De Pink Floyd se pueden decir muchas cosas, pero de lo que no hay ninguna duda, es de que hablamos de una de las bandas más icónicas de todos los tiempos, por nacer en un momento crucial y erigirse en uno de los referentes, sino el que más, de la música sicodélica y del rock progresivo.

Toni Marchante

Este nivel de status les han hecho ser objeto de muchos libros y publicaciones, sin ir más lejos, dentro de esta misma editorial, publicaron una “Biblia” repasando todas sus canciones; un ejemplar imprescindible para cualquier amante de esta banda, que reseñamos en su día y que podéis leer en este enlace

En este caso en concreto, BLUME nos ofrece el relato de Hugh Fielder sobre Pink Floyd desde 1965 hasta hoy. Hugh Fielder nació en Cambridge, Inglaterra, en 1948. Su padre fue profesor de música de Syd Barrett y Roger Waters en la Cambridgeshire High School, y David Gilmour sustituyó en una ocasión al guitarrista de su banda, los Rambling Blues.

Por tanto, nos encontramos con un libro repleto de anécdotas, declaraciones y vivencias que a buen seguro, aportarán savia nueva a todos aquellos que creen saberlo todo sobre la banda británica, muchos secretos, sus espectáculos de luces y muñecos, las amargas disputas entre sus miembros y todo lo que se coció bajo esta marca emblemática.


El libro, en sus 240 páginas, contiene más de doscientas imágenes relacionadas con el grupo, muchas de ellas espectaculares y a doble página, que ilustran perfectamente las interioridades de una de las bandas más revolucionarias de todos los tiempos.

Partiendo desde sus orígenes, nos relatan los primeros años, la difícil situación con Syd Barret, un tipo muy listo e inteligente, un líder y artista en todos los sentidos, con un talento asombroso para las palabras, que colapsó debido a las drogas, siendo expulsado de la formación.

Se perciben las dudas de seguir adelante sin él, el periodo de transición y como germina la creatividad, dejando a un lado el pop y adentrándose en el mundo de la sicodelia. Sin Barret, pero en muchos momentos inspirados en él, surgieron obras maestras como “The Dark Side Of The Moon” o “Wish you were here”.

Pink Floyd,Tras el muro: Hugh Fielder // Editorial BLUMESiempre hay algo que explicar sobre The Dark side of the moon

La definición de su sonido en el eje marcado por “A saucerful of secrets”,“Atom heart other”, “Meddle” hasta llegar a “The dark side of the moon” en su momento más alto, refrendado por “Wish you were here” y “Animals”, para afrontar el final de la era Waters con la desintegración de la banda dentro de la magnificencia de “The Wall” y el eco de “The final cut”.

De ahí se pasa a la lucha Waters-Gilmour por los derechos y el nombre, en una disputa que siempre perdurará y que desembocó en la resurrección de la banda sin el primero de ellos, con dos magníficos álbumes “A momentary lapse of reason” y “The Division Bell”.

Estos discos no hicieron más que agrandar la leyenda, sin tener en cuenta su último trabajo de estudio “The Endless River“, fruto de las sobras de las últimas sesiones de “The Division Bell”, en un claro homenaje a Richard Wright.

Pero eso no es todo, en el libro también se visitan las trayectorias en solitario a través de los discos editados por sus miembros, las intervenciones sonoras cinematográficas (“More”, “Zabriskie Point”, “obscured by clouds, “The Wall”), sus conciertos más emblemáticos, su último concierto juntos en el Live 8…

Al final, después de todo, sus componentes han sabido entender que Pink Floyd es una mina, de la que pueden beneficiarse todos sin tener que relacionarse. Richard Wright ya no está (falleció en 2008), Roger Waters gira con “The Wall” y los éxitos de siempre y lo mismo hace David Gilmour, ,mientras Nick Mason gira con su banda de temas primigenios y todos explotan su memorabilia en las “The Pink Floyd Exhibition”.


El libro concluye con un repaso a la discografía y videos de la banda, redondeando la faena con una reseña de sus discos de estudio, en un libro que no puede faltar en la biblioteca de cualquier fan de los británicos.

“Tras el muro” va pasando por todas las etapas de Pink Floyd de forma amena, con cantidad de detalles e historias, en muchos casos refrendadas por los propios músicos y colaboradores de la banda. En él, se recrean multitud de situaciones que permiten percibir y sentir la trayectoria del grupo en cada momento de su historia.

Toni Marchante