Desde que volvieran de su más que fugaz disolución, Running Wild van dando tumbos con discos de calidad dudosa, poco inspirados y que dejan desconcertados y decepcionados a los fans de la banda. Para dar un paso adelante, publican este Rapid Foray, y, si bien es con bastante diferencia el mejor disco desde que volvieron a rodar, este trabajo no está ni de lejos a la altura de los discos que les hicieron famosos a principios de los 90. Y digo más, queda muy lejos de un nivel aceptable para una banda con la calidad y el nivel de publicaciones del nivel de Running Wild.

Belch

Sin embargo, si analizamos el disco obviando el nombre de la banda que lo publica, estamos ante un trabajo entretenido y bastante asequible al oído. Han centrado sus esfuerzos en estribillos fáciles y recordables. Más de uno echará de menos canciones más veloces, y, sobre todo más impactantes. Deja la sensación de que las canciones están bien pero para dos o tres escuchas y pasar a otra cosa.

Donde más destaca es en la producción, encargándose el propio Rolf, líder de la banda, junto a Niki Nowy, tándem ya clásico en la banda. El sonido sí que está bien logrado, especialmente dejando un color añejo a las canciones, y escapando de esas producciones modernas, con mucho volumen pero sin carácter. Tampoco cambia la banda, siendo esta la habitual con Peter Jordan (guitarra), Ole Hempelmann (bajo) y Michael Wolpers (batería).

El disco comienza más que bien, con dos cortes que entran rápidamente al oído y gustan. Esto hace crear una falsa ilusión que se disipa con el paso de los temas. No obstante, como digo Black Skies, Red Flag o Warmongers son temas más que interesantes, con estribillos adictivos y con unas armonías y formas de encarar los temas que son 100% Running Wild. Siguiendo con los aciertos, Rapid Foray es la típica canción con estribillo enfocado a la gira, y será uno de esos cortes que no se caerán del set. Tras esta viene un bache con tres cortes más pausados y poco inspirados, de la que solo se salva el estribillo tabernero y cervecero de By The Blood In Your Heart al que cuesta un mundo llegar tras un corte a medio tiempo, pesado pero bastante aburrido y repetitivo. De The Depth Of The Sea (Nautilus), Hellestrified y Blood Moon Rising poco que destacar. La primera que comienza como una canción más progresiva instrumental para derivar en un fraseo escandalosamente repetido hasta la saciedad y sin gancho alguno que no mejora y que sinceramente se podrían haber ahorrado. Hellestrified y Blood Moon Rising dejan la sensación de que su barco tenía un par de marchas más, pero que no querían apretar, dejando temas insulsos y prescindibles.

Black Bart es una isla en mitad de este bache, con otro de los cortes coreables, fiesteros e inspirados del trabajo. Otro “must have” en su set de la gira.

Las dos canciones que cierran el disco suben el nivel, empezando con la alegre Into the West, canción que si bien no aporta nada nuevo, sí que resulta divertida y engancha bastante.

Para cerrar probablemente dejen la mejor canción que han creado en bastante tiempo. Last Of The Mohicans está basada en la novela de James Fenimore Cooper y se va a los 11 minutos, en los que compaginan épica con velocidad, con estribillos y, sobre todo, con un buen hacer a la hora de componer. No es raro que Rolf nos regale una canción extensa, pero pocas están tan inspiradas y entran tan bien como esta en los últimos años.

Parece que la tempestad poco a poco va remitiendo para el barco llamado Running Wild, poco a poco se van a cercando a un claro musical que les permite a navegar a toda vela como antaño. No obstante, aún les queda mucho trabajo por delante para cautivar a nuevos adeptos además de reconquistar los que se bajaron del barco hace tiempo.

Belch

Temas:

Black Skies, Red Flag
Warmongers
Stick To Your Guns
Rapid Foray
By The Blood In Your Heart
The Depth Of The Sea (Nautilus)
Black Bart
Hellestrified
Blood Moon Rising
Into The West
Last Of The Mohicans

http://www.running-wild.de/
https://www.facebook.com/runningwildmusic

https://twitter.com/runningwildnet