Es un gran placer rescatar un clásico pero, ¿qué decir de nuevo de temas que ya tienes memorizados desde hace décadas? Ya no puedes con manos impacientes rasgar el plástico del precinto y descubrir lo que hay dentro, colocarlo y posar la aguja, no hay…