Editor's Rating

8.5

La historia de Neon Delta es una historia de Rock desde sus inicios. Originarios de Catalunya, emigraron a UK dónde montaron una banda, The Electric Wasted, cantando en inglés. Después de patearse las islas británicas y poner patas arriba las salas de concierto dónde actuaban regresaron a la Península. Ahí contactaron con el batería, también catalán, y empezaron a engendrar este “Imparable”. Con la clara ambición de ser una banda referente dentro del mundo Hard Rock estatal y con la vocación de componer sus temas en español, la banda empezó a rodar…

Marcel Palagós

Entre guitarrazos, poderosas bases rítmicas y aterciopeladas voces Neon Delta suenan a grandes bandas de Rock: Kiss, Posion, Bon Jovi, Led Zeppelin, Guns n’ Roses, The Cult… y tantísimas otras. Poseen un buen background musical sin sonar a banda de tributo, todo al contrario. Su apuesta personal suena a ellos mismos, suena a 80’s y suena a 2017. Una buena mescolanza que confiere a la banda su sello personal. Sin duda cuenta con mucho talento y un largo recorrido por delante.

Cuentan con alguna que otra anécdota stoniana como la composición del tema “Balas y Poemas”: estando Charlie y Dani en Londres en la época pre-neon empezaron a jugar con una melodía. Solamente contaban con una guitarra acústica y se dijeron “ojalá tuviéramos otra acústica para seguir con esto!” al cabo de unos minutos, un vecino se acercó a la casa de improviso con una acústica en una mano y un par de canutos en la otra… puro rock’n’roll.

Ellos son Dani Blanco a las voces, Charlie Rood y Marc Gálvez cómo los hachas de las 6 cuerdas, J.E. Duclosson “Duclo” a los parches y cerrando la formación Sergi Ventura rascando las 4 cuerdas del poderoso bajo… ellos son Neon Delta, ellos son Rock.

El boulevard se ilumina con luces de neon rojas que proclaman que los chicos están en la ciudad, pasen y vean, empieza el show…

Nos enfrentamos a una ópera prima con muchos pros y pocos contras. Son mucho más pesados los puntos positivos que los negativos pudiendo afirmar que este disco tiene galones, suena grande, respira a enormes bandas de rock de todos los tiempos y aspira a ser la corner stone de un proyecto destinado a crecer y brillar con luz propia.

Como el cómic de Daniel Clowes este disco es un guante de seda forjado en hierro y da la sensación que la banda puede sonar más potente, incluso, en directo. Sin embargo suena, y mucho: es majestuoso en sus medios tiempos y eléctrico en los temas más rápidos.Arrancando con una tormenta sónica llamada “Seamos todos uno”, la batería de Ducro suena compacta, dura, muy bien secundada por el bajo de Mr. Ventura que suena atronador. Por encima las guitarras de Dani y Charlie tejen el entramado melódico mientras que el señor Blanco apuntala el tema con su buen hacer al micro. Buenas letras y coros pegadizos redondean este primer tema con aroma de directo.

No Hay Nada Mejor” posiblemente no luzca tanto como la anterior pero si tiene sus pequeños detalles que la hacen destacar: grandes coros, buenos fraseos guitarreros (guitarras que parecen dialogar entre ellas, complementándose a la perfección) y un regusto al Bon Jovi del Slipery When Wet o New Jersey y vocales cercanas a John Tempest. El tema funciona y allana el terreno para la detonación que viene justo después.El tercer corte del álbum son ya palabras mayores. Un tema que se inicia con una buena atmosfera, oscura y misteriosa. Tema de alto voltaje pasa de cero a cien en un segundo. Siendo uno de los temas más destacables del álbum; parida por Charlie, es muy visceral, “Imparable” nace con espíritu demoledor y sentando bases para el futuro. Estamos ante uno de los himnos de Neon Delta. Muy destacable el solo de guitarra que contiene el tema, sin duda en directo tiene que ser un cañonazo.

Llegamos al ecuador del plástico, nos encontramos con un medio tiempo, casi una balada. “Balas y Poemas” promete alzar mecheros y móviles en directo. Se trata de una power balad al uso dónde el piano juega un papel destacado y realza el trabajo de las guitarras. Buenas melodías y sentida parte lírica que aporta un punto de chill out al álbum y muestra una buena capacidad de la banda para afrontar temas más lentos, más íntimos y sin caer en la ñoñería lírica.

A partir de aquí no hay tregua. Electricidad y grandes dosis de rock nos aguardan hasta el último surco del disco.

Con “Soy la Noche” vuelve la energía bien encauzada, muy marcada por el ritmo de batería. Ritmo machacón, rápido y furioso que invita a dejarse seducir por la noche. Buenas melodías y riffs arremeten con saña en este tema. Bajamos un cambio ahora para abordar “Cólera”, con un ritmo más grandilocuente, más lento y pesado hace de este tema una delicia en todos los sentidos. Un letra algo críptica y oscura, un solo ascendente muy bien ejecutado que acelera el tema para bajar de golpe. Ese intercambio de tempos es realmente interesante. Me gusta especialmente la voz en este tema, es, probablemente, el terreno donde mejor se mueve Dani.

El álbum empieza muy arriba y termina muy arriba también: “Escupe la verdad” vuelve a subir la intensidad para despedir el álbum. De temática reivindicativa, cuenta con un juego de guitarras realmente espectacular, muy bien secundadas por el bajo y batería que se hacen un lugar muy destacado en el corte.Los temas están bien distribuidos, con pausa justo en el zenit de disco con un estupendo medio tiempo. Sabor añejo y muy buen hacer de los componentes de la banda en su primer trabajo. Cada instrumento suena muy bien y muy claros, la base rítmica potente y sólida. En general muy buen trabajo de Carlos Escobedo (Sôber) que aporta arreglos, ecos y guitarrazos como fogonazos que dan muy buen empaque al disco.

Estos mendas están aquí para quedarse, aprovecha la gira que están realizando actualmente para catar la envergadura de la banda en directo. En breve están teloneando a Bonfire, una muy buena oportunidad… déjate arrastrar por Neon Delta!

Marcel Palagós

Temas:

Seamos Todos Uno
No Hay Nada Mejor
Imparable
Balas Y Poemas
Soy La Noche
Cólera
Escupe la Verdad



Comparte esto: