David Coverdale sigue con su momento nostálgico y, tras ese directo rememorando la gira del 84, nos presenta ahora “The Purple Album”, rescatando algunas de las mejores canciones de su paso por Deep Purple, regrabados por la actual banda de Whitesnake.

Belch

Los que queremos escuchar nuevo material con la nueva formación de la serpiente blanca, en la que encontramos la vuelta de Aldridge a la batería y la entrada de Joel Hoekstra como sustituto de Aldrich a la guitarra, deberemos esperar a escucharles en nuevos temas o ver hacia dónde van a ir los designios de la banda y, como caramelo para endulzar la espera nos presentan este trabajo que se hace bastante agrio al oído.

El punto fuerte es que los temas han sobrevivido perfectamente al paso del tiempo, estamos hablando de algunos de los mejores cortes que ha dado la historia del rock y, gracias a esto, es difícil que el disco aburra. La elección de temas podría ser el que la mayoría pensaríamos si nos preguntan por la época Coverdale en Purple. Sin embargo, mientras lo vas escuchando, te asalta la pregunta de si era necesario que Coverdale se metiese en este berenjenal, mostrando sus ya consabidas limitaciones, y es que la edad no pasa en balde para nadie y parece que no le importa que el mundo vea que ya de voz anda bastante limitado. Tampoco ayuda que gran parte de estos temas estuviesen cantados por Glenn Hughes originalmente, y si ya en aquella época había diferencias, ahora, en 2015, Coverdale sale bastante mal parado. A este contra, hay que añadirle que el sonido tan hardrockero que gastan actualmente, muy oscuro y contundente, que no casa demasiado bien con una banda como Purple, quitándole a los cortes esa esencia setentera tan mágica y que encandiló a medio mundo. Por último, la producción no favorece en absoluto la labor de los músicos, sobreproducido en exceso, con unos coros en el que parece que hay 50 personas detrás, con muchos efectos donde se oculta, intuyo que de manera premeditada, la voz pero que hace que haya momentos incluso incómodos para seguir la canción.

La apertura es la esperable con el archiconocido Burn, cantada y tocada bastante más grave que la original para que Coverdale aguantase para dar paso a una armónica como preludio de You Fool No One donde la voz suena hasta excesivamente procesada pero que musicalmente es de las que más cercanas a la original les ha quedado. Continuamos con uno de los riffs más carismáticos y que muchos que comienzan a tocar la guitarra tratan de imitar como Love Child, que es otro de los cortes más acertados y más fieles a la esencia Purple.

Donde más da la talla Coverdale es sin duda en los temas lentos, manteniendo ese toque mágico que siempre ha tenido su voz. El disco muestra su limitación ante grandes subidas pero en baladas se sigue defendiendo de manera muy digna. Ejemplos de ello son Sail Away o la mítica Soldier Of Fortune, probablemente la mejor del disco y de la que nos han regalado dos versiones, una como bonus track final con arreglos más modernos. Sin embargo la versión normal les quedó realmente redonda.

Entre las decepciones encontramos Mistreated, donde el cantante norteamericano no es capaz de lucirla (y mira que la banda consigue dotarle de esta cadencia que hizo a ese riff eterno) o Stormbringer, otro de los clásicos que está excesivamente producido y retocado, con muchos efectos tanto en instrumentos como voz y da una sensación de estar dentro de una nave espacial.

De entre todos los cortes, hay uno que destaca todos los defectos y virtudes del trabajo, este es You Keep on Moving, uno de las canciones icónicas de ese aire más bluessy y que musicalmente la banda raya a buen nivel, pero donde la producción, el exceso de coros para ocultar o tapar carencias del vocalista hace que quede muy descafeinado y sin la intensidad y el desgarro del que hace gala el tema original.

En definitiva, el trabajo como capricho del señor Coverdale puede que esté bien, pero para la mayoría de fans, lo máximo que conseguirá será que volvamos a rememorar y pinchar aquellos discos “Burn”, “Stormbringer” y “Come Taste The Band” y volvamos a disfrutar de aquellos temas con Hughes y el propio vocalista de Whitesnake a pleno rendimiento.

Lista de temas:

  1. Burn

  2. You Fool No One (interpolating Itchy Fingers)

  3. Love Child

  4. Sail Away

  5. The Gypsy

  6. Lady Double Dealer

  7. Mistreated

  8. Holy Man

  9. Might Just Take Your Life

  10. You Keep On Moving

  11. Soldier Of Fortune

  12. Lay Down Stay Down

  13. Stormbringer

  14. Lady Luck (tema extra)

  15. Comin’ Home (tema extra)

http://www.whitesnake.com/

https://twitter.com/davidcoverdale