Un concierto de Red Fang siempre es una fiesta garantizada, así que no sorprendió a nadie que el cuarteto americano volviera a desmadrarse y a poner patas arriba una sala Razzmatazz 2 que presentó una entrada bastante decente en un fin de semana algo extraño…