Algo pegajoso hay en Valencia. No es la calavera de Yorick, el bufón de la corte danesa de Hamlet, son cuatro calaveras, los jokers valencianos que viven, respiran y sudan sleazy, glam y tienen absolutamente toda la rock attitude necesaria para comerse la escena. Marcel…