Editor's Rating

9.5

Fuera cual fuera la década o etapa musical que estuviera teniendo lugar, las bandas especiales, aunque escasas, siempre existieron. No estoy hablando bandas que simplemente se pueden catalogar de ‘buenas’ o incluso ‘muy buenas’, que las hay, las habido y las habrá. Me refiero a esas bandas con las que conectas a todos los niveles y cuya música te transporta directamente a otra dimensión. Por desgracia este tipo de bandas no suelen abundar, pero me atrevo a decir que Royal Thunder es una de ellas y, por suerte para nosotros, nos ha tocado convivir con ellos. La banda de Atlanta liderada por Mlny Parsonz y Josh Weaver escapa a toda calificación estilística: no son metal, pero hacen metal. No son blues, pero hacen blues. No son rock alternativo, pero hacen rock alternativo. No se les puede aplicar ninguna etiqueta y, sin embargo, responden a todas ellas a la vez. Y ya sabemos que, por norma general, las bandas más inclasificables suelen estar un poco más condenadas al ostracismo que aquellas que se pueden identificar rápidamente con un género o un estilo.

Edko Fuzz

Ha sido ahora en 2017 que Royal Thunder han vuelto a ofrecer un pedazo de su talento al mundo con su tercer disco "WICK". Si en 2015 ya nos obsequiaron con aquella OBRA MAESTRA que era "Crooked Doors", la nueva entrega de este cuarteto no se queda corta. Bien es cierto que las cotas a las que llegó la banda con su anterior trabajo eran tan altas que era impensable que lograran igualar aquello. Y no lo han hecho, pero por poco. Como era de esperar, "WICK" no es un disco de consumo rápido ni de fácil digestión. Los discos especiales requieren de la ATENCIÓN del que escucha y, por supuesto, diversas pasadas que permitan paladear una vez y otra los paisajes sonoros y líricos que se encierran en esta maravilla.

Da inicio a la liturgia la hipnótica "Burning Tree", un tema con sonoridades casi arabescas que se mueve en círculos y que ya es una declaración de intenciones: aquí no se repite nada que ya se haya hecho y aquí no ponemos las cosas fáciles a nadie. En "April Showers" quizá volvemos a sonidos un poco más familiares donde, por supuesto, la imparable voz de Mlny reina sin oposición, mientras la banda teje y entreteje texturas, capas, colores y sabores a través del dúo de guitarras que conforman Weaver (‘tejedor’ en Inglés. ¿Casualidad?) y Will Fiore.

De buenas a primera llama la atención que Mlny canta con un sentido de urgencia que quizá no era tan evidente en "Crooked Doors", pues aquí está bastante desatada desde el minuto uno y casi no la vemos buscar otros pasajes vocales que no sean destellos de pura energía sin domar. Ahí está la estremecedora "Plans" para quien quiera arriesgarse. Hacía muchísimo tiempo que una interpretación vocal no me sobrecogía tanto como la de Mlny en este tema. Si a eso le sumamos la tristeza de la letra del tema, una constante a lo largo del disco, "Plans" se convierte en una bomba de relojería que le puede hundir el día al oyente más optimista. Avisados quedáis.

Es verdad que "WICK" no contiene ningún tema de la talla del "Time Machine" que abría el sgundo disco de la banda, pero es que eso era prácticamente imposible. Aun así, los de Atlanta nos hacen rozar el cielo con maravillas como "Push" (impresionante progresión), "The Well" (¡qué melodías!) o "We Slipped" (donde nos acercamos casi a sonoridades pop, por si alguien se había acomodado demasiado). Otra canción que merece mención especial es la que da título al disco: otra muestra de orfebrería musical con una inquietante línea de guitarra que juega con la voz de Mlny hasta que la batería de Evan Diprima explota y con ella, el resto de la banda, capitaneada por otra interpretación vocal marca de la casa.

Y este es el maravilloso viaje que nos vuelven a proponer Royal Thunder. No es un viaje placentero, ni mucho menos, pero es un viaje que invita a recorrerlo una y otra vez y que nos lleva por pasajes de rock guitarrero como los de "The Sinking Chair", pasando por todo tipo de estilos, hasta llegar a la estación final del caos de "We Never Fell Asleep", que acaba con unos compases de puro gospel con un coro que deja al oyente con ganas de volver a pinchar el disco entero. Las letras de Mlny Parsonz vuelven a ser un torrente de rabia, tristeza e ira incontrolada hacia las oportunidades perdidas y las relaciones rotas, que denotan una personalidad frágil como pocas en el mundo del rock actual.

Y ese es otro de los escollos que hacen que este "WICK" sea un trabajo que requiere tiempo. Tiempo para observar su preciosa portada, para disfrutar de las texturas sónicas que ofrece, tiempo para poder escuchar a Mlny vaciar su alma y tiempo para poder reproducirlo una y otra vez hasta que los temas, sin excepción, calen en lo más hondo de cada uno. Porque Royal Thunder se disfrutan así. Su futuro es una incógnita, pero Mlny, Josh, Evan y Will se han ganado ya una parcelita en el olimpo de bandas que logran trascender lo musical y se convierten en algo mucho más grande e inabarcable. ABSOLUTAMENTE IMPRESCINDIBLE.

Edko Fuzz

Temas:

01. Burning Tree
02. April Showers
03. Tied
04. We Slipped
05. The Sinking Chair
06. Plans
07. Anchor
08. WICK
09. Push
10. Turnaround
11. The Well
12. We Never Fell Asleep


Comparte esto: