No sabemos si en las filas de los madrileños Quinta Enmienda hay algún abogado, pero tanto el nombre del grupo, como el titulo del disco y la portada del mismo llevan parejo mucho del mundillo judicial. La Quinta enmienda en términos jurídicos yanquis viene a decir, entre otras muchas disposiciones, que una persona acusada no declarará contra sí misma en ningún juicio criminal, es esa tan famosa a la que se acogen los mafiosos en las películas americanas.

Traducido del latín “Ne bis in idem” significa “No dos veces por lo mismo”, un derecho fundamental reconocido por la constitución de muchos países que prohíbe que un acusado sea enjuiciado una segunda vez por el mismo crimen. En la portada del disco tenemos la representación heavy metal de la Justicia en forma de bella fémina que, aunque no tiene los ojos vendados, si que lleva la balanza para demostrar su imparcialidad y la espada para castigar.

Quinta enmienda nace hace unos años en Getafe, formado por un grupo de amigos sin mas pretensión que la de pasar un buen rato tocando versiones de sus grupos favoritos. Poco a poco, al ir cogiendo destreza instrumental y ver que no se les daba nada mal empiezan a tomárselo en serio. Tras varios cambios en la formación esta es la definitiva: Sergi es el bajista, Dani a la guitarra, a la otra guitarra y en la voz está Miguel, Patxi en los teclados y en la batería Iván.

Antes de este disco tenían una maqueta con las mismas canciones que este. Lógicamente han perfeccionado los temas y vuelto a grabar en mejores condiciones bajo la atenta mirada de Fernando Asensi (Opera Magna, Dragonfly, Delirion, Niobeth) que se ha encargado de la producción, edición y masterización en los Fireworks Estudios. Las letras del disco giran en torno a la conceptualidad del “ ne bis in idem” y todo el contexto que lo rodea, encontrándonos con temas encaminados a resaltar la libertad, la venganza y las injusticias que nos rodean día a día, todo ello bajo un halo ambiental épico/medieval propio del estilo.

Así tras la “Intro” suenan las primeras notas powermetaleras de “Mi libertad” con buenos estribillos de los que se quedan a la primera y una melodía que recuerda a los Avalanch de la primera época. Una buena canción repleta de fuerza y garra metalera ideal para abrir conciertos.

Siguen en la misma línea la excelente “El viejo código” y “Dulce prisión” con mucho de Warcry y es que es inevitable hacer comparaciones dentro del género, aunque cada banda tenga su propia identidad si hay bastantes puntos de unión entre ellas.

Esta claro que Quinta Enmienda no aporta nada nuevo al trilladísimo mundo del power metal pero lo que hacen lo hacen muy bien. “Oscuro amanecer” es una canción típica del genero tocada con gusto y buen hacer.

Otro tema a destacar es “Desde el infierno”, un derroche del heavy metal mas clásico dejando un poco de lado el power, eso si, tocado a toda velocidad y con unos solos afilados que harán las delicias del personal. Con “Exiliado” me recuerdan bastante a los gaditanos Sphinx por su metal elegante y a todas luces exquisitamente épico.

En “Prisionero” colaboran Flor Luna en la voz y Sergio Rivas en el solo de guitarra. El teclado esta muy presente en todo el disco pero en este tema cobra más protagonismo, con buen solo del mismo.

El tema mas largo, cercano a los nueve minutos y medio es “Quinta enmienda” lo que le convierte en el mas complejo en su estructura, con empiece baladístico y final épico, partes cañeras del mejor heavy metal, algunas veces rozando el speed e incluso el thrash y otras mas sosegadas.

Como decía antes no hay nada nuevo bajo el sol, tan solo buen power metal tocado con oficio, letras competentes, sonido bastante bueno y esmerada presentación.

Andrés Horrillo

Temas:
Intro
Mi libertad
El viejo código
Dulce prisión
Oscuro amanecer
Desde el infierno
Exiliado
Prisionero
Quinta Enmienda

Comparte esto: