Durante el mes de noviembre nos visitará en España una de las bandas representativas de la historia del rock progresivo, tan representativa como genuina e inimitable. Una banda que se desarrolló en varios tramos claramente diferenciados su primera etapa y sus reencarnaciones posteriores, pero siempre llevados bajo la batuta de Robert Fripp quien a lo largo de la trayectoria de la banda, se ha ido rodeando de excelentes músicos. Sería imposible en este breve artículo incluir a todos los músicos que han desfilado por este grupo, la personalidad de Fripp siempre ha imperado en el rumbo de la banda y tal y como iban entrando iban saliendo por sus limitaciones a la hora de componer o la dirección musical. También es cierto que tras sus inicios nunca ha tenido una línea musical determinada, la progresión, el jazz y la improvisación siempre han sido denominador común pero el resto ha venido dado por la moda a la que Fripp le apetecía arrimarse.

Toni Marchante

Primera vida (1969-1974)

El mundo de la música funcionaba de forma muy distinta hace casi 50 años, para que os hagáis una idea, el grupo debutó como telonero de los Rolling Stones en un concierto en el Hyde Park antes de grabar un disco y con su debut en 1969 “In the Court of the Crimson King” ya realizaron gira por Europa y Norteamérica. El álbum debut de King Crimson es un icono del género, un clásico entre los clásicos, un álbum de emblemáticas canciones y emblemática portada realizada por Barry Godber, quien murió de un infarto al poco tiempo de haberse editado el álbum y cuya pintura original es propiedad de Robert Fripp. ¿Y qué decir de la formación? a Robert Fripp le acompañaron Ian McDonald, Michael Giles, Peter Sifield y Greg Lake. “In the Court of the Crimson King” se editó a principios de la era del Rock Sinfónico y forma parte de los pilares de su templo.

Foto-2Foto-3

Su segundo álbum “In the wake of Poseidon” siguió la misma idea musical con la entrada de Mel Collins a los vientos y la salida de Greg Lake para formar Emerson Lake and Palmer. Después le sucedieron “Lizard” y “Island” dos discos marcados por la inestabilidad en la formación que incluso les impidió hacer conciertos. El año 1972 les sirvió para consolidar un line up más estable, con la salida de Mel Collins a Camel y las incorporaciones de un joven bajista John Wetton y de un batería en auge Bill Bruford que dejó Yes para apostar por este proyecto. Fruto del trabajo de estos fue “Lark´s Tongues in Aspic” donde ya se iba abandonando el sinfonismo y se iba incrementando el jazz y la improvisación. Durante la gira de “Lark´s Tongues in Aspic” se gestó “Starless and Bible Black” que salió a la luz en 1974 de los cuales sólo tres temas se grabaron en estudio, por la idea del grupo de recoger la magia del directo. En 1974 se publicó “Red”, quizás su disco más rockero con la marcha antes de su publicación de David Cross (violinista y teclista) y la colaboración de Mel Collins. Tras este disco desaparece la motivación que hace dar por concluida esta primera etapa.

Foto-4Foto-5Foto-6

A partir de aquí King Crimson entra en un compendio de apariciones y desapariciones, que arranca con solidez pero luego se va difuminando y se complementa con trabajos aislados que van justificando giras hasta llegar a nuestros días, donde básicamente se realizan giras para rememorar su obra.

Primera Reencarnación (1981-1985)

Robert Fripp buscaba gente para formar un nuevo grupo al que quería llamar Discipline, consiguió reunir un line up a modo de cuarteto donde Fripp y Bruford son los que sobreviven y se incorporan el bajista Tony Levin y el guitarra y voz Adrian Belew (Talking Heads).Al ver el resultado musical decidió resucitar a King Crimson y “Discipline” pasó a ser el nombre del álbum. En “Discipline” se perciben claramente los sonidos de los ochenta, el sinfonismo desaparece, lo progresivo permanece. ”Discipline” encabeza la trilogía ochentera de King Crimson con “Beat” y “Three of a perfect pair”, tres discos similares donde el primero es superior y donde la presencia de Adrian Belew es muy intensa apreciándose en el acercamiento al pop y la new wave, además de que se hizo cargo de todas las letras. A partir de aquí se entró en 10 años de sequía con un Robert Fripp más preocupado por los derechos legales que le fueron fructíferos pues se hizo dueño de todo el catálogo de King Crimson creando la compañía Discipline Global Mobile, sello a partir del cual se lanzaron los siguientes trabajos de la banda.

,Foto-8Foto-9

Segunda Reencarnación (1994-1996)

En 1994 retoman la actividad con la misma formación pero incorporando adicionalmente a Trey Gunn y a un segundo batería Pat Mastelotto (Mr.Mister). Primeramente sacan un EP VROOOM como anticipo al álbum “THRAK” que salió en 1995 y de cuya gira salió el directo “THRaKaTTaK” en 1996. En esta época se abandona el estilo pop ochentero y se vuelve un poco a las raíces más rockeras acercándose a la época del álbum “Red”.

Tercera Reencarnación (2000- Nuestros días)

Robert Fripp decide retomar la banda de nuevo a modo de cuarteto con Belew, Gunn y Mastelotto lanzando al mercado “The ConstruKtion of light” en el 2000. Luego llegó en 2003 lo que hasta la fecha es su último disco de estudio “The Power to Believe”. A partir de ahí, la banda ha ido acomodando su formación con continuas giras alrededor del mundo, con la entrada de unos como la vuelta de Tony Levin o las incorporaciones de Jakko Jakszyk a la guitarra o un segundo batería con Gavin Harrison (Porcupine tree) en 2008 y la salida de otros como Trey Gunn y Adrian Belew. En 2014 incorpora un tercer batería Bill Rieflin.

Foto-12Foto-11Foto-10

King Crimson confirman su próxima visita a España. En esta reencarnación regresan con Gavin Harrison (batería), Jeremy Stacey (batería), Pat Mastelotto (batería), Tony Levin (bajo y voz), Mel Collins (saxo, flauta), Jakko Jakszyk (guitarra, voz) y Robert Fripp (guitarra). Tras su última gira en España, en el año 2000, King Crimson vuelve a nuestros escenarios. Los veremos los días 21 y 22 de Noviembre en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid, y el 24 y 25 de Noviembre en el Auditori del Fòrum de Barcelona.

Foto-13

Toni Marchante