El pasado 28 de septiembre el festival Gineta Rock celebraba en el pueblo albaceteño de La Gineta su doceava edición y como no podía ser de otra forma Metal Symphony estuvo allí. El festival es organizado por la asociación Corazón de Metal y se caracteriza por su apoyo a las bandas nacionales y por ir dirigido a un público de todas las edades. En Gineta Rock jóvenes, mayores y familias disfrutan de su mayor pasión, la música.

Texto y fotos: José Sancho

La Gineta es un pueblo de poco más de 2000 habitantes y el evento se celebra en el Salón Multiusos de la localidad con capacidad para 3000 personas. Es un festival de pequeño formato, pero no hay festival “pequeño”. En estos tiempos hay que luchar y trabajar mucho para sacar un festival a flote y en este sentido Gineta Rock es “grande”. Mantener el festival vivo durante doce ediciones con una oferta de bandas nacionales de renombre y bandas internacionales, y con pocos recursos solo es posible gracias al gran esfuerzo de la organización. Enhorabuena. Dicho esto, empecemos por el principio esta crónica.

48862398142_cf30e1a09d_z48862201201_ac945de20d_z48862201231_632cfeb1f0_z

Llegue temprano y ya se veía por las calles del pueblo bastante ambiente. Tardé dos horas y media desde Madrid, este es uno de los puntos a favor del festival, su cercanía a la capital y a otras capitales de provincia y su fácil acceso por autovía. Además la organización pone un autobús desde Albacete para todo el que lo desee. La afluencia de público fue notable y los organizadores me comentaban que la venta anticipado había funcionado mucho mejor que en años anteriores. La cosa pintaba bien.

Pasadas las cuatro y con algo de retraso sobre la hora prevista se abrieron puertas. Una vez dentro del recinto primero hay una zona abierta con un par de camiones de comida, área de descanso techada con mesas y sillas, stand de firmas por el que luego pasarían todas y cada una de las bandas y puestos de merchandising. De ahí se accede al recinto principal techado con el escenario, la barra y los aseos. Puntos a favor, precios muy asequibles, la buena organización de todo, la fácil accesibilidad sin colas y sobre todo el gran ambiente y buen rollo de la gente. Pero en mi opinión también hay algún punto mejorable, la limpieza de baños no era la deseable al final de la noche. El recinto debe estar cerca de una ganadería o algo así y el olor con el calor de la tarde era bastante desagradable, aunque remitió por la noche. Y sobre todo los retrasos, con un solo escenario es difícil organizar los cambios entre bandas con fluidez, y es en cierta medida lógica la acumulación de algún retraso, pero al final de la noche era ya bastante grande para mi gusto.

48862201021_e22773be4c_z48861675188_4c88a63151_z48861675903_85cc487eb9_z

Seguimos, ya estaba todo listo para disfrutar de una gran fiesta del Metal. Me di una vuelta por los puestos, me tome un café… que por cierto agradecí a esas horas de la tarde, no todos los festivales tienen…. Y venga, estoy listo…. Arranca el Gineta Rock 2019.

Perpetual Night

Estos granadinos fueron los encargados de abrir la jornada. Esta banda se formó en 2012 y basa su sonido en el Death Metal aunque con influencias de Melodeath escandinavo y tienen dos discos en el mercado “Anatman” y “Between Lights and Darckness”.

Los 4 granadinos saltaron al escenario con 10 minutos de retraso a presentarnos su oferta con un poco de mala suerte ya que en el primer tema se fue la luz y tuvieron que interrumpir su show, cosas del directo. Aun así, cuando todo se restableció poco a poco se hicieron con el público y tuvieron muy buena conexión con él, no en vano vi bastantes camisetas de la banda entre los presentes.

48861675758_6dc2af150f_z48862200911_68082537fe_z48862397962_6e7f0a8e9b_z

La banda dio un show potente y contundente, un poco estático y con pausas un poco prolongadas entre temas pero con una gran calidad de sonido. La voz y actitud del frontman es destacable y nos regalaron unas guitarras muy limpias y melodías oscuras que creaban una atmosfera absorbente. Muy recomendables, yo no los conocía y ya tengo una banda nueva a seguir.

Bloodhunter

A continuación era el turno de la banda capitaneada por Diva Satánica. He de confesar que era una de las bandas que más me interesaba ver, no los había visto en directo y les tenía el ojo echado y efectivamente, no me defraudaron para nada, al contrario.

La banda de origen gallego allá por el 2013 y con dos álbumes en su haber (“Bloodhunter” y “The End of Faith”) salió con fuerza desde el principio, se notó que les costó un poco conectar con el público, pero para el final del show todo el mundo estaba entregadísimo.

48862200406_fd7a8f360b_z48862398272_2df5624fdb_z48861676158_d95356e08c_z

Nos ofrecieron una actuación tremenda, de calidad en su música y contundente en su forma. Aunque algo escaso de luces al principio, la cosa fue a mejor luego. La presentación de la banda es de estética cuidada, con dos performance en diferentes momentos. La voz es impresionante, potente y adictiva.

Nos ofrecieron un set list de 10 temas entre los que por supuesto no falto “The Queen Beast” de su último álbum y reservaron para el final los platos fuertes de su primer disco, “The Bloody Throne” seguido de “Bring Me Horror” para terminar. Muy, muy buen directo.

Somas Cure

A los madrileños por más veces que les vea nunca serán suficientes, siempre me alegran el día y esta vez no iba a ser menos. Como siempre se dejan la piel y el alma en el escenario.

Nos presentaron un set corto ajustado a festivales pero bien diseñado, saltando básicamente entre tres de sus discos, “Equilibrium”, “Mitos” y “Eter”, Con un primer bloque de 3 temas donde ya venían dos pelotazos para empezar a lo grande, “Ceniza” y “Kelt”, Después pasaron al core central de su show con otras 4 canciones y otros dos bombazos, “Equilibrium” y “Llueve”. Finalmente terminaron por todo lo alto con dos de sus temas más míticos, “Leviatán” y “Helios”.

48861675473_f084aa42f5_z48862397747_b41bbb8750_z48861675513_c498a68039_z

Como nos tienen acostumbrados basaron su actuación en las guitarras nítidas y contundentes de Borja y Álvaro, la sólida base rítmica de Darío que funciono como un reloj suizo, la fuerza escénica del animal Vitti con el bajo y la versatilidad vocal de Txema, para formar un show honesto y sin aditivos, música en estado puro.

Aprovecharon la actuación para anunciarnos que ya están trabajando en el nuevo disco y aunque aún no tiene fecha de lanzamiento ya está compuesto entero y constara de 12 temas, algo muy de agradecer en estos tiempos que corren de discos escuetos de 10 temas de 3 minutos. Esperando quedo entonces pues para mí, Somas Cure es una de las grandes bandas del panorama nacional.

Sylvania

Pues la tarde avanzaba, Sylvania tenía prevista su actuación a las 8 de la tarde pero con el retraso que ya empezaba a acumular el festival, saltaban a escena sobre las ocho y veinte. La banda se formó en el 2007 en Valencia, hacen Metal Sinfónico y cuenta con tres discos en el mercado, “Lazos de Sangre”, “Recuerdos del Mañana” y “Testigos de las Estrellas”.

48861675383_d53c6135da_z 48862397272_dccf2ddd2c_z48862200531_8883f3b18b_z

La verdad es que escénicamente su show me pareció un poco estático, pero lo compensaban con unas buenas luces. En lo musical tuvieron algún fallo con la voz al principio y no se entendía bien a Alfonso, el cantante, fue mejorando más adelante. Su sonido se caracteriza por la contundencia de bajo y batería. Destacar los virtuosos punteos de su guitarra solista Alberto.

La banda nos ofreció un set de 8 temas y dejaron muy buen sabor de boca, conectaron muy bien con el público, había un gran número de fans suyos y eso siempre se nota.

Rhapsody of Fire

Y llegaron las bandas internacionales. Esta banda de Power Metal Sinfónico se formó en Triste, Italia hace ya más de 20 años y tienen a sus espaldas 21 discos en el mercado. Para su actuación hubo que cambiar el set de batería, lo cual aumento aún más el retraso del festival, pero se notaba que llegaban los platos fuertes pues la gente abarrotaba ya el recinto mientras los técnicos trabajaban en el escenario.

Ante un recinto lleno los italianos saltaron cuarenta minutos tarde al escenario y terminaron su actuación casi a las once de la noche, 15 minutos más tarde de cuando debiera haber empezado la siguiente banda, esto era ya preocupante.

48862200766_3eedc6dbe6_z48862397332_36a447ddf6_z48862200831_0b535d65ac_z

En un cuidado show con muy buenas luces los Rhapsody se comían el escenario con una tremenda actuación. El gran carisma de la banda cautivo a un público entregado con un sonido brutal y limpio tan solo ensuciado por unos pequeños fallos de la voz en los primeros temas, que fueron solucionados tras el cambio del micro.

Yo destacaría la increíble técnica del guitarra solista. Los italianos terminaron el show con un clima tremendo y el público totalmente extasiado mientras ponían música de ambiente para hacerse la típica foto fin de fiesta.

Wind Rose

Y siguiendo con más italianos la rosa de los vientos apareció en escena. Esta banda formada en el 2009 y con tres discos editados, “Shadows Over Lotharruin”, “Wardest of the West Wind” y “Stonehymn” hacen un Metal Progresivo con estética vikinga.

48861675063_60499bf374_z48861675208_897b13b59d_z48861675273_d1c584c3af_z

En mi opinión lo único que se le podría reprochar a su actuación es el ser demasiado oscura, basada casi únicamente en luces rojas infernales que casi no nos permitía ni verles la cara en muchos momentos. Aparte de esto su actuación fue tremenda. La presencia y carisma del cantante Francesco Cavalieri es brutal, llevando el peso principal del show. El batería es muy bueno, a ratos envuelve los temas de un aura melódica tranquila y otros les imprime una fuerza demoledora. Otro punto a destacar son los constantes coros que le dan a los temas ese tinte épico.

Por su set fueron cayendo sus temas y la gente disfruto muchísimo, con ellos vimos los primeros circle pits entre el público y montaron una gran fiesta vikinga que llego a su punto álgido con su éxito Diggy Diggy Hole.

Angelus Apatrida

Pues curiosamente los “apátrida” esa noche hicieron patria y jugaron como locales, la banda de Trash Metal de Albacete eran los cabeza de cartel y se notaban las ganas mutuas que tenían tanto el público de verlos como ellos de tocar. La banda con casi veinte años de trayectoria y seis discos en la calle llevaba unos años sin tocar en su tierra así que, Guillermo (cantante), David (guitarra), Jose (bajo) y Víctor (batería) se disponían a montar la fiesta.

¡Y vaya si la montaron! Tras otro cambio de batería que retraso más el evento, los cuatro saltaron a escena, Guillermo presentaba el show diciendo: “vaya empacho de espaguetis que tengo…” Y comenzó la tralla. Los Apatrida fueron como siempre una apisonadora.

48861676288_6b703c94e0_z 48861676218_abcd5c414a_z48862201576_527539abee_z

La actuación fue brutal y sin descanso. Los temas se sucedían uno tras otro sin casi respiro y con una fuerza tremenda. Un sonido contundente y a la vez una técnica y ejecución brillante, sonaron como un metrónomo gigante y demoledor. Por supuesto también se permitieron bromas y un poquito de charla con el público en algunas ocasiones.

Su show fue 100% música, actitud y entrega, sin aditivos ni distracciones. Le ofrecieron a la gente lo mejor que pueden dar y en grandes dosis, y el público lo disfruto de lo grande.

Lèpoka

Tras Angelus Apatrida venían Lèpoka con la siempre difícil tarea de tocar tras el cabeza de cartel, a altas horas de la mañana. Lepoka hacen Folk Metal, son de Castellón y empezaron a tocar juntos en el 2009, desde entonces tienen tres discos en la calle, “Folkoholic Metal”, “Beerserk” y “Bibere Vivere”. Personalmente tenía ganas de verlos pero la cosa no iba a poder ser.

El retraso del festival ya era considerable pero además había que cambiar otra vez batería, montar unos hinchables en el escenario y las cosas no parecían salir. Parecía haber algún problema con unos micros y pies de micro, el grupo daba vueltas por el escenario, el técnico de la sala igual, hablaban unos con otros y la actuación se retrasaba. Eran casi las tres de la mañana, la actuación ya llevaba un retraso de una hora y lamentablemente yo no podía esperar más y me tuve que ir. Lo siento por la banda pues lógicamente no fue culpa suya y me duele no estén incluidos en la crónica, me quedo con la espinita clavada de no haberlos podido ver y me lo apunto para verlos en otra ocasión.

Y bueno, esto fue el Gineta Rock…. Un festival “pequeño” que es “grande” en el que tanto organización como publico demuestran su pasión… Pasión por el metal

Texto y fotos: José Sancho