avmalefic »
Avalanch hacen un alto en el camino, para embarcarse en un mundo diferente ideado durante más de 20 años por el prestigioso ilustrador Luis Royo. Avalanch se sumerge en el universo Malefic, un espacio post-apocalíptico donde los conceptos…»Belch
Nota:9/10

Avalanch hacen un alto en el camino, para embarcarse en un mundo diferente ideado durante más de 20 años por el prestigioso ilustrador Luis Royo. Avalanch se sumerge en el universo Malefic, un espacio post-apocalíptico donde los conceptos bondad y maldad se dan la vuelta de manera que nada es lo que parece.

La colaboración entre Luis Royo y Avalanch viene de tiempos del Ángel Caído, donde Royo fue responsable de aquella magnífica portada, que culminaba uno de los grandes discos de la historia del rock en castellano. Para darle vida a un espacio te corte fantástico, épico y oscuro Royo, muy acertadamente, decidió contar con el apoyo del maestro Alberto Rionda y el resultado es satisfactorio. Conviene destacar que cada artista tiene libertad absoluta de enfoque, pudiendo disfrutar de cada producto por separado aunque la idea imperante sea el conjunto, el todo.

Avalanch se han caracterizado por la evolución de su sonido, dándole siempre una vuelta de tuerca más a sus canciones, con discos más directos (como el Hijo Pródigo), locuras progresivas como su anterior trabajo “El ladrón de sueños” o aquella obra maestra llamada “Muertes y vida” o discos más powermetaleros con la formación anterior. Y de esa evolución solo se pueden decir cosas positivas haciendo que cada disco sea algo novedoso, diferente y en el cual cada músico muestra un salto de calidad. En este caso hay que destacar al señor Ramón Lage, uno de los mejores cantantes de este país a mi juicio, con una voz muy personal y que ha ido madurándola con el paso del tiempo, con lo que los nuevos temas tienen un registro vocal muy variado. Tanto es así que encontraremos “Marduk” un tema 100% death que a más de un escéptico de Ramón y su voz le ha sorprendido gratamente.

El disco está completamente cantando en inglés, y parece comprensible teniendo en cuenta el tirón que tiene Luis Royo en el mercado estadounidense, donde es uno de los ilustradores de mayor éxito sin duda. En cuanto a la pronunciación el nivel es bueno, se nota como es obvio que no estabamos hablando de nativos ingleses, y que se advierten algunos dejes de hispanoparlantes pero igual que le pasa a Avalanch le pasa a grupos alemanes o escandinavos sin mayor problema. A mucho esto del inglés les tirará para atrás, de hecho, para mí fue una pequeña decepción puesto que las letras que hace Alberto me suelen parecer muy buenas en general, de las más trabajadas del rock en español, saliéndose de los cuatro topicazos de turno. No obstante, que sea en inglés no impide poder disfrutar de esta obra aunque se agradecería una versión en castellano…

No obstante, para ayudar a comprender el universo Malefic, la banda ha editado su trabajo en diferentes formatos, uno más básico con 13 ilustraciones más el disco y otro con un libro con 128 ilustraciones. Merece la pena sin duda la segunda opción, pudiendo disfrutar de tantos y tantos magníficos dibujos a gran tamaño y que te sumergen en este mundo de fantasía.

El disco consta de trece temas, cuatro de ellos instrumentales, disco inesperadamente corto para ser un disco conceptual, que se hace muy agradable de escuchar y no se hace cansino con muchas intros ni nada.

De hecho comienza directo y sin rodeos con el tema Malefic Time, donde Ramón ya muestra la locura de su voz durante todo el trabajo. Eso sí, en los directos va a acabar reventado de forzar y variar su voz. Tras ella viene Baal de corte casi thrash y con uno de los mejores solos del disco. Sorprende por cierto llegar a un estribillo tan melódico después de toda la cera del tema. Gran corte y uno de los más comentados de los adelantes.

Augur frena algo el listón, siendo un corte más rockero, algo más clásico, un tema que bien podría haber aparecido en el Hijo Pródigo o en el muerte y vida pero con un Ramón en modo animal con unos guturales infernales.

Tras ello encontramos la primera y mejor canción instrumental del disco. “Lost in Saint Patrick” donde Rionda con su solo de guitarra rinde tributo al señor Gary Moore en uno de los mejores solos que ha fabricado el asturiano hasta la fecha. Este solo sí te sumerge en lo más profundo de la melancolía neoyorquina. Sentimiento puro.

“In the Name of God” supone una gran sorpresa porque es uno de los mejores temas del disco, que se habían guardado en la recámara para quien se hiciese con el disco. Estrofas con un Ramón melódico que desata toda su furia en el estribillo y con un Dani y Alberto dejándose llevar por el espectáculo de la guitarra.

“New Yorker Stoner” es para mí la gran sorpresa de este trabajo, totalmente diferente al resto del disco con un riff de hard rock clásico y setentero donde encontramos la voz de Tony Almont dándole a las estrofas un toque soul y hip hopero, una voz negra a la vieja usanza que se contraresta con la voz melódica de Ramón en los estribillos. Destacar que parte de la letra está escrita por Tony. Un gran acierto haber contado con él sin duda.

“Spread Your Wings” nos lleva a los Avalanch más épicos y power donde el estribillo se os quedará impregnado en la memoria y con un riff muy directo y simplón pero efectivo muy al estilo del Hijo Pródigo.

De Marduk ya hemos hablado anteriormente, cera, caña, guturales y agresividad en apenas 2 minutos y medio. Normalmente he sido reticente a los guturales de Ramón salvo excepciones, pero esta vez solo podemos quitarnos el sombrero ante él.

Para el final, tras otro de los temas instrumentales cortesía de Chez García y con la ayuda de violonchelos creando un corte ambiental, nostálgico y oscuro, nos deleitan con otros dos grandes temas. Por un lado “Lilith” y por otro “Voices from Hell”. De este último solo podemos alabar a Ramón cantando como lo haría King Diamond en un tema de puro heavy metal al estilo Iced Earth, Judas, etc. Espectacular fin de disco al que le siguen dos temas instrumentales más, el primero muy similar al de “melodía inacabada” con toques guitarreros a base de riffs y cambios en la armonía y otra más ambiental gracias otra vez a Chez.

Del resto, destacar el sonido que si bien roza el nivel alto, grabado el disco en el bunker que tiene montado Rionda allí en Asturias, salvo por la batería que no les ha quedado tan bien como guitarras, voces, etc., notando que suena algo artificial.

En fin, un muy buen trabajo, más que interesante y que supone un salto en la carrera de Avalanch. Esperemos que tenga la repercusión que merece, y que vuelva a enganchar a aquellos que se desencantaron hace años. Este disco lo merece.

Malefic no acaba aquí, según parece aparecerá un Manga, y un libro sobre ello, dándole un enfoque global uniendo diversas artes para el mismo fin. Sin duda la idea es atractiva, ingeniosa y muy ambiciosa. Es el tipo de ideas que te anima a ir a la tienda a comprar, tal y como están las cosas. Por ahora la parte música está más que conseguida, y Royo debe estar muy satisfecho de la obra.

Belch

<b>Temas:</b>

1. Malefic Time: Apocalypse

2. Baal

3. La Augur

4. Lost In Saint Patrick

5. 5. In The Name Of God

6. New York Stoner

7. Spread Your Wings

8. Marduk

9. Apocalyptic Dream

10. Lilith

11. Voices From Hell

12. 9th Snake

13. Soum’s Death