Download Festival – Primeras impresiones – 22, 23 y 24 de Junio ’17 – La Caja Mágica, Madrid

De la mano de Live Nation! Llegaba a Madrid la primera edición del mítico Download Festival que se iba a celebrar en nuestro país. Mucha expectación se levantó hace ya meses cuando anunciaron el primer plato fuerte del festival: ni más ni menos que System Of A Down. Un reclamo lo suficientemente grande como para vender un buen número de entradas sin ninguna otra confirmación en un cartel, que a la postre, quedó de lo más atractivo, con bandas como Prophets Of Rage, Linkin Park, In Flames o Skindred entre muchos otros.

Alberto López

Así pues en plena ola de calor nos dispusimos a disfrutar de un festival que en lo musical nos dejó un muy buen sabor de boca, pero que ciertos aspectos organizativos lo empañaron por momentos.
Sin duda la organización no tiene culpa alguna de que justo en los días en los que se celebró el evento llegásemos a alcanzar los 38, 39 e incluso 40 grados. Pero si podría haber hecho algo para que el acceso al recinto no fuese un auténtico infierno, con colas interminables bajo un sol de justicia y de una lentitud exasperante. Un hecho que, bien es cierto, se mejoró algo el segundo día y un poco más el tercero.

24-Generale-Download-2017-foto-Alfredo-Arias-0033-Foto-Alfredo-Arias24-Generale-Download-2017-foto-Alfredo-Arias-0062-Foto-Alfredo-Arias24-Generale-Download-2017-foto-Alfredo-Arias-0059-Foto-Alfredo-Arias

El asunto del calor dio con otra polémica, que si bien es cierto que suele ocurrir en este tipo de eventos, ante las altas temperaturas se convirtió en un tema de salud: El agua. El primer día no se pudo acceder con agua al recinto, o eso nos dijeron a muchos, aunque en la web del festival pusiese que estaban permitidas las botellas de 1,5L. Dentro de él los típicos precios abusivos, sin fuentes ni suministradores de agua, y en los baños no era potable. Con semejante calor el agua no puede convertirse en un bien tan preciado, porque es entonces cuando aparecen los golpes de calor y las lipotimias, como pudimos comprobar que hubo más de un caso. Ya el segundo día, previa denuncia de FACUA por estos aspectos, no hubo problemas para entrar con botellas de agua, que aun así te duraban lo que te duraban, porque dentro no podías rellenarlas con agua potable, con lo que no dejó de ser un gesto de cara a la galería, ya que al final tenías que consumir allí su agua en algún momento, y que a muchos nos dejó con la duda de que hubiera pasado si no hubiese mediado la denuncia de FACUA.

Por último, la web del festival también anunciaba numerosas zonas de sombra y aspersores para combatir el calor. Lo de los aspersores fue un chiste de mal gusto, ya que al estar a pleno sol, el agua que de allí salía estaba ardiendo. Y en cuanto a las zonas de sombra… Bueno, las que proporcionaban barras y casetas en ciertos puntos, donde la gente conseguía apiñarse como podía. Nada más. Con todo, el recinto ofrecía grandes posibilidades, amplio, cómodo, bien organizado y limpio, con suficientes barras y puestos de cambio de moneda para no tener que esperar prácticamente nada en pedir y que te sirviesen. Y lo más positivo de todo: los baños. Suficientes para que no se diesen prácticamente esperas y con empleados que los mantenían limpios constantemente. Ellos sí que fueron los grandes héroes del festival.
Otro de los puntos positivos fue el cumplimiento, a rajatabla, de los horarios marcados. No hubo esperas ni dilaciones, algo que es también de agradecer, aunque igual en algún momento se echó en falta 5 minutos más entre el término de un grupo y el comienzo de otro para poder ir al servicio sin perderse nada.

24-Generales-Download-2017-foto-Alfredo-Arias-0147-Foto-Alfredo-AriasIced-Earth-Download-2017-foto-Alfredo-Arias-0039-Foto-Alfredo-Arias24-Generales-Download-2017-foto-Alfredo-Arias-0221-Foto-Alfredo-Arias

En lo musical pudimos disfrutar de lo lindo de prácticamente todas las actuaciones sin demasiada incomodidad y con un sonido entre decente y bastante bueno, dependiendo del escenario y del aire, que a veces jugó malas pasadas. La organización nos jugó la peor pasada de todas con System Of A Down, pero ya lo comentaremos detenidamente en la crónica completa del día 23.
El jueves hubo de todo. Kaothic lo dieron todo pese al calor, Hacktivist decepcionaron, A Day To Remember sorprendieron a más de uno con un muy buen show, House Of Pain divirtieron como pocos y Five Finger Death Punch y Gojira arrasaron.

Los cabezas de cartel, Linkin Park, dejaron una clara división de opiniones, y también lo trataremos con más detenimiento en los próximos días.
El viernes, día grande, se notó una mayor afluencia de público. System Of A Down dieron una lección enorme, pese a ciertos aspectos, Opeth y Mastodon pusieron la maestría y Skindred la diversión. The Cult estuvieron más que correctos y Brujería, Somas Cure o Dawn Of The Maya merecieron más apoyo y para un futuro un escenario más principal.

Kvelertak-Download-2017-foto-Alfredo-Arias-0002-Foto-Alfredo-AriasIn-Flames-Download-2017-foto-Alfredo-Arias-0030-Foto-Alfredo-AriasMinistry-Download-21017-foto-Alfredo-Arias-0033-Foto-Alfredo-Arias

Y ya el sábado, no hubo cansancio que se resistiera a la que liaron Prophets Of Rage, quienes se erigieron como los grandes triunfadores del festival. Antes, In Flames y Iced Earth, habían dado dos grandes conciertos, sobre todo los suecos, que demostraron que siguen en un momento de forma absolutamente envidiable. Además, Ministry, Kvelertak, Avatar o Nofx completaron la última jornada con grandes actuaciones.

Pronto desgranaremos detenidamente lo que dieron de sí cada uno de los días.

Alberto López
Fotos: Alfredo Arias

Comparte esto: