Leize – 16 de marzo’19 – Sala Zero (Tarragona)

Poco menos de un año después de haberles podido disfrutar en directo en el II FESTIVAL TONY URBANO de Tarragona junto a ROSENDO, la banda formada en 1982 en Zestoa, llamada LEIZE, visitaban nuevamente la ciudad presentando su flamante nuevo trabajo “Deriva” con un magnífico set-list de dos horas que permitió a los fans allí congregados disfrutar, ahora sí, de un amplio repertorio en el que repasaron la práctica totalidad de su discografía.

Texto: Marcel·lí Dreamevil
Fotos: Vicente Ramírez

LEIZE son vascos, y eso se tiene que notar. Por eso, nada de teloneros para el evento. A las 22:30h empezó a sonar la sintonía del mítico programa televisivo “El hombre y la tierra” (si Metallica utiliza la música de Ennio Morricone, LEIZE apuesta por esa histórica sintonía que el turolense Antón García Abril compuso en 1974) y a continuación arrancó el show con el primer tema de su último disco. Así, “Castigo”, a saber, uno de los temas más duros de toda su carrera, dio el pistoletazo de salido a un set list que puede considerarse un auténtico regalo para todos los allí congregados.

Si bien es cierto que, a pesar de ser un sábado noche, la sala no llegó a llenarse, no menos cierto es que agallas no les faltan a esta banda. Así, el bueno de Félix al principio del show ya dijo, entre risas, aquello de “veo que muchos se han quedado en casa….ELLOS SE LO PIERDEN!”. Y vaya si se lo perdieron.

OsVnyx3 Gq6ucyq vZFLMaK

La banda actualmente está formada en un cincuenta por ciento por “sangre de barrio”, es decir, los miembros fundadores Félix Lasa (voz y guitarra) y Toño Rodríguez (bajo) y el otro cincuenta por ciento por savia nueva con el ex batería de BARRICADA, Ibi Sagarna, el cual lleva tres años en LEIZE y que ha participado por primera vez en la grabación de material de la banda con este “Deriva” y el guitarrista Mikel Lazkano, que se ha incorporado hace pocos meses a las filas de los vascos tratándose, todo sea dicho de paso, del hijo de un amigo de Félix. Así, con esta nueva formación, LEIZE ofreció un conciertazo en toda regla.

Por todos es sabido que últimamente se van sucediendo reuniones diversas y renacimientos de bandas clásicas que siguen arrastrando su grandes éxitos de bolo en bolo para así acabar de exprimir su legado musical. Bien, ese no es el caso de LEIZE. Estos músicos no dependen del negocio para subsistir y eso se traduce en una actitud sincera, honesta, espontánea y muy entusiasta. A pesar de sus cerca de 40 años de trayectoria la banda mantiene el firme compromiso de publicar material nuevo con cierta regularidad – no en vano en recientes declaraciones Félix ya ha anunciado su intención de empezar a trabajar para un nuevo disco que podría ver la luz a finales del año que viene – y, lo que es más importante, disfrutan de apostar por ese nuevo material a la hora de confeccionar su set list. En consecuencia, su concierto no es una simple colección de grandes éxitos, sino que tiran de sus últimos registros y, además, el público responde muy bien a ellos, demostrando así tener una vigencia que muchos otros deberían envidiar.

2p8QA2D dAGLD8V IOw8XFt tXMJZxd

Prueba de lo que acabo de comentar lo tenemos en el hecho de que esa noche interpretaron siete de los diez temas que componen su último “DERIVA” (2019) y tres temas de su penúltimo “CUANDO TE MUERDEN” (2015) lo que permite afirmar que casi la mitad de su set se basa en sus nuevas canciones. Temas que, por cierto, sonaron notablemente más duros en directo que en el estudio, la cual cosa aún les añade un plus de calidad.

Evidentemente también hubo momentos para los inevitables clásicos como “La rueda”, “Sangre de barrio”, tema con el que Félix bromeó diciendo que el nuevo guitarra aún no había nacido cuando publicaron esa canción y otros como la siempre efectiva “Devorando las calles”, “Buscando, mirando” o la feroz “Muros”, cuya letra sigue teniendo la misma vigencia que cuando el bueno de Félix la compuso cuando justo acababa de cumplir la mayoría de edad.

GspMe7h bHIEOGX EZkydXi

En cuanto a la actitud de la banda lo cierto es que, después de tantos años, sorprende que sean capaces de mostrar tanta espontaneidad, alegría y buen rollo. Durante todo el show pudimos disfrutar con esa especie de Steve Harris a la española llamado Toño que no paraba de hacer piruetas con su bajo y saltar como si no hubiera un mañana. Por otra parte, también me gustaría destacar la labor de su nuevo guitarra Mikel, mucho más joven que su predecesor, pero con una actitud realmente roquera. Así, enfundado en cuero negro con una estética muy a lo Richie Faulkner (JUDAS PRIEST), no solamente demostró su talento como músico, sino que no cesó de adoptar esas poses clásicas que todo buen guitarra de heavy clásico sabe regalar a su público. En definitiva, actitud. Ibi, por su parte, se nota que tiene tablas con su instrumento y, aparte de tocar perfectamente, tampoco paraba de bromear con sus compañeros, demostrando tener una complicidad entre ellos que, sin duda alguna, favorece que se produzca esa buena química en el escenario.

Por último, y no por ello menos importante, tenemos a Félix, el compositor y letrista de la banda, que ejerció su papel de maestro de ceremonias demostrando tener un control absoluto de lo que quería transmitir y al cual se le pudo ver cómo, verdaderamente, se lo pasaba en grande animando al respetable, riendo y demostrando que lo estaba gozando.

tV9cb2w L2ZldM9 4H4M4Og 5NyWvuL

Así, durante esas dos horas que tan cortas se nos hicieron, LEIZE paseó a lo largo y ancho de su discografía hasta llegar a los bises finales con “Muros”, “Todo es diferente” y “Dónde está”. Por aquello de sacarle punta al lápiz, podría decir que se echó de menos algún tema de su disco “Loca Pasión” pero por motivos que se nos escapan, no llegaron a interpretar “Noche de Ronda” que, se supone, era el tema con el que deberían haber cerrado la descarga.

Creo que si tuviésemos que definir a los LEIZE de hoy en día, solamente haría falta prestar atención a una de las letras de su último disco en la que entonan aquello de “Sigo a mis latidos, sigo mi camino, sin cadenas volver a respirar”. En definitiva, LEIZE, como decía al principio, demostró cual es su lugar y dejó bien claro que siguen manteniendo muy viva su esencia y que tienen cuerda para rato. Inmersos en su gira de presentación de este “Deriva” que tan buena acogida está teniendo, seguimos expectantes de poder saber a qué festivales asistirán próximamente porque, eso si, está más que claro que el escenario se les quedó muy pequeño.

Vq3KUnv WDSPoSB HnMIBOy

No me gustaría acabar esta crónica sin dar las gracias a la banda, que tuvo el detalle de, una vez finalizado el concierto, bajarse a charlar con los allí presentes y eso siempre es algo que enriquece a las bandas y que, bajo mi humilde punto de vista, permite ese feedback entre público y artista que hace que ese vínculo salga fortalecido.

Nada más. Con ganas de repetir solamente me queda decir “Enhorabuena LEIZE”.

Texto: Marcel·lí Dreamevil
Fotos: Vicente Ramírez

SET-LIST.

Castigo (Deriva, 2019)
Llévame contigo (Deriva, 2019)
La Rueda (Devorando las calles, 1987)
Caminando (Todo por el suelo, 1995)
Acosándome (Acosándome, 1991)
Hundiéndome en la noche (Cuando te muerden, 2015)
Mi lugar (Deriva, 2019)
Sangre de barrio (Devorando las calles, 1987)
Futuro para mi (Buscando Mirando, 1989)
Dar el salto (Todo por el suelo, 1995)
Flores para ti (Acosándome, 1991)
Sin sitio (Solo para ti, 2008)
Dame tu mano (Deriva, 2019)
Pídeme (Acosándome, 1991)
No me da la gana (Deriva, 2019)
Calle 38 (Deriva, 2019)
Demasiado tiempo (Lo que faltaba, 2011)
A tu lado (Buscando Mirando, 1989)
Sospechoso (Cuando te muerden, 2015)
Buscando, mirando (Buscando Mirando, 1989)
Devorando las calles (Devorando las calles, 1987)
Muros (Devorando las calles, 1987)
Todo es diferente (Deriva, 2019)
Dónde está. (Cuando te muerden, 2015)

Comparte esto: