viejas grabaciones, y es que el delirio estaba a punto de comenzar.

Con “Abominable Dr. Phibes”, el público asistente se volvió literalmente loco y se rendía a los pies de los de New Jersey.Fue en este momento cuando a Jerry ya se le empezaba a notar la falta de voz en los que se conjugaron un par de factores. Primero, el sonido de la sala seguía siendo horrible y en algunos momentos costaba incluso descubrir que estaban tocando. Segundo, la gente literalmente tapaba la voz de Jerry Only, incluso con momentos en los que el frontman dejaba que fuésemos nosotros los que marcásemos las pautas, cosa que como buen profesional que es supo aprovechar al máximo y así poder tomar impulso de nuevo. Y es que no es fácil enfrentarse a un set list de casi cuarenta canciones.

Con “American psycho” y “Dig up her bones” de la era Graves, llegamos a un punto de no retorno en el que solo se veía gente en volandas y pogos, algo que un servidor hacía mucho tiempo que no veía.Tampoco faltaron grandes clásicos de estos iconos del Punk como “Halloween”, “Skulls” o “Where the eagles dare”, para sorpresa esta ultima que no se prodiga mucho en los set lists de la banda.

Llegamos al momento de los bises donde todavía quedarían tres balas más en la recamara después de un espectáculo con nota. Llegaba el momento de “descending angel” muy coreada también junto a la parte medio tierna en clave de clásico de los 50’s con “Saturday night” donde Jerry Only termino de darlo todo antes de entregarnos al más absoluto delirio con el tiro en la nuca, le llegaba el turno al epitafio de la noche con el clásico entre los clásicos, y es que no podía faltar “Die, die my darling” para un fin de fiesta en toda regla.

Las luces se encienden y las viejas costumbres no se pierden, toca el baño de multitudes donde la banda abandona el escenario por el frontal del mismo y así reencontrase con la parroquia y dedicarles a todos y cada uno de ellos, una foto, un guiño, una firma, besos y lo que esté en la mano del bueno de Only. Como uno más de la mencionada parroquia, y con una música digna de la Hamer, Jerry Only posa y lo que haga falta para que desde el primero a hasta el último que esta allí esperando a su momento con Only, no se vaya con las manos vacías. Doy fe de la profesionalidad y del buen hacer de cada uno de ellos, que pese al agobio al que estaban sometidos, cansancio e incluso momentos de peligro para la banda, no abandonaron la pista de la Copérnico hasta que la última persona que se acercó a por ese preciado tesoro en forma de firma o foto, salió por la puerta incluso desafiando a la seguridad de la sala diciéndoles que fuesen cortando ya por que había que abrir la discoteca, un diez para ellos en este aspecto y otro diez para la nueva era Misfits. Mal sonido, el peor que he escuchado en mi vida seguramente pero lo que transmitió la banda desde luego era que estaban de nuevo en el mercado.

4

Buena noche nos ofreció Misfits y de esta forma redimiendo los pecados que han cometido estos años atrás donde se ha rodeado de gente que poco o nada podían aportar a una banda de Horror punk, a los padres del Horror punk. Todavía tengo en la memoria el fiasco de la sala macumba con esa gira junto a Marky Ramone y que sinceramente dejaron en muy mal lugar a estos iconos del punk. Esta vez Jerry Only, y como decíamos en la review de su disco, a puesto todos los parámetros de la banda a cero, para reinventarse a sí mismos y dar comienzo de una vez por todas a la tercera edad de Misfits. Glenn Danzig aporto mucho a la formación, Michale Graves hizo lo propio y ahora junto a Dez Cadena y Eric Arce parece que se empiezan a tomar las cosas un poco más en serio olvidándose de convertir a Misfits en una verbena.

El reinado del terror continua ………………

Texto:Sixx
Fotos: Joaquín Loro

Setlist:
1.The Devil’s Rain
2.Vivid Red
3.Land of the Dead
4.The Black Hole 3
5.Twilight of the Dead
6.Curse of the Mummy’s Hand
7.Cold In Hell
8.Unexplained
9.Dark Shadows
10.Father
11.Jack the Ripper
12.Static Age
13.Bullet
14.Children in Heat
15.Nike a Go Go
16.She
17.Abominable Dr. Phibes
18.American Psycho
19.Shining
20.Dig Up Her Bones
21.Scream!
22.Ghost of Frankenstein
23.DeatH Ray
24.The Monkey’s Paw
25.Halloween
26.Skulls
27.Where Eagles Dare
28.Hatebreeders
29.All Hell Breaks Loose
30.We Are 138
31.Mommy, Can I Go Out and Kill Tonight?
BISES
32.Descending Angel
33.Saturday Night
34.Die, Die My Darling

ENLACES RELACIONADOS:

MISFITS: THE DEVIL’S RAIN // MISFITS RECORDS