6.0
Score

Seis años hemos tenido que esperar para que el bueno de Tom Keifer nos regale su segundo trabajo en solitario tras aquel correcto «The Way Life Goes» (2013). La buena noticia es que, por fin, los años de calvario con abogados y doctores parecen haber quedado atrás y Keifer se puede dedicar a lo que más le gusta en este mundo, que es hacer música. La no tan buena noticia, es que parece que los mejores años de este coloso han quedado atrás, al menos a nivel compositivo. Hay que ser realistas: el legado que una banda legendaria como Cinderella nos dejó es (y será) intocable hasta el fin de los tiempos. Pero, por la razón que sea, Keifer parece que se dejó el alma en los temas de su primera banda y ahora bucea en aguas algo pantanosas, capaz de parir solo sucedáneos del Mercadona cuando no logra salir a la superfície a tomar algo de aire.

Edko Fuzz

Y es que a ver, el sonido sureño marca de la casa está ahí: la voz rasgada, el slide guitar, el feeling bluesero… pero los ganchos con los que los temas de Keifer te solían atrapar brillan por su ausencia. Además, el disco apesta a trabajo barato, empezando por la horrible portada y continuando, por ejemplo, con el horroroso sonido de las guitarras acústicas de «Waiting on the Demons», lo cual sorprende viniendo de un tipo que siempre cuidó mucho su lado acústico.

El disco abre con «Touching the Divine», un tema que ha sido single y no entiendo el por qué, ya que carece de todo encanto. Sí, vale, cuando suena el dibujo de slide guitar sonries, y cuando Tom empieza a aullar es imposible no soltar un «Fuck yeah», pero ahí acaba lo bueno. La canción tiene «el rollo», pero más allá de eso, se queda en nada. Algo parecido sucede con «The Death of Me», que fue el tema de adelanto del disco. Un tema con un aire más que evidente a un clasicazo como «Night Songs» que no tiene nada a lo que agarrarse, mientras que «Hype» es un aborto con sonidos nu-metaleros que recuerda un poco a lo que intentaron hacer The Cult con «Beyond Good and Evil» (2001), pero a años luz de distancia en calidad musical.

Un pequeño rayo de esperanza nos ilumina con «Untitled», otro tema con «el rollo»: oeste polvoriento, slide guitar lejana, etc. Pero en esta ocasión, el tema sí va un poco más allá y ofrece algo de sustancia que te hace mover la cabeza al ritmo de la música, que es lo mínimo que le pides al rock and roll clásico. Con el tema título, Keifer huye de la tónica que hemos podido escuchar hasta ahora en el disco, y da un giro melódico para parir un tema que fácilmente se encarama a las primeras posiciones de los mejores temas de un álbum que, inexplicablemente, parece otro al de las cuatro primeras canciones.

Como haciendo caso del título del disco, el nivel parece elevarse algo en general en la segunda mitad con «Taste for the Pain», «Life was Here», «All Amped Up» (que es como podría haber sonado «Shake Me» con una producción un poco más real) o «You Believe in Me» (aquí sí, con un sonido excelso de guitarras acústicas, lo cual hace que lo de «Waiting on the Demons» sea aún más incomprensible), pero sin llegar nunca al nivel que disfrutamos en su anterior álbum en solitario, y no digamos ya con Cinderella. Cuando acaba el disco uno no puede hacer más que preguntarse por qué Keifer no insiste más en su vertiente melódica, ya que suena infinitamente más inspirada que la «cañera», donde parece ir a tiro fijo con temas que, directamente, parecen escritos y grabados en una época muy distinta de los otros.

En resumen, el orden de los temas en el disco es algo extraño y hay que reconocer que en la seguna mitad del álbum el nivel sube notablemente de una manera exagerada. Si los cuatro primeros temas del disco no existieran estaríamos hablando de un trabajo muy decente de Tom Keifer y su competente banda. Quizá le hacían falta temas para llegar a un minutaje decente, lo que no me explico es como los pone al principio del álbum. Quizá Keifer cree que esos son los mejores temas y que llamarán más la atención, lo cual significa que yo no tengo ni idea de nada. Solo puedo decir que como megafan de Cinderella, me quedo con la cara B del disco sin ningún tipo de dudas. ¿Qué opinas tú?

Edko Fuzz

Temas:

1. Touching The Divine
2. The Death Of Me
3. Waiting On The Demons
4. Hype
5. Untitled
6. Rise
7. All Amped Up
8. Breaking Down
9. Taste For The Pain
10. Life Was Here
11. You Believe In Me