intro Los Cowboys más famosos de Canadá, estuvieron hace unos días de gira por nuestro país por el que pasaron casi de puntillas sin hacer ruido… ruido en el sentido de no levantar mucha expectación o publicidad con respecto a otras ocasiones anteriores, porque del otro hacen y mucho… White Cowbell Oklahoma pasaron por Alcalá de Henares y la localidad aún sigue sin existencias de papel higiénico…
Texto y Fotos: Susana Manzanares

Para abrir la noche teníamos a Wicked Wanda, grupo local que llama a su última demo “Punk Blues Cerdo”, toda una declaración de intenciones… El cuarteto presentó ante un público que esperaba a White Cowbell Okahoma su propuesta hilarante y surrealista, quizás no muy en la línea de a quien teloneaban, así que me dio la sensación de que no recibieron el feedback que deben tener en sus propios conciertos.

La banda capitaneada y amenizada por Pierre Patán, maestro de ceremonias y pseudo-poeta que iba recitando alguno de los versos y que si en vez de en la Ego hubiésemos estado en la tele, más de un pitido hubiese tapado el mayor lanzamiento de improperios por metro cúbico de toda la noche. Por lo demás, la banda estuvo bien, con gran actitud para los temas de blues así como los facilones punks, pues como decimos, estaban presentando su última demo “Punk Blues Cerdo” que tiene temas como “Hija puta del mal” o “Ponme una raya y llámame tonto” dignos de la generación del 27, lástima que ya haya pasado…..

wicked1wicked2wicked3

Tras el ‘Punk-blues-cerdo’ de Wicked Wanda, le llegó el turno a los canadienses, que son de esas bandas que te dejan cero capacidad de reacción y, desde el minuto no, al segundo ‘1’ ya han puesto a toda la sala patas arriba.

Vienen de Toronto pero parecieran salidos del mismísimo corazón del polvoriento Texas. Se podría decir de ellos que son de todo menos moderado, más bien al contrario, estiran y utilizan todo tipo de artilugios y recursos a su alcance y si no, se los inventan, pero garantizan a su público una velada de excedido rock&roll y entretenimiento a raudales. La palabra aburrimiento no existe en su vocabulario y ya sea ante 5 ó 500 personas, la fiesta está siempre asegurada.

wco2wco4

A pesar de haber pasado poco menos de un año desde su última visita presentando su último trabajo ‘Buenas Nachas’, aún se mantiene fresco y por suerte para quienes no los vieran entonces, lo están paseando de nuevo por toda Europa cosechando buenas críticas allá por donde van dejando cientos de oídos sordos y un buen rastro de fogonazos, chispas y trozos de papel higiénico.

A su líder y vocalista Clem Clemsen, le podemos meter perfectamente en el saco de esos frontman incombustibles y con altas dosis de carisma. Incapaz de estarse quieto un momento, no titubea a la hora de saltar del escenario y cruzarse todo el local para subirse a donde le venga en gana y seguir cantando y tocando sin perder ni una nota de las cuerdas -ni las de la guitarra ni las de la garganta- aunque sea desde lo alto de la barra y con la cabeza rozando el techo.

wco5wco7wco1

Ya nada más salir ya les noté algo ‘raro’… la ausencia de la única fémina de la que consta la banda, la guitarra Joan Smith, chocaba al primer golpe de vista. No sabemos si de forma definitiva, pero al menos en esta ocasión, un jovencísimo y enérgico guitarrista ocupaba su lugar y, a mitad más o menos de show, salió de su ‘discreto’ segundo plano -por decir algo porque ronda el 1’90 de altura…- para marcarse una versión del ‘Hocus Pocus’ de Focus aportando así su interesante granito de arena, pues en una banda donde todo es puro espectáculo, hay que entrar a por todas y quemar todas las naves si quieres estar a la altura y este muchacho no lo hizo mal, nada nada mal.

En el apartado musical que, al fin y al cabo, esto es música por mucho que estos señores te lo adornen hasta casi la exageración, no tenemos más remedio que darles el notable alto. Bien por la entrega, por la ejecución de los temas, por el dinamismo y lo bien que se complementan entre ellos, hicieron disfrutar a base de bien al respetable con sus temas como ‘Cheerleader’, ‘Diabla Diabla’, ‘Get On, Get Down’, ‘Monster Railroad’ o ‘Put The South In Your Mouth’ haciendo así un buen repaso de sus trabajos de casi dos horas que duró el concierto, bien amenizadas con todo tipo de vistosos artificios, a saber: cencerro que escupe fuego, chispas, el número estrella del papel higiénico que con ayuda de la motosierra voló sobre las cabezas del público en una algarabía total, o el sugerente paseo por el escenario de la chica del merchan luciendo los productos que se podían adquirir, incluida ropa interior… eso es a lo que yo llamo marketing efectivo…

wco6wco3

En definitiva, una de estas bandas ideal para poner fin a una tediosa semana, que te arranca unas cuantas sonrisas y alguna que otra carcajada pero, eso sí, con el Rock&Roll por delante, SIEMPRE. Geniales y ya.

Texto y Fotos: Susana Manzanares

Comparte esto: