Download Festival 2019 – Sábado 28 de Junio ’19 – La Caja Mágica, Madrid

Nuevo día bajo el sol y temperaturas que superaban los 40 grados. Tras una primera jornada agotadora, la perspectiva de una nueva visita al infierno se hacía más llevadera con los conciertos de Slipknot y Amon Amarth en el horizonte, seguramente los culpables de que la audiencia aumentara considerablemente con respecto al primer día, pero sin llegar, ni de lejos, a las cotas del año pasado.

Texto: Alberto López
Fotos: Mario López

Comenzamos nuestro periplo en el escenario dos viendo a los austriacos Konstrust. Directamente desde Viena, con su particular indumentaria tirolesa, era la primera vez que visitaban Madrid. En un principio no había mucho valiente dispuesto a perecer bajo el sol, pero en cuanto salieron a escena y arrancaron con “Adrenalin” se produjo un chorreo constante de gente, interesados por la fiestera propuesta, que al final dejo una estampa más que decente frente al escenario. Y es que la propuesto de Kontrust mueve a cualquiera, es una fiesta constante que mezcla Metal, Rock, Polka, Rap… y lo que les pille por delante. Un concierto entretenidísimo, en el que Agata y Stefan a las voces marcaron el ritmo del guateque a la perfección. “Dance”, “Hey DJ!” o “Bomba” hicieron que la gente olvidara el calor por momentos.

ZFGzwZt YSGbDOS kt87Us7

Inauguraba el escenario principal Red Fang, así que allá que fuimos. Tampoco tuvieron suerte con el calor, que hizo que su árido y rasposo Stoner Rock entrase con un poco de dificultad en ciertos momentos.

Ellos como si nada, cerveza en mano subieron al escenario sin más preámbulos, enchufaron sus instrumentos y tocaron. Nada de telones o alguna otra decoración o extra visual. Tampoco lo necesitaron, porque, aunque con el calor era complicado aguantar por allí, la verdad es que sonaron francamente bien y poseen carisma encima del escenario, por lo que no necesitan de mucha parafernalia para atraer al público.

Su repertorio estuvo repartido en su mayor parte entre el “Murder The Mountains” y “Only Ghosts” y temas como “Malverde”, “Hank Is Dead” o “Cut It Short” hicieron las delicias de una buena cantidad de fans que desafiaban las inclemencias temporales como bien podían. Presentaron incluso un tema nuevo, “Antidote”, para el cual Aaron Beam intentó dirigirse a la audiencia en castellano sin demasiado éxito. Concierto correcto de los americanos, que quizá fueron viniéndose un poco abajo según pasaban los temas.

HAj57Wi Umr4WBd ICJK416

Un telón que parecía sacado de un museo presidía el escenario 2, síntoma de que Rival Sons estaban ya al caer.

Muchos les tienen como la nueva gran esperanza del Hard Rock, se habla de que son herederos de Led Zeppelin… Bueno, yo no diría tanto, ni de ellos ni de Greta Van Fleet, otro de los nombres cuando se abre el debate de las “líneas sucesorias”. Con su sonido setentero, Rival Sons tienen personalidad propia como para olvidarse de comparaciones. Y así lo demostraron nada más salir con “Back In The Woods”, tema correspondiente a su último trabajo. Antes había sonado la banda sonora de “El bueno, el feo y el malo” a modo de intro.

WbgmNKU jD73iio gZWgwFc

Siguieron dando un repaso a su carrera con temas como “Electric Man”, “Face Of Light” o “Keep On Swinging”, además de ofrecer alguno más de su último lanzamiento como “Do Your Worst”. Si bien empezaron algo fríos, o distantes, mejor dicho, porque frío allí no podía estar nadie, se fueron soltando hasta acabar del todo desmelenados, con un Jay Buchanan brutal a la voz. ¡Qué gran futuro tiene por delante esta banda!

Mucha gente llevaba plantada delante del escenario principal desde que se abrieron puertas, esperando bajo el sol abrasador la llegada del concierto de Slipknot, pero el aperitivo de Amon Amarth quizá no lo esperaba tan brutal nadie. El mejor concierto que les he visto hasta la fecha de largo, arrasando con todo a su paso y subiendo el nivel de la tarde cualitativamente. El escenario estaba presidido por la tarima de la batería, que no era otra cosa que un gigante casco vikingo, y pronto comprobamos que el espectáculo no se iba a quedar ahí.El comienzo con “The Pursuit Of The Vikings” ya puso aquello patas arriba, con fuego por todas partes y un público completamente entregado a la fiesta vikinga que nos había anunciado el grandullón de Hegg, quien se mostró de lo más cercano y sonriente durante todo el concierto.

bYfTXgX bkmyLno ZLfHUaa

“Deceiver Of The Gods” desató los primeros pogos del concierto.Estaban sonando claros y potentes, con una energía brutal que transmitían al público en forma de riffs y guturales, elevando aún más la temperatura allí reinante.Además del espectáculo pirotécnico, el telón de fondo cambiaba casi con cada tema, en un estilo muy parecido a lo que hace Iron Maiden y, además, llevaban dos figurantes, dos guerros vikingos, pertrechados con escudo y espada, que libraban sus propias batallas sobre el escenario, haciendo su primera aparición en “The Way Of The Vikings” y repitiendo más adelante en otros temas como “Guardians Of Asgaard”.

Presentaron tres temas nuevos de su reciente lanzamiento, “Crack The Sky”, “Raven`s Flight” y “Shield Wall”, los cuales encajaron a la perfección con el resto de temas clásicos de la banda. Un concierto épico que tuvo un final épico con “Raise Your Horns”, “Twilight Of The Thunder God” y la aparición de una bestia nórdica, en la simulación de una tormenta, que terminó con un “¡Viva España!” proferido por Hegg para poner punto y final a uno de los grandes conciertos de este Download. Espectacular.

Muchos de los que habían presenciado la fiesta vikinga decidieron quedarse ya frente al escenario principal para estar bien preparados para el plato verdaderamente fuerte de la noche. Pero en el escenario 2 empezaban Stone Temple Pilots y allá que fuimos. Una banda que ha sufrido demasiado con los cambios a la voz, que es de agradecer que siga editando música nueva pero que, inevitablemente, vive más de las rentas que de lo que produce en esta nueva etapa. Y no porque lo hagan mal, ni mucho menos. Ni porque Jeff Gutt no encaje, aunque obviamente no sea ni Scott Weiland ni Chester Bennington… Simplemente la gente añora escuchar los temas de antaño, añora la época dorada de la banda, y ellos lo saben y es lo que dan, ya que de esta nueva etapa tocan un solo tema: “Roll Me Under”.

1Y87Z6Q QYV9QJ2 ZPm3hUR

“Wicked Garden”, “Sexy Type Thing”, “Big Empty” o “Interstate Love Song” sonaron realmente bien aquella noche. Pero la sensación que queda es la de ser una banda de versiones de sí mismos. Eso sí, totalmente disfrutable.

Y ya desde el escenario dos se veía el enorme telón que cubría el principal con el logo de Slipknot, la gran atracción del día, y para muchos del festival. Después de unos minutos amenizándonos con temas de Metallica o Pantera, comenzó a sonar a más volumen el “For Those About To Rock” de AC/DC. Otros que se han apuntado a utilizar a AC/DC a modo de intro, aunque luego usen la suya propia. Es una manera de llamar la atención, de decir: “¡Eh! Que ya vamos”

Y así fue, tras “515” el telón fue absorbido hacia arriba y allí estaban los 9 enmascarados de nuevo en Madrid. Hacía diez años de la última vez y la locura no se hizo esperar. “People=Shit” puso La Caja Mágica patas arriba y aquello solo era el comienzo. Gran sonido, con la habitual contundencia que les caracteriza, y gran espectáculo visual el que nos ofrecieron durante la hora y media que duró su show. Constantes movimientos, carreras, pirotecnia en su justa medida, luces… Todo lo que un buen show requiere, pero es que además musicalmente son una apisonadora como pocos. “(sic)” prosiguió la avalancha sónica, siendo siempre de las más contundentes del set. Tras un “puta madre!” de Corey, Weinberg daba comienzo a la veloz “Get This”, la que fuera bonus track de su primer álbum y que me parece un acierto total que la lleven al directo, porque la velocidad y brutalidad es lo suyo.

IXKMHRR 0Kwr1n4 lvIauwt

“Unsainted”, el single de su próximo lanzamiento, fue la siguiente. Desde luego que se notan ganas del nuevo trabajo, y la parte más melódica de la canción fue coreada por todos y cada uno de los que estábamos allí. Mick y Jim estaban dando una lección a las guitarras, Corey cumpliendo perfectamente a la voz y la base rítmica atronándonos. Además, el constante movimiento de todos sobre el escenario hacía de aquello un caos controlado de lo más perfecto. “Disasterpiece” quizá pasó un poco más desapercibida, pero la concatenación de temas que vino a continuación nos quitó el habla a más de uno. ¡Qué espectáculo! ¡Qué maravilla!

“Before I Forget”, la que es, para mí una de las mejores canciones de la banda, si no la mejor; “The Heretic Anthem”, que Corey presentó con el estribillo medio en español: “If You’re cinco, cinco, cinco…” y “Psychosocial” y “The Devil In I” completaron una tanda difícilmente superable. “Prosthetics” y “Vermillion” relajaron, si se puede decir así, un poco el ambiente después de la barbaridad que acabábamos de enlazar, aunque “Custer” volvió a poner a todo el mundo a botar como locos, y es que siendo una canción que en el álbum quizá pasa más desapercibida, en directo se vuelve un auténtico bombazo.“Sulfur”, lo más parecido a una balada que tocan en directo Corey y compañía fue celebradísima y coreadísima también. El rubio cantante sacó a relucir la efeméride que todos llevábamos en mente, y es que tal día como aquel, 20 años antes, se publicaba el álbum homónimo de la banda. Y no encontraron mejor manera de celebrarlo que atacando otro tema nuevo, pero que en este caso no irá en el próximo disco: “All Out Life”.

kfoYZq4 R3enMSl Gxzf4vr

Tras un bonito discurso de agradecimiento volvían a caldear el ambienta al máximo en cuanto escuchamos eso de “I push my fingers into my eyes…” Si, “Duality” acababa de empezar y fue otra de las que mejor sonaron y con la que se retiraron antes de encarar los bises. “Spit It Out” fue el primero. Bastante acelerada desde el principio y donde se produjo el ya consabido juego de que todos nos agachásemos hasta que Corey pronunciase el “jumpdafuckup” y saltásemos todos a una. Lo que pasa que nos vacilaron e hicieron más de un amago antes del definitivo salto, llevándose más de uno las mofas desde el escenario por haber saltado antes de tiempo. Y sin respiro llego “Surfacing”, inconmensurable, como siempre para poner punto y final a una actuación memorable de una banda que si no se sienta ya a comer con los grandes de verdad… poco le falta. Espectaculares. Sin palabras.

Tras la paliza de Slipknot pasamos un buen rato frente al escenario 2 viendo, desde la tranquilidad, a Berri Txarrak antes de encaminarnos a la salida y prepararnos para la tercera y última jornada.

Texto: Alberto López
Fotos: Mario López

Comparte esto: