No podía dejar pasar la ocasión de despedirme de Koma, así que me desplacé hasta Zaragoza para disfrutar por última vez de su extraordinario directo, como era de esperar no defraudaron y dieron un señor concierto, sin tregua, para una sala repleta de seguidores. Texto…