Editor's Rating

7

Pocas bandas se me ocurren que hayan tenido una trayectoria tan accidentada, ridícula, divertida, brillante y lastimosa a la vez que L.A. Guns. Las eternas rencillas entre el cantante Phil Lewis y el guitarrista Tracii Guns han llenado páginas y páginas de críticas, respuestas y situaciones cómicas hasta el punto de que haya llegado a haber dos formaciones (¿o eran tres?) de L.A. Guns girando al mismo tiempo. Incluso la mítica web Metal Sludge llevaba la cuenta de miembros que habían pasado por las filas de L.A. Guns y, si no recuerdo mal, la cifra superaba la treintena (e incluía a alguien como Michael Starr, cantante de Steel Panther). Digamos que ser fan de L.A. Guns es casi un acto de fe.

Edko Fuzz

Es por eso que cuando Lewis y Guns anunciaron que enterraban el hacha de guerra y volvían a juntarse para hacer, ahora sí, de verdad de la buena, un retorno de los L.A. Guns "de verdad" tampoco es que hubiera mucha expectación. Pero sí que es cierto que a los que seguimos a la banda desde hace años se nos dibujó una sonrisa en la cara y pensamos "ya era puta hora". Esta reunión produjo un disco "de retorno" titulado "The Missing Peace" (2017) que a pesar de no estar nada mal, tampoco era para tirar cohetes que digamos. Al menos fue una excusa para sacar a la formación con Lewis y Guns a la carretera. La parada más importante de la gira se dio en Milan, mientras la banda formaba parte del Frontiers Rock Festival de 2017, y se aprovechó la coyuntura para grabar el disco en directo que nos ocupa.

Y bueno, yendo un poco al grano, la verdad es que estamos ante un disco en directo al uso de los tiempos que corren. Está claro que nadie puede cuestionar el listado de temas, pues nos encontramos aquí con un buen puñado de clásicos de las cloacas de Hollywood como "No Mercy", "Electric Gypsy", "One More Reason" o "Never Enough" que fueron los que pusieron el nombre de L.A. Guns entre los más populares, aunque fuera solo un par de años, de la escena rockera angelina de finales de los 80. También hay momentos para el solo a lo Randy Rhoads de Guns que da pie a la gran "Over the Edge", cosas más cachondas como "Kiss my Love Goodbye" y claro, la visita obligada al último disco con "Speed", que palidece ante sus compañeras de repertorio. No deja de sorprender que se incluyan un par de referencias a discos más olvidados de la banda como "Waking the Dead" (2002) o "Vicious Circle" (1994) y que tenían muy buenos momentos. Bien por ellos.

El disco en sí, suena bastante contundente, aunque cuesta creer que Lewis cantara así de bien en Milan, pero bueno, le daremos el beneficio de la duda porque no estábamos allí. El resto de la banda suena cohesionado, contundente y sin florituras. Aquí los protagonistas son Lewis y Guns, por supuesto, y los temas suenan como tienen que sonar. No se puede decir mucho más. "Sex Action" suena guarra a tope, "Malaria" es tan sleazy como siempre (aunque los coros suenan sospechosamente bien afinados) y "The Ballad of Jayne" sigue siendo uno de los mejores temas de este tipo que se escribieron en la época dorada del género, aunque Lewis casi ni puede con ella.

El fin de fiesta llega con, como no podía ser de otra manera, "Rip and Tear" para cerrar un disco que, entre el vasto catálogo de discos en directo que tienen L.A. Guns a sus espaldas, pasará a la historia como el que grabaron cuando se juntaron Lewis y Guns tras todo el teatrillo de dimes y diretes. Una banda con un catálogo lleno de auténticas perlas que podría haber sido mucho más grande de lo que nunca llegó a ser. Es bueno tenerlos de vuelta.

Edko Fuzz

Temas:

01. No Mercy 
02. Electric Gypsy 
03. Killing Machine 
04. Bow Solo/Over The Edge 
05. Sex Action 
06. Speed 
07. One More Reason 
08. Kiss My Love Goodbye 
09. Don’t Look At Me That Way 
10. Malaria 
11. Never Enough 
12. Jelly Jam 
13. The Ballad Of Jayne 
14. Rip And Tear




ir?t=es=1&l=alb&o=30&a=B0791ZKFTK