7.0
Score

Después de unos años en los que The Flower Kings como banda parecía haberse desvanecido, incluso con la publicación por parte de Roine Stolt a nivel individual del álbum “Manifesto of an Alchemist” el pasado año 2018, bajo el nombre Roine Stolt´s The Flower King; nos encontramos con la sorpresa de un nuevo trabajo de los suecos y esto siempre es una grata noticia. Los “reyes de las flores” siguen siendo la banda de Roine Stolt y en este nuevo álbum volvemos a recuperar la esencia de ese rock progresivo de alto minutaje que el sueco siempre ha sabido cosechar confeccionado canciones con su elegante magia progresiva.

Toni Marchante

Para esta entrega Roine ha contado con Hasse Fröberg, otro de los pilares de la banda, con quien también contó como colaborador en su disco del año pasado . Su inseparable Jonas Reingold se encarga del bajo y Mirko DeMaio se hace cargo de la batería. Pero la gran ausencia a priori es la de Tomas Bodin que no está en los teclados, la labor la realiza Zach Kamins, su teclista en su disco del año pasado, quien demuestra que perfectamente puede realizar un trabajo relevante en este disco. Siempre se echa en falta a alguien tan importante como Bodin, pero lo cierto es que Zach se encarga de que no lo echemos mucho de menos.

Después de seis años, tras aquel “Desolation Rose” la banda evidenció muestras de agotamiento, creo que más entre la formación que en la creatividad de sus integrantes, pues no fue un mal álbum. Pero el tiempo lo cura todo, y a veces un periodo de oxigenación no viene mal y eso es lo que ha ocurrido con el inagotable Roine Stolt que ha vuelto a llamar a algunos de sus amigos para cristalizar este proyecto. “Waiting for Miracle” es un álbum de los clásicos de la banda, no vais a encontrar cosas extrañas en él, salvo algún momento más orquestal de la cuenta en “Ascending to the Stars” , pero en definitiva, el acopio de prog sinfónico repletos de constantes cambios, buenas guitarras y teclados, con la aportación en las voces de Roine y Hass es la constante en todo momento, por tanto, la banda no asume ningún riesgo.

Para todos los amantes del progresivo oír hablar de un álbum doble ya es motivante, quince canciones de diversa índole progresiva componen la oferta de esta entrega. La apertura del disco con “House of Cards” es una tarjeta de presentación de Zach Kamins como teclista. “Black Flags” es uno de los temas fuertes del disco, desde el primer momento pone de manifiesto que los reyes de las flores han vuelto, en un tema con muchos matices progresivos setenteros que nos traen a la mente aquellos grandiosos sonidos de Yes o Genesis. Y es que no hay ninguna banda en la actualidad capaz de recrear en el siglo XXI la magia de rock sinfónico de los setenta como estos chicos, como podemos escuchar de nuevo en “Miracles of America”. En “Vertigo” viramos a armonías distintas, con un trabajo destacado de Jonas al bajo y con Hasse llevando el mando a la voz y por tanto dando a este tema un aspecto distinto al resto. De la misma forma se muestra distinto “The Bridge” un corte sutil a piano y voz, para terminar de forma contundente con un buen solo de guitarra de Roine.

Con “Ascending to the Stars” Roine experimenta con las orquestaciones a modo de banda sonora, elaborando una canción que se sale de lo habitual en las composiciones de la banda sueca. En “Wicked old Symphony” saboreamos la vertiente más pop de esta banda, con un estribillo claro y localizado. “The Rebel Circus” es un tema progresivo instrumental que simplemente cumple. Y llegamos a la que es para mi gusto, la mejor canción de este álbum; “Sleep with the enemy” posee el estribillo más bello e intenso de todo el disco, insertada en una estructura muy típica de la banda, pero sin excesivas florituras técnicas y con un solo de guitarras a la medida. El primer disco se cierra con “The Crowning of Greed” de importante peso instrumental donde al final Roine recupera la esencia de “The Bridge”.

El segundo disco solo amplía esta entrega en veinte minutos y el hecho de que el primero dura una hora pudiera hacernos pensar de que se trata de un disco de bonus extra y esa es la percepción con la que me quedo. Tras la introductoria “House of Cards Rerpise” nos llega “Spiral”, sin duda la canción más experimental del disco, con uso de electrónica, aunque quizás la canción más monótona. “Steampunk” tiene un porte más sinfónico y “We Were Always Here” nos muestra un tema más propio del musical del Rey León. El cierre viene de la mano de “Busking At Brobank”, un epílogo corto a guitarra acústica.

Es gratificante volver a tener en la escena un nuevo trabajo de The Flower Kings, su aporte a rock sinfónico en estos tiempos siempre es bienvenido, aunque como hemos dicho antes, han conseguido realizar un buen álbum, sin estar a la altura de sus obras maestras. El que seguramente será conocido de ahora en adelante como “el disco del elefante” de los reyes de las flores quizás sea un disco excesivamente largo, pero en él nos regalan esos momentos de progresión que generan placer en nuestro cerebro una vez son escuchados. Esperemos que haya gira de presentación y que visiten nuestro país, si no se mete de por medio una gira de Transatlantic, banda en la que es parte integrante Roine Stolt y que ya ha anunciado próximo álbum en breve.

Toni Marchante

Temas:

Disc 1:

1.House Of Cards
2.Black Flag
3.Miracles For America
4.Vertigo
5.The Bridge
6.Ascending To The Stars
7.Wicked Old Symphony
8.The Rebel Circus
9.Sleep With The Enemy
10.The Crowning Of Greed

Disc 2:

1.House Of Cards Reprise
2.Spirals
3.Steampunk
4.We Were Always Here
5.Busking At Brobank

Página web: https://www.facebook.com/TheFlowerKings