En 1991 el mundo tembló, la sangre bajó por los ríos tiñendo de rojo el elemento que hace posible la vida; oscuros y amenazantes nubarrones tapiaron el cielo negando la luz de Dios a los humanos. El 12 de noviembre de ese año, en Estocolmo,…