Editor's Rating

7

Casi de puntillas, con mucho trabajo y esfuerzo, Riverside se han convertido hoy en día en una banda muy importante dentro del prog más actual. Atrás quedaron aquellas visitas de los polacos a nuestras salas donde apenas había un centenar de personas congregadas. Actualmente, tanto a nivel europeo (que no es de extrañar), como a nivel estatal (que si es más de extrañar), la banda goza de un merecido reconocimiento entre el público. A partir de ahora, con un paréntesis forzado por un triste suceso, veremos que da de sí el futuro a corto plazo de esta genial banda.

Jaime Arjona

La fecha del 21 de febrero del 2016 quedará durante mucho tiempo marcada a fuego en la piel de los polacos Riverside. Y es que la mañana de aquel domingo fue hallado sin vida el cuerpo de su guitarra Peotr Grudzi?ski debido a un paro cardíaco. La inesperada muerte de Peotr ha dejado mancos a los huestes de Mariusz Duda, posiblemente, cuando están pasando por el mejor momento de su carrera con la edición el año pasado de “Love, Fear And The Time Machine” (2015), para un servidor, su mejor trabajo hasta la fecha. Muchos de nosotros, al enterarnos de la trágica noticia, nos preguntamos que sería de la banda. Duda, Kozieradzki y ?apaj no tardaron mucho en anunciar que, a pesar del duro golpe recibido, Riverside iba a seguir adelante como trío, además de anunciar un doble concierto en Varsovia el 25 y 26 de febrero del 2017 (que coincidirá con el primer aniversario de la muerte de Peotr). A la par editaron casi por sorpresa este “Eye Of The Soundscape”, un doble lp que compila temas instrumentales que ya se usaron para los bonus de los discos “Shrine Of New Generation Slaves” (2013) y “Love, Fear And The Time Machine" (2015), además de 4 temas nuevos/inéditos.

Vayamos por partes. Hay que tomarse este “Eye Of The Soundscape” como un puente entre 2 vidas. La vida pasada de unos Riverside que ya conocíamos y nos habíamos familiarizado, y la de los nuevos Riverside que vendrán a partir de ahora con la “desaparición física” de Peotr. Este disco sirve tanto de homenaje póstumo al malogrado Peotr, como de llave para el cierre a 15 años de carrera. Ni mucho menos creo que sea una pista sobre el sonido que adoptará a partir de ahora la banda, como he leído por algún lado, pero si es cierto que nos muestra una ventana para ver a través de ella a unos Riverside más ambientales, atmosféricos y electrónicos.

Volviendo a las entrañas del disco me gustaría reseñar por encima de todo sus 4 temas nuevos. “Where The River Flows” es el encargado de abrir este hipnótico viaje. Presentado con una introducción oscura de la mano de los sintetizadores de Lapaj, el tema comienza a hacer su transformación cuando aparece de forma sutil la guitarra de Grudzi?ski que nos lleva a unos parajes donde aflora una fuerte carga emocional finalizada con las voces de Duda, que aquí sirven como un instrumento más y se apoyan frágilmente en un bello piano final. En “Shine”, el bajo de Duda es el que marca el camino de un corte sencillo que se entrelaza con la guitarra de Grudzi?ski, y donde curiosamente se intercambian los papeles del tema anterior, y es que aquí parece que ahora es esa guitarra la que puede actuar como un vocalista más. “Sleepwalkers” abre el segundo cd con un ritmo electrónico muy marcado, con una atmósfera muy sofocante, oscura, y donde no he podido evitar cerrar los ojos y dejar que me teletransporte al arte del binomio Wilson/Hoile (sí, lo se, estoy muy obsesionado con Steven Wilson…).

El último tema que hasta ahora no habíamos podido escuchar es el que da título al disco, “Eye Of The Soundscape” que se me ha hecho algo denso y donde debo reconocer haber perdido por momentos la concentración, quizás por estar colocado al final del disco. Son casi 12 minutos que podría haber firmado perfectamente un actual Brian Eno. Puro ambiente con unas capas que incluso recuerdan a alguna banda sonora sci-fi.

Los 9 temas restantes pueden convertirse en un duro examen para el oyente, y como ya he dicho, todo seguidor de Riverside los ha podido escuchar en el pasado. De todos ellos me quedo con la remezcla de “Rapid Eye Movement”, el corte más largo del disco, con casi 13 minutos que aquí encajan perfectamente en el contexto del disco. En esta remezcla cada pieza del engranaje se hace esencial, transmitiendo momentos de calma y paz. Todo el corte suena muy orgánico, incluso orgásmico podría decir, aunque sabiendo que, ahora sí, esas majestuosas partes de guitarra nunca más sonaran en ningún disco. “Aether” y “Machines” son 2 piezas que también me gustaría destacar (además son contiguas). Un ejercicio de electro-ambient capitaneado casi en su totalidad por ?apaj.

Sería un error tomarse este “Eye Of The Soundscape” como un disco nuevo, o pensar incluso que podría atraer a nuevos oyentes. “Eye Of The Soundscape” es quizás un disco que sólo tenga sentido para la gente que llevamos cierto tiempo militando en esa fe llamada Riverside, sonando lejano y cercano a la vez. Mención especial al art-work creado por Travis Smith, un “instrumento” más de todo el concepto.

Jaime Arjona

Temas:

CD 1:

1. Where The River Flows (10:53)
2. Shine (4:09)
3. Rapid Eye Movement (2016 mix) (12:40)
4. Night Session – Part One (10:40)
5. Night Session – Part Two (11:35)

CD 2:

1. Sleepwalkers (07:19)
2. Rainbow Trip (2016 mix) (06:19)
3. Heavenland (04:59)
4. Return (6:50)
5. Aether (08:43)
6. Machines (03:53)
7. Promise (02:44)
8. Eye Of The Soundscape (11:30)


Comparte esto: