Si alguien quiere una prueba objetiva de si un grupo está acabado compositivamente, no tiene que ver más que su repertorio en los últimos años. El de Def Leppard está centrado en su primera época. Está claro lo que les sucede a estos chavalotes, otrora…