En esto de la música hay ocasiones en la vida -quizá menos de las que nos gustaría- en las que cae en nuestras manos algo especial, una obra maestra, uno de esos discos que te dejan huella en los adentros y no importa cuántas veces lo escuches a lo largo de los años que siempre -haciendo uso de los recursos literarios y tirando de hipérbole a lo bestia- te produce una intensa sensación de éxtasis que poco más y te falta levitar. Exagerado, sí, pero seguro que los más fans y requetefans de ese disco llamémosle ‘X’ me han entendido perfectamente.

Susana Manzanares

Evidentemente no a todos nos pasa lo mismo con los mismos discos, cada uno somos un mundo y tenemos nuestro punto débil particular. En el fondo de ese almacén musical que todos tenemos en nuestras cabezas está camuflada esa puertecita que lleva a donde guardamos lo de valor. Una puerta que se abre pocas veces y por la que sólo entra lo realmente especial, eso sí, cuando entra es con vía libre y directa al fondo de las tripas. Book of Shadows es una de esas obras maestras custodiadas allí, tan sólo tres palabras que parece mentira que escondan tanto dentro.

book-shadows

La primera aventura en solitario del virtuoso, rudo y bravío guitarrista Zakk Wylde está a punto de cumplir 20 años dentro de pocos días. Redonda fecha, que majestuoso queda siempre decir 20 años de tal… 20º Aniversario de cual… verdad? Nos gusta hacerlo, todos celebramos 20 años de algo, de nuestro nacimiento, del de nuestros hijos, de momentos importantes en la vida, de una historia de amor, etc… Pues esto es otra, el flechazo de Book Of Shadows fue amor a primera vista así que… ¿qué mejor forma de celebrarlo que con una segunda parte?

No sabemos si el bueno de Zakk ya lo tenía en mente y planeado todos estos años desde aquél primer volumen o no. Quizá se le quedaron fuera piezas que de ninguna manera podían permanecer en el olvido y ahora ha decido por el bien de la humanidad donarlas al mundo veinte años después. O quizá no, quizá nada era premeditado y simplemente dejó la puerta abierta a la inspiración desde que nos la abrió por vez primera invitándonos a entrar a su particular libro de las sombras como diciendo pasad pasad incautos, que ya no saldréis. Y ahí seguimos, atrapados, pero para qué salir de donde se está tan bien?

Zakk-Slide

Si buscamos un trabajo magistral, intimista y lleno de matices afilados que atraviesan las barreras de los sentidos lo encontramos, es marca de la casa Zakk y todo lo que toca el amigo lo convierte en una barbaridad. Lo que ocurre es que ya ha desaparecido el factor sorpresa de aquella primera vez. Ya habíamos tenido previamente un aperitivo con Pride and Glory, soberbio proyecto debut del entonces guitarrista de Ozzy Osbourne, en cuanto a jugueteos con sonidos más melódicos aunque si bien en pequeñas dosis, maravillosas hasta decir basta como Fadin’ Away…

Nos tenía más acostumbrados a verle en un entorno megametalero, yo creo que nadie se esperaba que el enorme vikingo pariera semejante torrente de sensibilidad y las soberbias composiciones de Book Of Shadows. Ahora ya estábamos avisados, Book Of Shadows II sale a la luz para volver a conquistarnos veinte años después como una cena de aniversario con rosas y velas.

Zakk-Wylde-2016zakk-book

Tras el impacto de esa primera parte, ya se sabe el dicho, segundas partes nunca fueron buenas… pero no siempre es cierto. Una cosa es, a mi modo de ver, no ser tan sublime como lo es la primogénita y otra es decir que no es buena. Sí que lo es, y mucho, aunque es pronto para mí… le faltan los millones de escuchas dados a la anterior y aún debe vérselas con el poder de la nostalgia que ahora mismo puede más, para superar la inmensa sorpresa y el perdido enamoramiento en el que caí con la primera.

Seguro, segurísimo que si hay un tercer Book Of Shadows –y espero que no tarde otros 20 años- me veré diciendo lo mismo de las dos anteriores… En definitiva, cuando un músico alcanza tal excelencia con sus trabajos y pasa esa línea, como en este caso parte I y parte II, ya da igual cuál de los dos es mejor, imposible medir. Así que lo mejor es escuchar, seguir escuchando otro millón de veces ambos discos y aprovechar de esos milagros que a veces suceden y tener la oportunidad de escucharlos en directo, que pocas veces tendremos esa oportunidad. Zakk Wylde viene a tocar a Madrid, Barcelona y Bilbao en apenas unos días y viene con los dos libros, uno bajo cada brazo… No tembláis sólo de pensarlo?…

Susana Manzanares

Comparte esto: